Arafo

El Supremo avala los 4 años de cárcel a un empresario por extracción ilegal de áridos

El Alto Tribunal confirma la condena contra Arcadio Montañez por daños graves al medio ambiente durante diez años pero lo absuelve del delito de desobediencia

21.01.2016 | 12:01

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de cuatro años y medio de cárcel a un empresario de Arafo por un delito contra el medio ambiente. Los hechos a los que hace referencia la sentencia tuvieron lugar durante una década, entre 2002 y 2012, y tienen relación con la empresa Construcciones y Demoliciones Arcadio SL. El condenado, Arcadio Julián Ben-Laarbi Montañez, era administrador único de la entidad desde su constitución y hasta 2009, cuando designó el cargo a su hermana.

Según aparece en la sentencia, "el acusado, a sabiendas de que carecía de los títulos habilitantes y de que no podría obtenerlos dada la naturaleza del terreno -suelo rústico de protección territorial en su mayor parte-, realizó una actividad de movimiento de tierras, acopio de materiales, desmontes, explanaciones, vertidos y extracciones en unas tres hectáreas de terreno de las parcelas de su empresa". En mayo de 2002, el Seprona denunció en la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (Apmun) dicho caso. En julio, se ordenó la suspensión de la actividad y en noviembre se precintó la zona. Pero el empresario, un mes antes, recurrió la sentencia, un hecho que se desestimó dos años después. Sin embargo, según se explica en la sentencia, "el acusado, con consciente desprecio hacia dicha resolución de suspensión y quebrantando el precinto de las instalaciones, continuó con su actividad".

A pesar de los diferentes expedientes que Apmun incoó por la continuación de las actividades que seguía realizando la empresa, en la documentación se apunta que la entidad se saltó continuamente la paralización de la actividad, ocasionando "un significativo daño ambiental, con especial incidencia en la atmósfera por el polvo, ruido, gases y malos olores, así como en el suelo y el paisaje dada la gran superficie de terreno afectada".

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ya había condenado al empresario por este delito y por otro de desobediencia. En concreto, se condenó al acusado a penas de cuatro años y seis meses de cárcel, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como a la pena de multa de 30 meses con una cuota diaria de 10 euros y a la inhabilitación especial para ejercer la profesión y oficio relacionado con la extracción y tratamiento de áridos durante tres años y seis meses, así como el pago de las costas.

En esta ocasión, también se condenó a Arcadio Julián Ben-Laarbi Montañez como autor de un delito de desobediencia a un año de prisión. Mientras que tanto Montañez como su empresa, como responsable civil subsidiario, debían abonar el importe de los gastos que generase la realización de las actividades necesarias para "el restablecimiento del equilibrio ecológico perturbado con su actuación y la reposición del terreno afectado". Además, Construcciones y Demoliciones Arcadio S.L. deberá presentar un proyecto de regeneración medioambiental de la zona, supervisado por los servicios medioambientales de la Administración correspondiente.

El acusado presentó un recurso de casación contra esta sentencia pero el Tribunal Supremo solo lo absolvió por el delito de desobediencia, manteniendo el resto de los pronunciamientos, por lo que se mantiene la pena de cuatro años y medio de prisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine