El acusado que queda niega tener poder de decisión en la empresa

29.01.2016 | 11:15

Francisco Javier del Rosario afrontó ayer la segunda sesión del juicio por el caso Áridos en solitario. Después de que los otros tres procesados firmaran el acuerdo de conformidad y la Sección Segunda de la Audiencia Provincial leyera la sentencia firme, el cuarto de los investigados defendió su inocencia ante la Sala. Las acusaciones piden para él cinco años de cárcel por un delito contra los recursos naturales y el medioambiente al considerar que era el máximo responsable de la empresa familiar, Áridos Atlántico SL, que explotó las canteras de El Llano II y El Fregenal. Durante el interrogatorio, sin embargo, aseguró que no tenía capacidad decisoria antes de que se presentara la querella en 2005, el principal argumento de su defensa, representada por el primer juez instructor del caso.

Aunque el letrado de las acusaciones particular y popular, Carlos Álvarez, le advirtió de que existen "casi 40 escritos" en los que figura "como administrador único", Del Rosario insistió en que la dirección de la entidad le mandaba a firmar en "nombre y representación" de la sociedad, "pero no era administrador único" y en el caso donde figura así es por "error", defendió.

Pese a los esfuerzos del abogado por establecer esa vinculación, incluso a través de la declaración de los dos primeros testigos del caso, no lo consiguió. Aunque los técnicos medioambientales del Gobierno canario que realizaron una inspección en la zona en 1999, Fernando Domínguez y José Manuel Febles, dejaron patente el deterioro y la falta de licencia en la zona extractiva de Áridos Atlánticos, añadieron que en ningún momento contactaron con nadie de la empresa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine