Tenerife se queda con la única fábrica de cigarrillos de España

La planta de Japan Tobacco en Santa Cruz pasará a ostentar esta exclusividad en el país después del anuncio de Altadis de cerrar su instalación en La Rioja

26.01.2016 | 10:08
Exterior de la fábrica de tabacos.

Es la única que sigue en pie. La fábrica de cigarrillos que la multinacional Japan Tobacco International (JTI) tiene en Santa Cruz de Tenerife se acaba de convertir en la última instalación de este tipo de toda España. El anuncio por parte de la tabaquera española Altadis del cierre de su planta en Logroño, La Rioja, por un duro ajuste de cuentas, deja a la Península sin una sola empresa de fabricación de cigarrillos. La caída de ventas de los últimos años ha provocado que, desde 1999, las compañías españolas de cigarros hayan ido bajando sus persianas de forma paulatina. Es un vía crucis que, por ahora, no ha afectado a la planta tinerfeña.

La instalación chicharrera perteneciente a la tabacalera japonesa está localizada en la calle de Juan Ravina Méndez y forma parte de la veintena de centros productivos con los que cuenta JTI en todo el mundo. La fábrica tinerfeña produce más de 3.100 millones de cigarrillos y cerca de 94 millones de cigarros, convirtiéndose así en una de las principales compañías de la Isla. Sus ventas representan más de un tercio del mercado del cigarrillos e incluyen cinco de sus marcas entre las diez más vendidas. Entre ellas destaca, Camel, Winston y Coronas, marcas que produce y distribuye desde hace 50 años.

Actualmente, la fábrica cuenta con alrededor de 400 empleados que, además, presumen de trabajar en una de las empresas con las mejores condiciones labores de España. Y es que JTI recibió el año pasado la certificación Top Employers España por colarse en la cuarta posición del ranking Top10 por las oportunidades de desarrollo profesional que ofrece a sus empleados y por el entorno laboral que crea para las personas. Además, en 2014, la consultora Great Place to Work distinguió a la compañía como una de las mejores empresas para trabajar en España por cuarto año consecutivo.

La compañía, con sede en Ginebra, distribuye sus productos en más de 120 países y emplea a alrededor de 27.000 personas en todo el mundo. El núcleo de la cartera de JTI está formado por ocho marcas globales: Winston, la segunda del mundo; Camel, la marca pionera en el concepto American Blend; y Mild Seven, ahora conocida como Mevius. Su portafolio también incluye Benson & Hedges y Silk Cut, dos marcas líderes de tabaco Virginia; Sobranie of London, Glamour y LD. Estas ocho marcas concentran el 64% del volumen total de ventas y se comercializan en más de 120 países de todo el mundo.

Aunque la venta de cigarrillos en Tenerife se mantiene viva gracias, en parte, a la gran tradición de la industria del tabaco en las Islas –representa alrededor del 14% del PIB industrial del Archipiélago–, en el resto del país no ocurre lo mismo. La tabaquera española Altadis, propiedad de Imperial Tobacco, eliminará su fábrica de cigarrillos en La Rioja, un cierre que se llevará por delante a 417 empleos.

La compañía justifica su último cierre asegurando que España "ha sufrido una caída de ventas en volúmenes de cigarrillos de más del 45% en los cinco últimos años". Ante esta situación, en los últimos 16 años, la empresa ha cerrado un total de doce fábricas distribuidas por toda la geografía española, lo que ha supuesto la salida de unos 6.000 trabajadores. La británica Imperial Tobacco, de la que es propiedad Altadis, también cerró las fábricas de Estrasburgo (Francia) y Bristol (Reino Unido) ente 2009 y 2010.

La tabaquera solo mantendrá abierta la planta que le queda en Santander que, a diferencia de la planta tinerfeña de cigarros JTI, es de fabricación mecanizada de puros y puritos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine