La Laguna

Abreu tensa la cuerda del PSOE en busca de apoyo de la agrupación local

Su partido baraja expedientarlo por incumplir los estatutos al convocar varias Ejecutivas y una asamblea para los afiliados esta noche

23.12.2015 | 02:20

El portavoz municipal del PSOE y primer teniente de alcalde de La Laguna, Javier Abreu, está caminando por el borde del abismo, según altos cargos de su partido. Desde que comenzó la crisis del pacto local con sus socios de Coalición Canaria, cuando el alcalde, José Alberto Díaz, decidió retirarle las competencias en materia de Aguas acusándolo de deslealtad, Abreu se ha quedado solo. A la falta absoluta de apoyos por parte de la Ejecutiva Federal y de la cúpula regional, podría sumarse ahora, según confirman en el partido, la apertura de un expediente disciplinario que podría acabar con su expulsión en el peor de los casos.

El aparato del partido baraja remediar así lo que consideran que han sido incumplimientos reiterados de los estatutos internos por parte de Abreu al convocar en varias ocasiones reuniones de la Ejecutiva de la Agrupación local y organizar para esta noche una asamblea con los afiliados laguneros.

Abreu intenta remar contra la corriente en busca de apoyos que refuercen su posición dentro del PSOE. Aunque vistos los resultados conseguidos hasta ahora no le está siendo fácil encontrarlos.

La Comisión de Seguimiento del Pacto entre CC y PSOE se reunió la pasada semana para escuchar el testimonio de Abreu y Díaz y resolvió que el área de Aguas volviera a ser gestionada por los socialistas, tal y como establece el reparto de áreas firmado en septiembre entre ambas formación. Sin embargo, el alcalde no ha acatado esa orden ni está dispuesto a hacerlo.

Al salir de la Junta de Gobierno celebrada ayer, José Alberto Díaz, recordó que los portavoces de la Mesa del Pacto concluyeron el pasado día 15 que lo mejor para La Laguna es continuar con este pacto. "Estoy absolutamente de acuerdo en que debemos cumplir el acuerdo político que han firmado los dos partidos, pero íntegramente", recalcó el regidor lagunero.

Preguntado sobre si Javier Abreu podría volver a estar al frente de Teidagua, Díaz dejó esa decisión en manos del PSOE. "Estas son decisiones de los partidos políticos. En la Mesa del Pacto cada uno ha expuesto su visión y después los representantes de cada formación han hecho una serie de pronunciamientos. Yo lo que dije desde el principio es que La Laguna necesita el mejor acuerdo posible para seguir progresando y ese pacto es con el Partido Socialista", aseveró el nacionalista.

Díaz añadió, además, que él no decide "quien va en la lista ni quienes son los concejales ni quienes tienen que dejar de serlo". Por lo que el alcalde lagunero aboga es porque "se cumplan todos los términos del pacto". "Estoy de acuerdo en que gobernemos juntos, cuando estemos todos por gobernar juntos", dijo en tono de reproche.

El alcalde no ocultó su malestar con Abreu al insistir en que lo que necesita el Ayuntamiento es un gobierno cohesionado. "Aquí debe hacer un alcalde con un equipo, conformado por dos partidos políticos, pero solo un alcalde con un equipo conformado por dos partidos y lo repito para que quede claro", enfatizó.

A pesar de los roces que ha tenido con su socio en estos primeros seis meses de gobierno, el nacionalista admite que sigue trabajando "con la misma ilusión y la misma intensidad", y recriminó que "otros", en clara alusión a Abreu, estén "permanentemente con una postura negativa, pero no de ahora, desde el 3 de julio [fecha de constitución del actual Gobierno]". En este sentido, agregó que, "incluso desde antes" de que él tomara posesión de su cargo ya decían "que era un fracaso". "No han hecho más repetir el mismo discurso pero no por repetirlo algo se convierte en verdad", defendió.

Admitió que esta situación fue lo que lo llevó a romper negociaciones con el PSOE en un primer momento. "Ahora – abundó– por diferentes motivos que ya han sido públicos tomé una decisión. Lo que digo y seguiré diciendo es que hay un alcalde y un equipo conformado por dos partidos. Al que le guste bien y al que no que haga lo que estime oportuno. Así es el juego democrático. No voy a dar ni un paso atrás en lo que he hecho hasta ahora", advirtió. Además, admitió que "ahora mismo hay tensión" en la Corporación lagunera. "No lo niego y pretendo resolverla en el corto plazo, pero eso no quiere decir haya parálisis en la gestión".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine