La Laguna

Abreu propone al alcalde firmar el pacto para zanjar la crisis del gobierno local

El socialista recalca que "nunca renegó" del acuerdo con Coalición y que su grupo "siempre cumplió su compromiso en los temas relacionados con la gobernabilidad"

14.01.2016 | 02:00

El líder del Partido Socialista (PSOE) lagunero, Javier Abreu, aseguró ayer que ha propuesto al alcalde, el nacionalista José Alberto Díaz, firmar el pacto de gobierno para el municipio, que cerraron las cúpulas de ambos partidos en julio del año pasado, como medida para resolver la crisis abierta hace un mes, cuando el socialista fue destituido de la Concejalía de Aguas acusado por Coalición Canaria (CC) de "deslealtad". Abreu le recomendó a Díaz "que se mire al espejo al hablar de deslealtades" y puntualizó que la "única condición" que ha puesto para la rúbrica del pacto es "que se haga el mismo día y a la misma hora que se firmen todos los incumplimientos de Coalición Canaria en la isla de Tenerife". "Las condiciones no las va a imponer solo Coalición. Hay que ser serios. No nos amamos ni nos vamos a acostar juntos. Lo que hemos acordado es una convivencia política y programática", enfatizó.

Abreu negó que haya renegado del acuerdo, pese a haber declarado en varias ocasiones que "desconocía por completo" el contenido del compromiso político de La Laguna. "Yo no he renegado nunca del pacto, ni mi partido lo ha hecho. Lo que dijimos es que se nos ordenó hacerlo desde las direcciones y que acatábamos lo que nos dijeran", señaló y reivindicó que "el PSOE no lo ha incumplido ni en un solo punto que tenga que ver con la gobernabilidad del municipio".

Además, el portavoz socialista puso como condición sine qua non para zanjar el conflicto que su grupo recupere las competencias en materia de Aguas, como establece el reparto acordado en julio y como consensuó la Mesa del Pacto. "Los acuerdos hay que cumplirlos. Aquí hubo una discrepancia, alguien metió la pata, tomó una decisión apresurada, se convocó la Mesa del Pacto y decidió que se devuelva el área al PSOE. Que no se inventen más excusas o que digan que no quieren cumplir definitivamente", reclamó el primer teniente de alcalde lagunero.

Consultado sobre la autocrítica que hace de su gestión en estos últimos siete meses, Abreu reconoció que "seguramente se podría haber hecho algo mejor" aunque destaca que "nadie" le ha dicho "que el cese en Aguas sea por mala gestión. "No me han quitado los cementerios ni parques y jardines. Me quitaron el área en la que todo el mundo dice que hemos hecho una gestión brillante. Bajamos el nivel de flúor a 50.000 ciudadanos, abrimos pozos de agua, instalamos cámaras en los depósitos, modernizamos la empresa, congelamos los precios...Teidagua está en su mejor momento pero le hemos hecho perder un negocio millonario a algunos y se ha buscado una excusa simplista", critica relativizando la importancia que tuvo que dos ediles socialistas se fueran al baño cuando se votaba una moción de Ciudadanos para constituir una comisión de control del Ayuntamiento lagunero en el pleno de noviembre, aduciendo que "la oposición ya tenía la mayoría". "Lo que pasó es que eso demostró que había un acuerdo con el PP. Sus concejales recibieron un wassap ordenando que votaran a favor de Coalición o echaban al partido del Puerto de la Cruz, de Santa Cruz y de otras instituciones", afirmó. También restó importancia a que su grupo votara a favor de la paralización del proyecto nacionalista de la regasificadora para el Puerto de Granadilla, en el pleno de octubre. "Era una declaración de intenciones y eso no está regulado en el pacto. Si mañana quieren votar en contra de la Constitución, ¿también tenemos que hacer lo que ellos dicen?", se quejó el edil.

En su opinión, lo que se esconde detrás de su cese de Teidagua es "un conflicto de intereses". "Es una obviedad que Coalición Canaria tuvo cerrados con diez llaves muchos de los proyectos que yo puse en marcha. Por qué cree no se hace una desaladora en toda la Isla, porque el sector privado, fundamentalmente los intermediarios, dejarían de ganar mucho dinero y las acciones del agua perderían todo su valor. Lo mismo pasaría si se abriera el hospital del sur. Habría algunos que dejarían de ganar millones. Y, desde luego, esos no son amigos del PSOE", insistió.

Abreu rechazó ayer que formar parte del actual equipo de Gobierno lo haya hecho sentir incómodo desde el principio de este mandato. "No me he sentido incómodo, para nada. Soy una persona del PSOE desde que era un niño y quiero seguir siéndolo. Otra cosa es que algunos de Coalición Canaria quieran gobernar en el PSOE", reprochó. Como ejemplos de este tipo de injerencias detalló que días atrás los nacionalistas intentaron quitarle las competencias a un director general socialista del Gobierno de Canarias y que también fraguaron mociones de censura en Granadilla y Arona, que finalmente no prosperaron.

En su opinión, los incumplimientos del pacto en los que ha incurrido CC en La Laguna se centran en dos aspectos: su cese del área de Aguas y el "pacto" soterrado al que dice que han llegado con el Partido Popular. "El pacto establece, por pedido de Coalición, que no puede haber acuerdos con el Partido Popular y el alcalde de La Laguna lo primero que hizo antes de irse de vacaciones fue firmar un acuerdo con el PP", apuntó haciendo referencia a la firma del portavoz popular, Antonio Alarcó, del Compromiso por La Laguna, un documento propuesto por el alcalde a los grupos de la oposición, que también firmó Ciudadanos, con 15 asuntos "vitales" para el municipio durante este mandato.

De su destitución al frente de Teidagua, ordenado por José Alberto Díaz, asegura que se enteró por los medios de comunicación. "Ni siquiera tuvo la delicadeza de llamarnos. Me parece que lo mínimo que podía haber hecho era dar la cara", enfatizó afirmando que él "nunca hubiera actuado" como lo hizo Díaz entonces. Convencido de que esta decisión "no fue un ataque personal, sino contra los socialistas", Javier Abreu también censura que el alcalde diga que devolverá las competencias al PSOE pero que ponga como condición que no sea Abreu quien las gestione. "Él no puede decidir quien debe ocupar los cargos. Eso le corresponden a mi partido", reclamó el edil.

El líder del Grupo Socialista lagunero afirmó que su partido ha salido a marcar esta línea roja "en varias ocasiones". Lo hizo, según su análisis, "cuando el PSOE reúne la Mesa de Seguimiento del Pacto a pedido de Coalición Canaria, donde se decidió que había que debíamos recuperar las competencias de Aguas, tal y como lo dijo el presidente de la gestora de Tenerife [Héctor Gómez]".

Pero a la escasez de muestras de apoyo que escenificaron sus compañeros de filas desde que se abrió la crisis en La Laguna, Abreu dice que "siempre" se sintió "muy apoyado" por su partido. Niega que la polémica haya afectado a la unidad de su grupo municipal al aseverar que la situación "abrió un debate interno, que es bueno que exista" y aclaró que los socialistas de La Laguna están "más unidos que nunca, trabajando al servicio de la mayoría, no de los intereses de unos pocos".

También desmintió que haya desobedecido supuestamente los reglamentos del PSOE al convocar a asambleas a los militantes durante las últimas semanas. "No hubo ninguna irregularidad ni habrá ningún expediente", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine