San Andrés

La obra del dique se retrasa hasta abril, cuatro meses más de lo previsto

La Autoridad Portuaria culpa a las inclemencias del tiempo de la demora en los trabajos que ya están completados al 75%

14.01.2016 | 01:13
La obra del dique se retrasa hasta abril, cuatro meses más de lo previsto
Aspecto del nuevo dique de protección del frente del litoral en el pueblo de San Andrés.

La obra del dique que protegerá el litoral del pueblo de San Andrés del embate de las olas se retrasará durante al menos cuatro meses. La Autoridad Portuaria, institución encargada de ejecutar la construcción del rompeolas, prevé finalizar los trabajos en el mes de abril, a pesar de que su término estaba fijado para el pasado mes de diciembre.

José Rafael Díaz Hernández, director de la Autoridad Portuaria, aseguró que en estos momentos el dique se encuentra en una estado "muy avanzado". "Se puede decir que al menos está terminado en un 75%", apostó.

Asimismo, anunció que ya solo quedan colocar los bloques de hormigón en el último tramo del dique. "Estamos en lo que se denomina la fase de retroceso; es decir, ya se ha llegado al final de la estructura y se retrocede para colocar sobre ella los bloques de hormigón", detalló. Estas piedras son la única parte visible que se pueda observar desde la superficie.

Los retrasos que se han venido produciendo a lo largo de estos meses son habituales en la mayor parte de las obras que se realizan en el mar. "Siempre el mar condiciona cualquier trabajo que se hace en él, porque dependemos del tiempo", valoró José Rafael Díaz Hernández. Esa es también la razón por la que desde la Autoridad Portuaria no se animen a dar una fecha definitiva en el que el rompeolas estará terminado por completo. "El mar no nos permite avanzar como nos gustaría, pero es algo que debemos asumir", relató.

El responsable de este organismo también recordó que ha quedado patente desde hace meses que este dique de protección, incluso cuando no está construido de forma completa, "funciona desde una fase muy inicial". De hecho, subrayó, "incluso cuando no había bloques, sin la protección completa, ya la ola rompía al encontrarse con él; eso nos da una garantía completa de que cuando esté terminado funcionará a la perfección".

En total, se prevé la colocación de unos 6.500 bloques de hormigón, los que se establecen en el proyecto de forma inicial como necesarios para fabricar todo el rompeolas. Cada uno de los bloques miden 1,35 metros de alto, 1,55 de largo y 1,43 de fondo. Aunque sus dimensiones no parezcan grandes, cada unidad pesa poco más de siete toneladas.

Sacyr Construcción, S.A.U. es la empresa encargada de llevar a cabo los trabajos con un plazo de ejecución de diez meses y un presupuesto de poco más de 3.157.000 euros. La financiación corre a cargo, en un 80% del total, de Puertos de Tenerife. El 20% restante lo costea el Fondo de Compensación Interportuario.

Nueva playa

Para muchos vecinos reconocer la nueva playa que ha surgido en el frente marítimo del pueblo a raíz de las obras de construcción del rompeolas no es tarea complicada. De hecho, muchos residentes, sobre todo los de más edad, aseguran de siempre, décadas atrás, utilizaban este enclave como zona de baño habitual.

"En realidad, lo que se aprecia como playa, es la desembocadura del barranco", comentó el director de la Autoridad Portuaria. "De momento no se puede saber sí quedará o no una zona de baño en este espacio aunque es posible que eso ocurra finalmente", sentenció. "Al final, todo es fruto de la propia dinámica del litoral y no por una acción nuestra", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine