Sopa, pescado... y langostinos

Los calamares rellenos logran un hueco en la última cena del año, donde tampoco faltan las papas negras, las truchas y el champán

31.12.2015 | 02:00
maya bencomo

La última cena del año tiene que ser especial. Si en Nochebuena gana el conejo y el cabrito, para cenar el último día del año el pescado siempre se lleva la medalla de oro. Los productos del mar ganan hoy, en todas sus variedades: cherne, merluza, bacalao, atún y, por supuesto, los langostinos como entrante, que nunca faltan. Ayer el Mercado Nuestra Señora de África estaba lleno de vecinos dispuestos a conseguir los mejores precios en productos frescos. Hoy la recova también estará abierta para las compras de última hora.

Para esta noche hay un producto estrella, algo que ha sorprendido a muchos de los puestos del mercado en la sección de pescadería. "En algún programa de esos de cocina, que tanto se ven en la tele, tienen que haber hecho una receta con calamares, porque todo el mundo se está llevando para rellenar y ponerlo en la mesa como plato principal", explicó Laura Afonso, una clienta habitual de esta instalación. "En algunos puestos ya no quedan", confirmó. Su precio, en torno a los 12 euros el kilo, convence también a muchos clientes. Aunque saben que la cena de esta noche es especial, siempre se mira el bolsillo para controlar que el gasto no sobrepase el presupuesto.

Como entrante, las piezas de rape y cherne se llevan el premio a las más buscadas. Con ellas se elabora la tradicional sopa de pescado. "Calentita entra sola. Y se agradece porque los niños cenan algo con fundamento antes de meterse el segundo plato que solo lo picotean", valoró Mary Alonso, una residente del centro que se encargará de llevar el postre. "La cena de fin de año la hace mi madre; a mí me encargan las truchas, para comer en lo que se espera a las campanadas", confirmó.

Las papas negra, a cuatro euros y medio el kilo, son también la elección preferida como guarnición. "Salen muy caras, porque se aprovechan de la época para subir el precio, pero es lo que la familia quiere para acompañar", argumentó José Manuel Ramos. "Un buen pan para mojar la salsa tampoco viene mal, aunque con las papas el pan luego sobra", detalló.

Las uvas son otro elemento que no puede faltar durante la cena de esta noche. El precio ayer que marcaba en la mayoría de frutería del mercado era de casi tres euros el kilo. "En realidad da igual lo que cuesten porque siempre hay que comprarlas", subrayó Aranzazú Gil cuando esperaba su turno para hacer con un racimo. "Afortunadamente, en casa somos pocos, y solo hay que comprar uvas para cuatro; en las familias grandes sí que hay que llevar una buena cantidad, porque muchas después, cuando se van a separar, están feas y así no se pueden poner para partir el año", añadió.

La copa de cava o de sidra para brindar con el anillo de oro dentro tampoco pueden faltar en la lista de la compra. "Yo no me iré de fiesta porque todo será en casa, tranquilo y sin mucho jaleo. Pero brindar con mi copita de champán no me lo va a quitar nadie, porque eso es algo sagrado, una tradición ya después de despedir el año", valoró Encarna Plasencia. "Para mis nietos he comprado jugo de manzana, que parece champán y ellos se emocionan", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine