Santa Cruz

Pizzas de solidaridad

Las hermanas Fernández forman a jóvenes en riesgo de exclusión social en su restaurante para que sean camareros o cocineros

14.12.2015 | 02:17

Las hermanas madrileñas Natalia y Gema Fernández ayudan, desde hace años, a menores en riesgo de exclusión social a salir adelante. Desde hace un año, su colaboración ha llegado a Santa Cruz de Tenerife, donde han abierto la pizzería La Ecológica, de la mano de la Asociación Ekananda, donde forman a futuros camareros y cocineros.

Natalia es educadora social y Gema es psicóloga, por lo que ambas han trabajado con menores en riesgo de exclusión social durante muchos años. "Sabemos que, a partir de los 18 años, aquellos jóvenes que han sufrido fracaso escolar tienen más problemas para introducirse en el mercado laboral", comentan las fundadoras de este proyecto.

De este modo nació la pizzería La Ecológica, que abrió sus puertas en el mes de julio del año pasado. Las emprendedoras decidieron decantarse por la hostelería para poner en marcha su proyecto porque "se trata de un sector con mucha salida en Canarias y en el que tener un título no es tan importante como tener experiencia", destacan.

El local funciona como un restaurante normal pero, además, incluye la formación de jóvenes para que se conviertan en ayudantes de cocina o en camareros. Hasta el momento, la formación era eminentemente práctica, pero las hermanas Fernández van a dar un paso más allá y en los próximos meses comenzarán con las clases teóricas.

Las emprendedoras se plantean ahora habilitar una de las estancias de la parte alta del local de la calle Juan Pablo II para convertirla en un aula en la que puedan dar clases teóricas durante tres meses. Además, quieren ayudar a los jóvenes más allá de la formación y guiarlos también en la búsqueda de empleo.

Además, el dinero recaudado hará posible que las emprendedoras adquieran uniformes nuevos para los estudiantes, puedan hacer frente a los gastos generados por la expedición de los títulos de manipulador de alimentos, los bonos de transporte que les entregan a los estudiantes y las comidas que les dan durante la formación. "Fue una experiencia muy positiva poder participar en una campaña crowdfunding y ahora ya sabemos los pasos que debemos seguir en el futuro si decidimos poner en marcha otra", explica Natalia.

Con la puesta en marcha del aula de formación teórica, La Ecológica espera contar con la participación de profesionales del sector de la hostelería que serán los que completen las enseñanzas. "Algunos de nuestros patrocinadores ya nos han prestado su ayuda y ahora buscamos voluntarios que puedan enseñar protocolo, coctelería o cualquier tipo de conocimiento relacionado con la hostelería", comentan Gema y Natalia.

A lo largo de los últimos meses, La Ecológica ha dado formación a un total de 12 jóvenes –seis hombres y seis mujeres– que han aprendido y han hecho prácticas en este local. Los servicios de este restaurante se convierten cada día en clases en las que los alumnos aprenden a cocinar y servir mesas con clientes de verdad, quienes los tratan como auténticos profesionales del sector de la hostelería. Las hermanas destacan, precisamente, que es el trato con los clientes uno de los aspectos que más dificultades genera entre los alumnos.

A pesar de ello, las emprendedoras destacan que a lo largo del año que lleva en marcha esta iniciativa nunca han tenido ningún problema con los clientes. Es normal que los alumnos cometan algún fallo pero los comensales, tanto los que saben que se trata de una escuela como los que no, siempre han abandonado el local con buenas sensaciones. De hecho, La Ecológica ocupa en puesto número 15 dentro del portal TripAdvisor en la lista de mejores restaurantes de Santa Cruz. "Aunque tienen poca experiencia, la motivación es grande y eso es lo que vale", sentencia Natalia Fernández.

La escuela chicharrera busca ahora nuevos alumnos. Muchos de ellos llegan derivados del Instituto Insular de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) y de otras organizaciones y programas de empleo como Rayuela u Opción 3. A pesar de ello, los jóvenes interesados en formarse en La Ecológica aún están a tiempo de ponerse en contacto de forma directa con la pizzería. Felipe Armas, de 19 años, es uno de los jóvenes que ha cursado la formación de ayudante de cocina. Vivió en un piso tutelado para menores y cuando cumplió la mayoría de edad le propusieron aprender en La Ecológica. Aunque ha terminado su formación, no quiere desvincularse de este proyecto, en el que seguirá colaborando siempre que pueda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine