Santa Cruz

La obra en la nueva estación aumenta la profundidad para atraer barcos mayores

La Autoridad Portuaria aprovecha los trabajos para ampliar dos metros el calado

17.01.2016 | 02:00
El edificio que albergará la nueva estación de cruceros, en el Muelle de Ribera.

Las obras de la estación de cruceros implican ampliar el calado junto al nuevo edificio para atraer barcos de mayor tamaño hasta el Puerto de Santa Cruz de Tenerife. La Autoridad Portuaria está aprovechando los trabajos que se están efectuando en tierra para aumentar la profundidad en la zona donde se espera la llegada de buques de mayor envergadura, con más capacidad de carga entre pasajeros y tripulación. Esto se traducirá en más visitantes para la ciudad, objetivo prioritario de Puertos de Tenerife.

Según explicó el director de la Autoridad Portuaria, José Rafael Díaz Hernández, la intención es que lleguen hasta esta zona barcos con al menos "4.500 y 5.000 personas". En este sentido, el responsable de la instalación aclaró que "muy pocos puertos" tendrán las oportunidades que a partir de agosto, momento en el que se prevé que finalicen los trabajos, disfrutará la capital chicharrera.

La ampliación del calado supondrá "ganar más y mejores atraques", reiteró. El Muelle Sur, zona de parada habitual de los cruceros que llegan hasta la Isla, seguirá albergando la llegada de estos hoteles flotantes. En el lado de la nueva estación, el del Muelle de Ribera, arribarán los barcos de mayor envergadura y que trasladen al mayor número de pasajeros, sobre todo en aquellas jornadas en las que coincidan varios barcos en la ciudad.

En este sentido añadió que la cercanía y por tanto la rapidez con la que los cruceristas podrán alcanzar la ciudad será otro valor añadido a esta nueva infraestructura para la que la Autoridad Portuaria acaba de publicar la licitación de dos pasarelas móviles que permitirán a los turistas salir de su barco y trasladarse directamente al nuevo edificio. "Las estaciones de crucero modernas disponen de medios modernos" y justo en eso está poniendo especial atención el Puerto de Santa Cruz, añadió Díaz Hernández. "Las dos pasarelas se adaptarán a cualquier barco", comentó, de ahí que se hayan proyectado como pasillos móviles. "La intención principal es darle a los cruceristas un buen servicio como mercado exigente que es", valoró el director.

En este sentido, esta misma semana, Díaz Hernández anunciaba que ya hay compañías que se están interesando por los servicios de la nueva estación de cruceros. La idea es que estas navieras escojan Santa Cruz de Tenerife como punto de partida (puerto base) o como escala en sus itinerarios a Santa Cruz. "Para la ciudad es muy importante que se cuente con este nuevo espacio, porque significará atraer más turistas", reiteró. Asimismo, también esta semana, el director de la Autoridad Portuaria reconocía que la obra del edificio marcha a un ritmo mejor incluso del esperado, algo que no suele ser habitual. Con toda probabilidad, y si la situación no empeora, todo apunta a que los trabajos estarán terminados en el mes de agosto, justo a tiempo para comenzar la temporada de cruceros 2016-2017.

Este inmueble tendrá una superficie de 8.473 metros cuadrados y medirá unos 200 metros de largo. Además, tendrá capacidad para acoger a hasta 4.000 turistas. Además de un hall dispondrá de 50 mostradores para las labores de chequeo de documentación así como de facturación. Contará con una sala de espera para unas 500 personas, un espacio concreto destinado al equipaje y un área de control de acceso a los barcos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine