Hitler y su interés por la Isla

Un experto de la ULPGC revela que el Führer quería construir una gran base aeronaval en Canarias

13.01.2016 | 02:00
El profesor Juan José Diaz Benítez.|

Si Adolf Hitler fingió su muerte y huyó a Tenerife lo hizo porque conocía su posición estratégica. El Führer estaba especialmente interesado en la Isla por dos motivos: para construir en ella una gran base aeronaval y para usarla como estación de abastecimiento. Así lo apunta el profesor en Historia de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y experto en el papel de Canarias en la Segunda Guerra Mundial, Juan José Díaz Benítez, quien reconoce que la última hipótesis, resultado de las investigaciones de un veterano agente de la CIA, que asegura que el líder nazi escapó del búnker de Berlín el 30 de abril de 1945, le resulta "poco veraz". No obstante, el especialista reconoce que el canciller alemán y el Archipiélago mantenían unos lazos especiales.

"No existe ninguna evidencia ni prueba sólida de que Hitler haya fingido su suicidio", destaca Díaz. El profesor universitario echa abajo una de los argumentos de la nueva teoría, que afirma que el cuerpo encontrado por las tropas soviéticas era doce centímetros menor que el del líder del Tercer Reich, al afirmar que "tanto Hitler como su amante, Eva Braun, fueron quemados por lo que es normal que sus cuerpos fueran más pequeños". Así, para el profesor, la hipótesis aportada por el equipo de investigadores que tuvo acceso a 700 documentos desclasificados del FBI, "no es más que una especulación".

No obstante, el especialista en Historia Contemporánea reconoce que otros altos cargos nazis si que huyeron de Alemania. "Klaus Barbie –un alto oficial de las SS y de la Gestapo durante el régimen nazi–fue uno de ellos", detalla Díaz. El profesor explica que algunos de ellos lograron salir del país con la ayuda de los servicios inteligentes de Los Aliados. "Muchos personajes implicados en crímenes de guerra no fueron juzgados por Estados Unidos ni por la Unión Soviética ya que les resultaba útiles paras posteriores proyectos", detalla el experto, quien añade que, "por ejemplo, los soviéticos se llevaron muchos científicos".

Díaz señala que, aunque no existía una relación directa entre el Führer y Canarias, "durante un tiempo el Tercer Reich estuvo muy interesado en las Islas por dos motivos". El primero de ellos es el que tiene que ver con su servicio clandestino de abastecimiento. "En los años 30 y 40, Hitler quería que el Archipiélago fuera una de sus bases o estaciones de abastecimientos dentro del servicio que tenía desplegado por todo el mundo", aclara el profesor.

En este sentido, Díaz puntualiza que Canarias formaría parte de una subetapa dentro de la etapa España-Portugal. El puerto de Santa Cruz de Tenerife o el de Luz, en Las Palmas de Gran Canaria, sería el elegido. "Los buques de estos puertos tendrían que abastecer a los alemanes", sostiene el especialista canario.

Según afirma el profesor, "varios investigadores han encontrado pruebas de un servicio de la Armada alemana en España durante la Segunda Guerra Mundial." También hay evidencias del apoyo clandestino del Gobierno español a los alemanes", añade Díaz.
El segundo de los motivos es algo más ambicioso. Hitler quería una de las Islas canarias. "El canciller alemán tenía la intención de que España le cediera una de las Islas del Archipiélago para construir una gran base aeronaval", revela el profesional. Según señala Díaz, en la documentación de la Marina alemana, se especifica que esa Isla debía ser Tenerife o Gran Canaria, "ya que preferían que el lugar ya tuviera una estructura desarrollada con puertos y aeródromos".

Esta petición se sustenta en la expectativa del Führer de crear un gran imperio colonial en África después de la Segunda Guerra Mundial que se extendería desde la Costa Atlántica hasta el Océano Índico. "Hitler esperaba construirlo una vez firmara el acuerdo de paz de Francia", detalla el especialista. Y para proteger este imperio colonial era necesario disponer de una serie de bases en el Noreste de África, entre ellas la Isla canaria. El Gobierno español le dijo que no, aunque, según sostiene Díaz, "no fue un no rotundo ni tajante".

El Gobierno alemán también le ofreció ayuda a Franco para garantizar la seguridad de las Islas frente a Estados Unidos e Inglaterra. "Hitler estaba decidido a invadir Gibraltar y si esto ocurría, estaban convencidos de que contraatacarían con Canarias", detalla el experto, quien añade que, "con este objetivo, el canciller alemán propuso instalar bombarderos y astilleros en el Archipiélago".

España volvió a rechazar la ayuda del Führer. "Creo que, por un lado, la negativa fue una cuestión de orgullo. Quisieron decirle que España se bastaba por sí sola", apunta el profesor de Historia. El segundo de los motivos tiene que ver con el recelo. "Franco desconfiaba de las intenciones de los alemanes. Era normal, ya le habían pedido quedarse con una de las Islas", concluye el especialista.

Barcos de guerra alemanes en el Archipiélago

Documentos y fotografías de barcos de guerra alemanes y británico en Canarias. Esta es una de las joyas que a partir de hoy se podrán disfrutar en el Centro de Historia y Cultura Militar de Canarias, en Santa Cruz de Tenerife. La exposición: La II G. M: El conflicto que cambió el mundo abre esta tarde sus puertas con el objetivo de acercar a los tinerfeños a los acontecimientos que cambiaron la historia. El historiador y voluntario del museo, Jose Miguel Rodríguez, explica que en la muestra se podrán encontrar uniformes, armas, revistas y propaganda de la época, entre otras muchas cosas, aportadas por el propio centro, por la asociación Recon25 y por particulares. "Es la primera vez que se hace una exposición de este tipo", destaca Rodríguez.

El organizador reconoce que los visitantes podrán aprender "un poco más sobre la historia y las consecuencias que la Segunda Guerra Mundial tuvo". Y en esta historia, Canarias también tiene su papel. "El Archipiélago fue muy importante como un punto goloso en el Atlántico", señala el organizador, quien añade que, "este papel ya se ha contado en números libros por lo que me parecía interesante centrarme en los barcos".

La exposición, que se inaugura hoy a las 18:00 horas, permanecerá abierta hasta el próximo 6 de febrero. La entrada es libre desde las 09:00 a las 15:00 horas y de lunes a sábado.

Para el organizador de la muestra la versión de que Hitler fingió su muerte y huyó a Tenerife es, cuanto menos, "curiosa". "Si fuera verdad sería muy interesante investigarlo", añade Rodríguez. No obstante, el tinerfeño lamenta que en España no se pueda desclasificar documentos como en Estados Unidos, algo que para Rodríguez "limita la investigación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine