La Laguna

El futuro incierto de Javier Abreu

A punto de cumplirse un mes de la crisis del pacto entre CC y PSOE, la relación entre el líder socialista y el alcalde está rota, su grupo está fracturado y su apoyo a las cuentas, en duda

08.01.2016 | 10:28
El futuro incierto de Javier Abreu

Los desencuentros entre el líder del PSOE, Javier Abreu, y el alcalde nacionalista, José Alberto Díaz, se mantienen casi un mes después de la destitución del socialista al frente de la Concejalía de Aguas. Desde entonces, Abreu continúa gestionando diversas áreas pero es el único miembro del equipo de Gobierno que se ha quedado sin sueldo. Tampoco ha sido apoyado por su partido en este conflicto y su grupo se ha dividido. Sin que haya una vía clara para resolver la situación, la semana próxima llegarán los presupuestos de este año al pleno y desde el entorno de Abreu afirman que aún no sabe si los apoyará.

"La interinidad política en la que estamos es insostenible. La situación de La Laguna no es homologable con el normal funcionamiento de una institución democrática". Esto recalca el concejal de Por Tenerife-Nueva Canarias Santiago Pérez. Los portavoces del Partido Popular, Unid@s se puede y Ciudadanos le dan la razón. El cisma que causó la destitución de Javier Abreu (PSOE) de la Concejalía de Aguas por parte del alcalde, José Alberto Díaz (CC), desencadenó una crisis de gobierno que ni siquiera las cúpulas de ambos partidos, a través de la Mesa de Seguimiento del Pacto, han podido zanjar. Ahora, a punto de cumplirse un mes, la relación entre los socios de Gobierno está rota, el grupo socialista ha quedado fracturado en dos y el futuro político de su líder es una incógnita.

Abreu mantiene las competencias en Servicios Municipales, Participación Ciudadana, Medio Ambiente, Parques y Jardines y Cementerios. Como su sueldo se lo pagaba Teidagua, desde que perdió las competencias de Aguas es el único concejal liberado que no cobra. La Mesa del Pacto celebrada a mediados del mes pasado concluyó que las competencias de Aguas debían ser devueltas al PSOE porque así lo establece el reparto acordado entre socialistas y nacionalistas para el municipio. Sin embargo, el alcalde no ha dejado de repetir que no se las devolverá porque considera que su socio no está cumpliendo el pacto. Incluso ha insinuado que si el PSOE volviera a gestionarla debería ser otro concejal y no Abreu quien lo haga.

Mientras, la Ejecutiva regional calla. Nadie del partido ha salido en defensa de Javier Abreu en este conflicto, salvo sus colaboradores más cercanos y Florentino Guzmán Plasencia. Incluso a nivel interno las arenas que pisa el primer teniente de alcalde socialista son movedizas. Es un secreto a voces que las concejales Mónica Martín y María José Castañeda han tomado cierta distancia en medio de la tormenta mientras el recién llegado Zebenzuí González y Yeray Rodríguez se mantienen a su lado.

La convocatoria de asambleas durante las pasadas semanas de la agrupación lagunera, de la que Abreu es secretario general, para sumar apoyos locales también fue criticada por altos cargos de su partido, que consideraron que esta táctica estaba transgrediendo los reglamentos internos del partido y podía ser objeto de un expediente disciplinario. Sin embargo, el caos interno que vive el PSOE después de las elecciones del 20-D –que ha puesto en duda la continuidad de su secretario general, Pedro Sánchez, en caso de que haya una nueva convocatoria de elecciones– ha dejado a la cúpula federal en una situación de debilidad que hipoteca la continuidad del pacto a nivel regional y deja a La Laguna y sus conflictos lejos de las prioridades a resolver.

Santiago Pérez es el concejal con la trayectoria política más extensa de los 27 que forman parte del salón de plenos y también formó parte del Partido Socialista al más alto nivel. Pese a su experiencia, admite que "el panorama de La Laguna es tan atípico que nadie es capaz de hacer una previsión sobre lo que puede suceder".

La próxima semana, el equipo de Gobierno llevará al pleno los presupuestos para este año. Coalición y PSOE están en minoría al sumar solo 12 concejales. Necesitarán el apoyo de alguno de los grupos de la oposición para sacarlos adelante, aunque fuentes cercanas a los socialistas aseguran que ni siquiera están garantizados los votos de los suyos, ya que las cuentas han sido diseñadas por los nacionalistas sin consensuarlas con sus socios.

Rubens Ascanio, portavoz de Unid@s se puede, considera que lo que está pasando dentro del equipo de Gobierno es "muy surrealista". Desde que comenzó la crisis cobró fuerza la posibilidad de que una moción de censura desalojara a José Alberto Díaz de la Alcaldía y, en este sentido, Ascanio asegura que la sintonía entre los partidos de la oposición "es muy buena". "Se ve en los plenos que hay muchos temas en los que estamos de acuerdo y que los trabajamos en común. Además, estamos barajando llevar una propuesta conjunta sobre los presupuestos", asegura.

Sobre la posibilidad de que Abreu salga de La Laguna para integrarse en el Gobierno de Canarias, tal y como le han ofrecido los nacionalistas, Ascanio no lo ve probable. "Él no se va a ir. Sabe que si deja La Laguna y pierde el apoyo de las bases quedaría en una situación aún más complicada", apunta el líder de Unid@s, teniendo en cuenta que es la agrupación local la que decide las listas electorales y que, lejos del día a día del partido, Abreu podría ver finiquitada su larga vida política en 2019.

Para Teresa Berástegui, portavoz de Ciudadanos, el pleno de los presupuestos llega en un momento de gran tensión. "El alcalde reconoció hoy [ayer para el lector] en una entrevista radiofónica que no le devolvía las competencias de Aguas a sus socios porque no estaban trabajando como un equipo y luego dijo que todo iba bien. Esto es como el cuento de nunca acabar. Lo que creo es que están dinamitando la relación con el PSOE porque, tal vez, quieren pactar con el PP, una vez que se aclare lo que va a pasar a nivel nacional", recalca.

Berástegui está convencida de que "el pacto de La Laguna es un matrimonio de conveniencia que no le gusta a ni ninguno de los dos pero en el que están obligados por sus superiores" y que sus desencuentros están haciendo que "el Ayuntamiento no funcione".

La misma visión comparte Antonio Alarcó, portavoz del Partido Popular, al afirmar que "el equipo de Gobierno de La Laguna no existe, siguen fuera de cobertura". Alarcó considera "inexplicable" la situación de Javier Abreu y continúa apostando por un tripartito que dé estabilidad con una mayoría clara.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine