ÚLTIMA HORA
Investigan una explosión en una terminal de autobuses en Manhattan
Santa Cruz

El superlujo atraca en el Puerto

La Dársena de Los Llanos recibe a dos joyas de la náutica mundial, los yates ´Okto´ y ´Ocean Paradise´, que valen casi 100 millones de euros

10.12.2015 | 12:24
El superlujo atraca en el Puerto
El yate de lujo tiene una eslora de 66 metros, una manga de 10.5 metros, un calado total de 2.95 metros, casco de acero y una superestructura de aluminio. Llegó el martes al Puerto de Santa Cruz y se marcha hoy.

El Puerto de Santa Cruz de Tenerife es un permanente desfile de yates de superlujo que hacen escala en sus travesías entre América y Europa. Desde el A del multimillonario ruso Andrey Melnichenko hasta el Venus de Steve Jobs, propietario y cofundador de Apple ya fallecido, estos barcos que son un símbolo de la ostentosidad relucen cada vez con más asiduidad en la Dársena de Los Llanos, donde suelen recalar. Ayer había otras dos joyas de la náutica en el muelle chicharrero: el Ocean Paradise, que se marchó por la mañana, y el Okto, que permanecerá hasta hoy.

El valor de ambos se acerca a los 100 millones de euros, todo un capricho solo al alcance de las personas más acaudaladas del mundo. El Okto, por ejemplo, tiene tres dormitorios dobles, uno sencillo, piscina, jacuzzi, gimnasio, cocina, salón, ascensor y terrazas con todo tipo de lujos y comodidades que lo sitúan entre los 20 mejores yates del mundo. Tiene un valor de 59,5 millones de euros y en la actualidad se alquila por el precio de 500.000 euros a la semana.

Espacio para 11 personas

Completamente personalizado y el primero de su clase, el Okto, de color negro, fue construido el año pasado por el astillero ISA Yachts. El interior fue diseñado por Alberto Pinto y el exterior, por Andrea Valicelli. Cuenta con espacio para 11 huéspedes y 17 tripulantes. Posee estabilizadores de anclaje, una velocidad de crucero de 13 nudos, que puede alcanzar una velocidad máxima de 18 nudos, y un tanque de combustible de 159.000 litros.

Está considerado una verdadera obra maestra de la ingeniería náutica y ya resultó ganador, nada más ser construido, del World Yacht Trophies 2014, al ser reconocido como el yate con el mejor diseño exterior. La embarcación tiene una eslora de 66 metros, una manga de 10.5 metros, un calado total de 2.95 metros, casco de acero y una superestructura de aluminio. Llegó el martes y se marcha esta misma mañana después de repostar y aprovisionarse.

Jardín zen

El otro yate de superlujo, que ayer abandonó la Dársena de Los Llanos después de permanecer atracado dos días, es el Ocean Paradise, propiedad del empresario multimillonario de Singapur Adrian Lee Chye Cheng. Costó 34 millones de euros, es de color blanco y llaman la atención sus tres terrazas y unos interiores que, como el Okto, están repletos de todo tipo de comodidades. Tiene jacuzzi, un jardín zen, ventanales del piso al techo, iluminación ambiental, una mesa de fibra de vidrio y pisos de maderas nobles.

Según las revistas especializadas, el Ocean Paradise tiene un perfil luminoso, audaz, con líneas deportivas que le proporcionan una elegante pero revolucionaria apariencia. Con diseño de Mauro Izzo, el lujoso interior de la embarcación se caracteriza por sus rasgos de sutil influencia asiática y la utilización de materia prima traída casi en su totalidad de Italia. Cuenta con una generosa sala de estar y un elegante comedor formal. Los grandes ventanales permiten que una profusión de luz natural fluya hacia el yate.

El Ocean Paradise dispone de seis camarotes para el alojamiento. Los de huéspedes ofrecen una gama de colores cálidos, mientras que la suite VIP, situada en la cubierta superior, está decorada en suaves cremas y azules. La amplia suite principal, decorada en blanco y negro, posee una enorme cama, tamaño extra grande, enmarcada por iluminación LED que permite ajustar el color al estado de ánimo con sólo pulsar un botón. Las ventanas de babor, en forma de columna, proporcionan una espectacular vista panorámica, mientras que el balcón privado es el lugar ideal para contemplar la puesta de sol.

Posee un enorme porche en la cubierta de popa, con comedor resguardado al aire libre y áreas de relajación, ideal para momentos de ocio pero también para el descanso y la cena del día a día. En el piso inferior de popa se encuentra una gran plataforma de baño y un club de playa de 25 metros cuadrados, que ofrece fácil acceso al mar a la par que comodidad y privacidad. El espectacular solárium panorámico es una de las características más excepcionales del Ocean Paradise, con su gran bañera de hidromasaje rodeada de tumbonas, su bar con barra libre y una zona de barbacoa, además de un televisor integrado de pantalla plana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine