Quién es quién en el callejero

El ídolo de la revolución cubana

José Martí luchó por la independencia de Cuba en su exilio de España y Nueva York

17.12.2015 | 16:20
La Avenida José Martí se encuentra en La Alegría. Se trata de la vía de entrada al barrio.

Lucharon por el municipio, brillaron en sus campos o simplemente fueron vecinos humildes que por su generosidad merecieron el homenaje de Santa Cruz de Tenerife con una calle, plaza o parque con su nombre. Pero, ¿quién es quién en el callejero de la capital? la opinión de tenerife hace un recorrido por el mapa de Santa Cruz para ponerle cara a esos cientos de nombres y apellidos, muchos lamentablemente desconocidos. Hoy le toca al intelectual cubano José Martí. La Alegría dedica una de sus vías, la avenida de acceso al barrio, a este símbolo de la revolución cubana e hijo de la tinerfeña Leonor Pérez Cabrera.

El político y escritor José Martí tiene una calle en Santa Cruz. El barrio de La Alegría le dedica una de sus vías principales. Este intelectual y activista nació en La Habana en 1853 y si tiene un homenaje en la capital es, además de por su trascendencia política y literaria, porque su madre, Leonor Pérez, nació en Tenerife aunque luego emigró a Cuba. Desde muy joven se mostró partidario de las ideas revolucionarias de muchos compatriotas, publicando una revista y un periódico donde mostraba parte de sus ideales. Su pertenencia a grupos independentistas y contarios a la dominación española, lo llevaron a pasar 6 años en la cárcel.

Realizó trabajos forzados en prisión hasta que por problemas de salud las autoridades le concedieron el indulto. Fue entonces deportado a España, donde comenzó a escribir de manera más prolífica. Estudió Derecho en Madrid y Zaragoza, universidad esta última donde también se licenció en Filosofía y Letras. Durante su estancia en España nunca olvidó a su país y el daño que los políticos ejercieron sobre él y sus compatriotas.

Tras viajar durante tres años por Europa y América, José Martí acabó por instalarse en México donde conoció a la que sería su mujer, precisamente, de nacionalidad cubana. Tras acabar la Guerra de los Diez Años, en 1878, regresó a Cuba para ser de nuevo deportado a Nueva York, donde se centró en su actividad política y literaria. En 1892 fundó el Partido Revolucionario Cubano. Se convirtió entonces en el portavoz de la lucha por la independencia de su país de España. Organizó incluso un ataque en barco que fue neutralizado. Murió en el combate. Martí es, junto a Simón Bolívar y José de San Martín, uno de los principales protagonistas del proceso independentista de América Latina y un ídolo del régimen cubano. De hecho, el aeropuerto de La Habana se llama José Martí y su nombre y figura se repiten por todo el país.

Además de destacado ideólogo y político, José Martí fue uno de los más grandes poetas hispanoamericanos y la figura más destacada de la etapa de transición al Modernismo, que en América supuso la llegada de nuevos ideales artísticos. Una de sus grandes creaciones es Versos libres, que no se publicaron hasta después de su muerte en 1913.

Su única novela en prosa fue Amistad funesta, obra que firmó con el pseudónimo de Adelaida Ral. Fue publicada por fascículos en el diario El Latino-Americano en 1885. Aunque se trata de una lectura romántica, en ella aparecen ciertos elementos de lucha social. También escribió obras dramáticas. Los expertos en literatura confirman que tanto la prosa como la poesía de Martí resultan inseparables. Para él, el ser humano era el centro de sus creaciones, aunque nunca olvidó Cuba y su liberación, a lo que dedicó gran parte de sus creaciones, de ahí que presentara muchos ensayos sobre Bolívar o San Martín. En sus textos ensalzó su figura y les otorgó la relevancia independentistas que les atribuía.

Martí colaboró en muchas publicaciones como La Revista Venezolana, La Opinión Nacional de Caracas, La Nación de Buenos Aires o la Revista Universal de México. En sus Obras completas se incluye además una gran cantidad de cartas que muestran su personalidad y pensamientos, así como varios ensayos y discursos, la mayoría destinados a enardecer el sentimiento patriótico de los cubanos, sobre todo de aquellos que, como él, tuvieron que vivir en el exilio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine