La Laguna

La Cofradía de La Punta solicita abrir el restaurante para ser autosuficientes

El vicepatrón asegura que el Ayuntamiento está estudiando la manera de acelerar el proceso de apertura, ya que solo tendrían que realizar algunas remodelaciones

20.12.2015 | 17:49
El muelle de El Roquete tras la finalización de las obras.

Los pescadores de la cofradía Nuestra Señora de la Consolación, de Punta del Hidalgo, ya pueden salir a faenar sin peligro gracias a la finalización de las obras del muelle de El Roquete. Sin embargo, aún quedan cosas pendientes que a los pescadores les serviría para que su trabajo sea aún más eficiente. La principal demanda de los miembros de la Cofradía es poder abrir el restaurante lo antes posible, con lo que la entidad podría ser autosuficiente al poder sufragar por sí misma sus gastos, afirma el vicepatrón Adán Romero.

Para poder reabrir el restaurante, la Cofradía tendría que hacer algunas mejoras como poner un piso antideslizante en la terraza, instalar un baño para minusválidos y adaptar el inmueble a la normativa antiincendios. El vicepatrón asegura que "contamos con el dinero necesario para hacer esos trabajos porque tenemos patrocinadores que nos ayudan". Sin embargo, aclara, "el edificio pertenece al Gobierno de Canarias, por lo que la Concejalía de Urbanismo necesita un certificado para poder concedernos la licencia de obra". El pescador Antonio Suárez recuerda que "en el muelle alrededor de unas 40 familias viven de la pesca y con la apertura del restaurante la cifra podría aumentar en unas diez".

Recientemente visitaron la zona el concejal de Obras e Infraestructuras de La Laguna, Agustín Hernández, y la edil de Pesca, Atteneri Falero, quienes informaron a los pescadores que "están trabajando con los servicios jurídicos para buscar una solución y acelerar el trámite", declara Romero. Además, los concejales también aseguraron a los pescadores, según explica el vicepatrón, que se encargarían de hacer pequeñas mejoras en el punto de venta del muelle, como el pintado exterior.

La última fase de los trabajos, llevadas a cabo por el Ayuntamiento de La Laguna, concluyó hace unas semanas, y consistieron en la pavimentación de la explanada de maniobras con una losa de hormigón y la creación de un espaldón de protección para evitar los destrozos del mar. Pero aún quedan unos retoques para perfilar las obras, lo que supondría que las operaciones de entrada en el muelle, y de carga y descarga de las embarcaciones se hiciera con mayor facilidad. En concreto, las labores que faltan aún por hacer son: la instalación de una escalera para acceder al muelle desde los barcos, el perfilado de una parte de la pared antigua y la limpieza del fondo para eliminar los sedimentos que quedaron tras el dragado, aunque el vicepatrón aclara que todos estos detalles, al igual que la instalación de la grúa para poder hacer las operaciones de entrada y salida del muelle de los barcos más grandes, corresponde a Puertos Canarios, dependiente de la Consejería de Obras Públicas y Transporte del Gobierno regional.

Los pescadores han estado un año sin poder trabajar en La Punta. En la actualidad, solo tres barcos se encuentran en la zona, dos están en Valle de Guerra, otro en Los Cristianos, dos en Playa San Juan y cuatro en Santa Cruz. Sin embargo, desde que el pasado mes de septiembre comenzaran de nuevo a trabajar en la zona, Romero asegura que se ha notado el aumento de las capturas al poder salir a pescar más días. "En estos momentos estamos operando a más de un 70%", resalta el vicepatrón.

Aún así, Adán Romero resalta que en tres o cuatro años, "nos gustaría que se ampliara la rampa", ya que aunque tiene unos tres metros de ancho, tan solo es útil para las embarcaciones más pequeñas. A pesar de estos inconvenientes, asegura que los trabajos han mejorado puesto que antes de realizar las obras, desde que el nivel del mar estaba un poco bajo ya los barcos se encallaban.

Luis Armas es un pescador del municipio que, aunque solo pesca de manera deportiva, también se ha visto afectado por las obras del muelle de El Roquete. Así, resalta que antes tenía su lancha en La Punta pero desde que comenzaron los trabajos, la guarda en una ferretería donde paga 10 euros al mes. Armas espera que "Puertos deje la gestión del muelle a la Cofradía para poder dejar de nuevo la lancha aquí, ya que el precio nos saldría más barato".

A pesar de los trabajos realizarlos para facilitar las maniobras en el puerto, el pescador considera que "con el mar malo, seguirán los mismos problemas que antes porque en la zona donde se construyó el nuevo contradique ahora se crea un remolino de agua que dificulta la entrada al muelle".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine