Santa Cruz

Santa Lastenia reforzará la vigilancia ante el incremento de robos y rituales

El camposanto sumará una decena de cámaras a las 32 que tiene para acabar con los actos vandálicos

28.01.2016 | 02:00

El cementerio de Santa Lastenia, en Santa Cruz, contará con una decena de nuevas cámaras de videovigilancia, que se sumarán a las 32 que tiene en la actualidad, debido a que se ha incrementado el número de robos y de rituales en el camposanto. Así lo anunció ayer el gerente de Santa Lastenia, Juan Antonio Higueras, tras el acto con el que el Ayuntamiento conmemoró el centenario de la puesta en marcha del cementerio municipal.

La gerencia de Santa Lastenia ha decidido intensificar la vigilancia del camposanto porque están desapareciendo numerosos adornos de las tumbas, sobre todo las vasijas de bronce que se colocan en lápidas y panteones. Con respecto a los rituales, desde la gerencia se indica que han aparecido hasta "cocos" en la puerta del cementerio. Las nuevas cámaras se colocarán en lugares estratégicos para lograr controlar todo el camposanto.

Ayer se cumplieron 100 años desde que el cementerio de Santa Lastenia abrió sus puertas. Este se puso en funcionamiento el 27 de enero de 1916, cuando se produjo la inhumación de una joven de 16 años llamada María Lastenia del Pino Rodríguez, que dio origen al nombre del camposanto. La joven murió a causa de la fiebre amarilla. El alcalde de Santa Cruz, el nacionalista José Manuel Bermúdez, y numerosas autoridades acudieron ayer a Santa Lastenia para conmemorar el centenario de su puesta en marcha durante un acto sencillo pero emotivo.

El alcalde aprovechó para anunciar que, ante la creciente demanda para inhumar cenizas en el cementerio de Santa Lastenia, se habilitará en los próximos meses una zona como memorial que contará con un pozo "del recuerdo" en el que poder depositar las cenizas. "En lugar de tirarlas en el mar o en otro sitio, los familiares de las personas que hayan fallecido tendrán un lugar en este camposanto para depositarlas. Este espacio estará junto al Patio Santa Rita, en el antiguo crematorio hindú", explicaron fuentes de la gerencia.

Asimismo, aunque ya para el próximo año, se habilitará un nuevo espacio para columbarios (nichos pequeños) en los que se podrán guardar las cenizas en el caso de aquellos familiares que prefieran enterrarlas. Dicho espacio estará situado en los alrededores de la capilla central del cementerio. El alcalde de la capital aseguró que en Santa Lastenia también se llevarán a cabo distintas obras de reforma y de mantenimiento en edificaciones, jardines y viarios.

José Manuel Bermúdez destacó, durante el acto conmemorativo, que "en los cementerios no solo reposan los restos de los difuntos, sino también su recuerdo", por lo que "se constituyen en guardianes de la memoria colectiva de los pueblos o ciudades en los que se hallan". Asimismo, insistió en que el Ayuntamiento "seguirá trabajando por ofrecer unos servicios acordes a los nuevos tiempos y los usos y costumbres de la ciudadanía" en los camposantos del municipio. En ese sentido, explicó que se trata de un propósito que une la protección del patrimonio histórico-artístico con la mejora del equipamiento público, de ahí que se trate de "una cuestión de justicia y dignidad".

El acto comenzó con la interpretación del Arroró de los Cantos Canarios, a cargo de la Banda Municipal de Música, al que siguió un responso ofrecido por el obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez. También intervino el historiador Sebastián Matías Delgado, quien ofreció una semblanza sobre los orígenes del cementerio de Santa Lastenia.

La construcción del recinto se remonta al año 1896, época en la que el cementerio de San Rafael y San Roque se había quedado pequeño y sin posibilidad de ampliación, al hallarse en el centro de la ciudad. Esa razón, unida a la epidemia de 1893, reforzó la idea de buscar terrenos en las afueras para acometer la construcción de uno nuevo.

Los terrenos adquiridos en 1909 se situaban a un kilómetro de la última casa localizada al suroeste de la ciudad. El montante de 700.000 pesetas (4.207 euros) fue consignado al arquitecto municipal Antonio Pintor, con el fin de realizar las obras en una superficie de 46.397 metros cuadrados y con una proyección de unas 10.000 unidades de enterramientos, que aseguraba la cobertura de las necesidades para, como mínimo, las siguientes dos décadas.

Desde entonces y hasta la actualidad, Santa Lastenia ha triplicado su capacidad, contando con unas 32.000 unidades de enterramiento entre nichos de adultos, de restos, sepulturas y panteones. Las instalaciones se han modernizado en los últimos años con la construcción de dos hornos crematorios, en los años 1996 y 2000, que han complementado las reformas y ampliaciones desarrolladas en las instalaciones. Según la base de datos, Santa Lastenia ha acogido aproximadamente a 120.000 personas desde su puesta en funcionamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine