Santa Cruz

Los servicios sociales tardan unos tres meses en conceder una cita

El PSOE exige en una moción la contratación de más trabajadores sociales

23.01.2016 | 00:20

Los vecinos de Santa Cruz con escasos recursos tienen que esperar unos tres meses para que las Unidades de Trabajo Social (UTS) del municipio les concedan una cita. Así lo aseguró ayer el portavoz del Partido Socialista (PSOE) en la capital, José Ángel Martín, quien anunció que presentará una moción en el próximo pleno para que se contraten de manera urgente más trabajadores sociales. Para los socialistas es absolutamente necesario que se amplíe el personal del área de Atención Social, "pues cada vez son más las personas que acuden a los servicios sociales". El año pasado acudieron a las UTS 23.871 vecinos, 1.945 más que en el ejercicio anterior. En 2015, se gestionaron y abonaron 18.858 ayudas básicas, lo que supone unas 3.000 más que en 2014.

"Lo que no se puede permitir es que un ciudadano que no tiene ni para comer esté esperando por una cita en los servicios sociales más de tres meses. Con el dinero que se está gastando el Gobierno local, formado por Coalición Canaria y el Partido Popular, en personal directivo y en liberar concejales se podría contratar a varios trabajadores sociales, con el fin de que los vecinos que peor lo están pasando sean atendidos de manera rápida", manifestó el portavoz del Partido Socialista en la capital.

La concejal Elena Mateo aseguró que en el municipio chicharrero ni siquiera se cumple el ratio establecido legalmente de un trabajadores social por cada 3.000 habitantes. "Esta situación nos tiene muy preocupados y exigimos una solución urgente", añadió.

Sin embargo, el Gobierno local aclara que los vecinos de Santa Cruz cuentan con un protocolo de emergencia que "permite que todas las demandas urgentes que llegan a los trabajadores sociales se tramitan y atiendan el mismo día, especialmente las relacionadas con cortes de agua, falta de alimentos y carencia de vivienda". Además, añade el Gobierno local, hay alternativas que "minimizan los periodos de espera, que oscilan entre uno y tres meses desde la solicitud de la ayuda hasta su concesión". Por ejemplo, hasta que se concede una prestación por alimentos –8.734 en 2015, 800 más que el año anterior–, "los solicitantes cuentan con la posibilidad de percibirlos siempre que los necesiten". "Es incierto que una persona que acredita imposibilidad de comprar comida no reciba atención inmediata", manifiestan fuentes municipales.
En cuanto a la prestación por recibos de agua –5.011 pagadas el pasado año frente a las 4.617 de 2014–, el IMAS (Instituto Municipal de Atención Social), y según apunta el Gobierno local, cuenta con mecanismos para que a nadie se le corte el suministro si está en contacto con su trabajador o trabajadora social. "En casos extremos, el agua se repone el mismo día en que se registra la petición del vecino, y el expediente se tramita con posterioridad". Se han pagado además 1.385 ayudas para el alquiler (300 más que en 2014), 1.736 para luz (frente a las 910 del ejercicio anterior), y 747 para adquisición de mobiliario (en 2014 fueron 537).

Relevo

Por otra parte, Martín pidió ayer el "relevo" del concejal de Atención Social, Óscar García, del PP, tras los acontecimientos sucedidos en relación al centro de mínima exigencia para personas sin hogar. "Ha quedado más que demostrada la incompetencia del edil del IMAS. No solo es incapaz de abrir un albergue por el que 20 personas llevan esperando más de siete meses, sino que, además, confunde el sitio en el que se va a ubicar en unas declaraciones a la prensa", dijo.

El portavoz socialista se refiere a las declaraciones ofrecidas por García a la opinión de tenerife, con las que aseguró que el Suroeste acogería el centro para indigentes que los vecinos de La Salud rechazaron. Al día siguiente, el concejal reconoció que se equivocó y apuntó que todavía no se había tomado una decisión sobre la ubicación definitiva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine