El árbol del mes

La planta que no teme al invierno

P El trompetero naranja florece estos días en la capital tiñendo de color las calles P Es una trepadora de crecimiento muy rápido originaria de Sudamérica

24.01.2016 | 19:34
La planta que no teme al invierno

"Santa Cruz es un jardín". El catedrático de Botánica de la Universidad de La Laguna, Wolfredo Wildpret, podrá estar obsesionado con las plantas que crecen en la capital pero lo cierto es que caminar por sus calles es hacerlo por un auténtico parque botánico. Para algunos hacen de hamacas o son el sitio en el que los pequeños encuentran un lugar para jugar al escondite. Para otros es una simple excusa para hacer un alto en el día a día, admirarlos embelesados y seguir camino. Cada uno de estos seres vegetales que embellecen Santa Cruz de Tenerife merece ser conocido. Este mes le toca el turno al trompetero naranja.

Las calles de Santa Cruz combaten el invierno con colores vivos que recuerdan que las Islas son el lugar ideal para huir del frío. Los vegetales que crecen en diferentes rincones de la capital no se achantan ante la llegada de una estación que en muchos puntos del planeta se encarga de tapar las calles con blanca nieve. Y por esa razón, plantas como el trompetero naranja florecen estos días e inundan el municipio con un intenso color naranja.

El nombre científico de esta planta es Pyrostegia venusta, aunque también se la conoce como Pyrostegia ignea. Sin embargo, tiene varios nombres comunes como bignonia de invierno, liana de llama o trompetero naranja, aunque en Canarias también se le conoce con el nombre de flor de fuego. Así lo asegura el botánico tinerfeño Wolfredo Wildpret, a quien le gusta utilizar esta última denominación.

El trompetero naranja pertenece a la familia de las Bignoniáceas y es originaria de países sudamericanos como Brasil, Paraguay, Bolivia y Argentina. Esta especie es una enredadera trepadora de tallos leñosos que puede alcanzar entre los cuatro y los seis metros de largo y que tiene hojas persistentes.

Esta planta sudamericana comienza a florecer a finales del otoño, pero es estos días cuando se muestra más llamativa y en su mayor esplendor. Así, es una trepadora que florece profusamente en pleno invierno, cuando los demás vegetales ya han declinado su puesta de largo. Además, se trata de un ejemplar muy preciado por su floración prolífica.

Sus características flores naranjas tienen forma de tubo, de entre cuatro y seis centímetros de longitud. Por su parte, su fruto es una cápsula que puede alcanzar los 30 centímetros de largo. De este modo, se trata de una planta muy demanda por su alto valor ornamental, puesto que cuenta con una destacada floración.

Se trata de una especie que conviene cultivar en jardines protegidos del viento excesivamente frío y, por tanto, es sensible a las heladas. Prefiere el Sol o la semisombra. Por esta razón, en Santa Cruz puede encontrarse en diferentes recintos privados, donde estos días crece con gran fuerza.

El trompetero naranja se caracteriza por su rápido crecimiento. Por esa razón, si hay algo que la Pyrostegia venusta requiere sin lugar a dudas es una poda muy estricta después de su floración, puesto que es la única manera de mantener un crecimiento controlado de la manta.

Debido a este rápido crecimiento, la bignonia de invierno puede resultar invasora cuando se la deja a su libre crecimiento. De hecho, se extiende tan rápidamente y con tanta intensidad que, en ocasiones, sofoca el crecimiento de pequeños árboles cercanos mediante su ocupación, asfixiando su crecimiento.

A pesar de que en Santa Cruz esta planta tiene un uso eminentemente ornamental, en sus zonas de origen tiene diferentes usos. En Brasil, sus tallos son utilizados para confeccionar cestos. También tiene usos medicinales centradas con propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias, antisépticas, tónicas y analgésicas. En Sudamérica es utilizada en disenterías, leucoderma y vitiligo. Por su puesto, no hay que olvidar su uso ornamental. Así, en Brasil puede encontrarse el trompetero naranja con bastante frecuencia en los campos, revistiendo taludes y barrancos, márgenes de rutas y cercas de pastoreo.

Invierno atípico

La floración del trompetero naranja en esta época del año es algo normal. Sin embargo, el botánico Wolfredo Wildpret explica que el tiempo tan extraño que se vive en ciudades como Santa Cruz de Tenerife desde hace algún tiempo está provocando "una floración espectacular de especies como el tulipero del Gabón", a pesar de la falta de agua. "A pesar del invierno tan extraño que estamos teniendo en las Islas, las plantas tropicales que aquí se encuentran están respondiendo de una manera espectacular", sentencia el experto en Botánica Wildpret, quien resalta la bella imagen que otorga estos días la temprana floración del ejemplar de tulipero del Gabón que se encuentra en la calle Robayna.

El Premio Canarias de Investigación aprovecha para recordar la importancia de ahorrar agua tras unos meses de sequía como la que está sufriendo el Archipiélago por completo. "El agua se está convirtiendo en un bien escaso", sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine