La Laguna

El tic tac de la historia del Cabrera

El histórico reloj del instituto lagunero ha comenzado a funcionar tras la restauración que ha realizado Avelino Moreno P La pieza puede verse en la sala Blas Cabrera y Felipe del centro

02.12.2015 | 13:20
El tic tac de la historia del Cabrera

El histórico reloj del IES Canarias Cabrera Pinto ya vuelve a sonar. Su característico tic tac, que muestra una parte de la historia del centro puede ser admirado nuevamente por los laguneros, aunque esta vez no será en la torre ni de vistas a la ciudad, sino en el sala Blas Cabrera y Felipe, donde ocupa un lugar privilegiado y en el que dará la hora a los turistas y residentes que se acerquen hasta el inmueble.

El reloj, de la marca alemana Alexander, ha estado meses en reparación para lucir a partir de ahora su mejor cara. El encargado de realizar esta labor ha sido el restaurador Avelino Moreno, miembro de la Unidad de Relojes Históricos del Cicop (Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio), con la ayuda del miembro de la Asociación de Amigos del Patrimonio Histórico y Museístico del Cabrera Pinto, Santiago Orduña. Los expertos, junto al director del centro, Juan Rodríguez Barroso; el presidente del Cicop, Miguel Ángel Matrán; y el alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, presentaron ayer a los ciudadanos el nuevo reloj que lleva en restauración desde febrero.

Juan Rodríguez destacó durante el acto la importancia de esta restauración. "Hoy el IES Canarias Cabrera Pinto conmemora los más de 100 años de historia que acumula", afirmó el director, quien dio las gracias a quienes han hecho posible que el reloj vuelva a funcionar pero, sobre todo, a Avelino Moreno "quien día tras día, hora tras hora, minuto tras minuto y segundo tras segundo, de forma metódica y puntual, ha conseguido que nuestro viejo reloj se haya podido levantar y ande nuevamente". Además, Rodríguez quiso hacer un llamamiento "de imperiosa necesidad" sobre "las muchas cosas que aún están en el ángulo oscuro del salón esperando que unas manos como las de Avelino las devuelvan a la vida del instituto de Canarias y puedan contar su vieja historia".

Miguel Ángel Matrán señaló que la restauración de este reloj "es el mejor exponente para recordar que los bienes patrimoniales que en materia cultural definen a una sociedad moderna no son exclusivamente los monumentales". Así, aprovechó para recordar que en el municipio, los bienes culturales también se extienden a los molinos de gofio, fuentes públicas, atarjeas... El Cicop ha realizado una labor de inventariado con los relojes públicos, ya que "el mayor problema es la falta de documentación". En este sentido, Matrán afirmó que con el convenio firmado la pasada semana con la Diócesis Nivariense "ha sido un paso importante" para poder entrar en las torres de las iglesias para poder realizar este trabajo.

Santiago Orduña hizo una breve presentación del reloj del Cabrera Pinto, que llegó a La Laguna proveniente de Francia, en 1907, financiado con una colecta popular y "ha marcado el paso del tiempo de muchas generaciones de laguneros y, sobre todo, de estudiantes", afirmó. Orduña aclaró que "aunque solo he sido el chico de los recados, ha sido un placer ayudar a devolver el tic tac a un trozo de la historia de nuestra ciudad".

Por su parte, Avelino Moreno explicó cuál ha sido el trabajo llevado a cabo en esta pieza para que vuelva a marcar las horas. Aunque señaló que el reloj no tenía un aspecto muy malo, sí que contaba con bastante suciedad, las pesas estaban en el suelo y el péndulo estaba roto. Lo primero que realizaron los expertos fue intentar reparar el péndulo, añadiéndole dos láminas de latón sujetas con ocho tornillos. Otro de los problemas era la falta de suspensión para lo que tuvieron que fabricar una nueva pieza. Además, se desmontó todo el reloj para poder limpiar cada una de las piezas. Moreno explicó que también creó un soporte, que cuenta con 120 centímetros de alto, para poder instalar el bastidor con el fin de que pueda estar todo un día en funcionamiento sin necesidad de darle cuerda.

El último en intervenir fue el alcalde del municipio, quien resaltó que "seguiremos trabajando para dar valor a los bienes culturales y materiales que son parte de nuestra identidad".

Tras el acto de presentación, los asistentes visitaron la sala Blas Cabrera y Felipe, donde pudieron ver de primera mano cómo ha quedado reloj tras la restauración. Ahora, esta pieza seguirá marcando las horas de la historia del IES Canarias Cabrera Pinto y de una parte importante del municipio de Aguere.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine