El Cabildo rechaza mantener el segundo tramo del Anillo por no estar terminado

La Consejería de Obras Públicas recibe la obra por parte de la contrata pero no logra que la Corporación insular asuma la gestión y conservación de la autovía

29.12.2015 | 13:23
Tramo del Anillo entre Vera de Erques y Armeñime que entró en funcionamiento el día 18.

El Cabildo de Tenerife no está dispuesto a asumir el mantenimiento del tramo sur del Anillo que entró en servicio el pasado día 18. Aunque la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias quiso ceder ayer esta responsabilidad a la Corporación, esta rechazó gestionar la autovía porque sostiene que la obra está incompleta. El director insular de Fomento, Miguel Becerra, fue claro a la hora de defender la postura de la Institución. "Hasta que no estén subsanadas las deficiencias, no vamos a hacernos cargo de la conservación", advirtió.

Se trata de la carretera de doble sentido que el área del Ejecutivo regional abrió al tráfico a mediados de este mes y que enlaza a través de siete kilómetros de recorrido la glorieta de Armeñime (en Adeje) con el viaducto de Erques, para dar continuidad al Anillo entre ese punto y Santiago del Teide, esta segunda parte está en funcionamiento desde el pasado abril.

Si bien Becerra recuerda que el Cabildo aceptó mantener el trazado puesto en servicio desde hace ocho meses, en esta ocasión, "vista la experiencia", no ha querido hacer lo mismo. El problema, según él, es que la Corporación decidió en ese momento hacerse cargo de la conservación de esa parte entre Santiago del Teide y Vera de Erques sin que los trabajos estuvieran culminados, y la realidad es que "la recogimos sin capa de rodadura, sin jardinería y sin terminar los taludes y en estas fechas esas cosas no están arregladas". Ante esta situación, la Institución ha optado esta vez por no aceptar la actuación para no precipitarse y asegurarse de que la autovía queda completa.
Por el contrario, la Consejería no actuó de igual forma, ya que, tal y como informó Becerra, ayer fue la firma del documento administrativo a través del que el área regional "recibía la obra de la contrata del tramo entre Armeñime y Erques". El departamento del Gobierno canario "pretendía que, en el mismo acto, el Cabildo asumiera ya la conservación y gestión de la carretera", pero la Institución se apoyó en un informe técnico para justificar su negativa.

Ese documento, elaborado la pasada semana, pone de manifiesto que "aún falta por completar la obra" y que las actuaciones pendientes "son importantes". Agarrándose a ese análisis, que dice que quedan pendientes "una serie de cuestiones técnicas", la Administración tinerfeña entiende que no puede mantener y gestionar de forma integral la conexión "hasta que no se arreglen esas cosas". "Nos parece bien que la Consejería entienda que debe recibir la obra, pero nosotros, hasta que no se solucionen esas actuaciones, no podemos asumirla", insistió el director de Fomento.

Becerra indicó que la Comunidad Autónomo puede continuar con esa responsabilidad hasta que estén subsanadas las deficiencias, "al igual" que lo ha estado haciendo desde el pasado día 18, cuando abrió al tráfico ese tramo. Una vez cumpla con ellas, la Corporación se encargará de la carretera, lo que podría tardar unos dos meses. Esa es la estimación que ha hecho la propia Consejería, señaló el responsable insular, quien especificó que el área del Gobierno canario se ha "comprometido" a tener culminados los trabajos "no más allá" de ese plazo.

Para él, las intervenciones que todavía quedan pendientes son la señalización de la autovía, la capa de rodadura y dar estabilidad a los taludes, así como la jardinería y los remates de los cruces tanto de Erques como del ramal de Fonsalía. En ese informe técnico elaborado por la Institución tinerfeña es en donde se reflejan esas carencias y, aunque "no hay nada grave", según reconoció Becerra, sí mostró su preocupación sobre esas cuatro actuaciones a realizar.

Con esta decisión, lo que pretende el Cabildo es asegurarse de que no pasa lo mismo que lo sucedido con el otro trazado entre Santiago del Teide y Erques, que en la actualidad está en manos de la Corporación insular sin que esté finalizado. "Estamos detrás de la Consejería para que termine de subsanar esa parte, como el arreglo del túnel del Bicho, en el que permanece un carril cerrado por la aparición de una grieta" cerca de esa instalación. El director de Fomento adelantó al respecto que desde el departamento canario le han confirmado que los trabajos para dar estabilidad al terreno estarán acabados sobre el próximo 15 de enero.

Para que no vuelva a ocurrir lo mismo, el responsable insular anunció la decisión de la Administración tinerfeña de no gestionar la vía entre Erques y Armeñime como elemento de presión. El instrumento de la Consejería para que el contratista arregle la carretera es que, "si no lo hace, no le paga las certificaciones, pero si nosotros recibimos la obra no tenemos eso". "Ahora sabe que no podrá traspasar la carretera al Cabildo si no la termina. Queda muy poco y que la mantenga ella [el área regional] hasta que acabe las deficiencias que tú misma reconoces", sentenció Becerra.

La última salida, los tribunales

Los encontronazos entre el Cabildo de Tenerife y la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias continúan. Desde que se formalizaron los nuevos gobiernos en ambas administraciones tras las últimas elecciones, han sido muchos los puntos candentes que aún hoy permanecen bloqueados. Uno de ellos es el convenio que las dos firmaron en el pasado mandato con el objetivo de adelantar la apertura del tramo sur del Anillo. La realidad es que el plazo fijado en ese acuerdo para la puesta en servicio no se ha cumplido pero también es cierto que en ese documento no se especifica si, en caso de no respetarse el tiempo, la Comunidad Autónoma tenga que devolver a la Corporación tinerfeña los cuatro millones que puso esta última para ejecutar ciertas actuaciones de competencia insular.

Mientras que el área regional defiende que los trabajos encomendados por la Institución superan los cuatro millones aportados, por lo que le solicita casi dos millones adicionales, la Administración insular defiende que la Consejería debe darle los cuatro millones porque el tramo entre Vera de Erques y Armeñime no fue abierto en el primer semestre de este año, tal y como fija el convenio.

El director insular de Fomento informó ayer de que ambas administraciones se han emplazado para tratar este asunto en una próxima reunión con sus respectivos informes jurídicos, que avalan la postura de cada una, y recordó que hay actuaciones dentro de ese acuerdo que aún hoy no están acabadas, "como el acceso a Guía de Isora". En función de ese encuentro, se verá "si hay capacidad de ponernos de acuerdo o no" y, si no es así, "serán los tribunales lo que decidan", afirmó el responsable del departamento.

El convenio establece exactamente que se procederá al reintegro por parte de la Comunidad de la cantidad abonada por la Institución tinerfeña en dos supuestos: "no poder llevar a cabo la ejecución de la totalidad o parte de las obras encomendadas en el presente convenio", sin especificar nada sobre el incumplimiento del plazo de ejecución, y "en el caso de que las mismas se ejecuten por un importe inferior" al estimado inicialmente y aportado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine