Santa Cruz

La deuda municipal baja más de 64 millones en los últimos cinco años

El concejal de Hacienda se marca el objetivo de reducir aún más los plazos en los que se paga a los proveedores y lo fija en 40 días

30.11.2015 | 23:33
Una de las terrazas que se pueden encontrar en la Avenida de Anaga.

La deuda municipal ha bajado en más de 64 millones de euros en los últimos cinco años. En 2011, tras las elecciones de mayo que convirtieron a José Manuel Bermúdez en alcalde de la ciudad, el déficit de las cuentas capitalinas estaba situado en los 140 millones de euros, una cantidad que obligó al Consistorio chicharrero a llevar a cabo recortes para poder continuar con la prestación de los servicios públicos y, sobre todo, atender a las familias necesitadas del municipio.

Ahora, cinco años después y tras una gran operación de saneamiento, que incluyó la devolución al Estado de los 57 millones de euros solicitados para poder hacer frente a los pagos de las facturas pendientes, la deuda de Santa Cruz se sitúa en 75,3 millones de euros. "Esta cantidad supone que estamos muy por debajo del límite legal permitido, que se sitúa en el 35% del presupuesto de ingresos, cuando, por ejemplo, el Cabildo está en el 50%", explicó ayer el concejal de Hacienda, el nacionalista Juan José Martín, durante la presentación del proyecto de presupuestos del 2016.

Martín, quien estuvo acompañado por el alcalde santacrucero, José Manuel Bermúdez, y la primera teniente de alcalde de la ciudad, Saida González, también comentó que se ha marcado el objetivo de reducir aún más los tiempos en los que el Ayuntamiento de Santa Cruz paga las facturas a sus proveedores. Así, Martín aseveró que "nuestra meta es pagar en 40 días en 2016".

En la actualidad, el Consistorio abona los recibos de sus proveedores en un plazo medio de dos meses, es decir, unos 60 días. Sin embargo, el edil de Hacienda recordó que "hace cinco años pagábamos a 300 días de media".

"Hoy tenemos un Ayuntamiento más saneado y con una deuda mucho más gestionable que la que teníamos hace cinco años", manifestó el primer edil de la capital tinerfeña, quien agregó que "la deuda ha descendido por tercer año consecutivo".

No obstante, los datos sobre el déficit municipal no son los únicos que se reducirán el próximo año, pues también lo hará el dinero que el Ayuntamiento destina a gastos de personal. Así, en el proyecto de presupuestos del 2016, que fue aprobado ayer en Junta Local, se especifica que dicho gasto supone menos de un 29% del presupuesto no financiero –en el que se incluye el capítulo de personal–, lo que supone una reducción de más de 7 puntos porcentuales con respecto al 2011.

Estos no son los únicos objetivos que se ha trazado el equipo de Gobierno –formado por nacionalistas y populares– para el 2016, pues también aspira a tener más ingresos sin incrementar los impuestos. De esta manera, las transferencias de capital rondarán los 7,1 millones de euros mientras que las transferencias corrientes se situarán en los 77,1 millones.

Sobre los ingresos, el Consistorio prevé recibir 62,5 millones en concepto de impuestos directos –un 2% más que en 2015– y otros 36 millones en indirectos. Asimismo, el edil de Hacienda especificó que los cálculos apuntan a que las arcas municipales recibirán unos 22 millones de euros por las tasas municipales y 1,44 millones en ingresos patrimoniales.

"Pese a que los ingresos propios subirán ligeramente, no lo hará la presión fiscal de los ciudadanos", matizó Juan José Martín, para afirmar que "los ingresos propios crecen ligeramente debido a que sube el censo de personas o empresas que deben hacer frente al pago de impuestos".

En ese sentido, el concejal de Hacienda argumentó que "se ha reducido el impuesto a los vehículos que utilicen el gas licuado, se ha congelado la tasa de basura y, además, aplicamos una bonificación del 3% para aquellos ciudadanos que domicilien el pago de sus impuestos". Asimismo, Martín añadió que se ha "neutralizado" en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) la subida del 10% en el valor catastral de los inmuebles y se mantienen las reducciones y bonificaciones fiscales realizadas en ejercicios anteriores.

También se ha congelado la tasa de basura para los negocios de la capital, se ha suprimido la tasa de toldos, se ha reducido en un 50% la tasa de los quioscos y en un 50% el impuesto sobre el exceso de carga en los vehículos pesados que entran en la ciudad.

También se neutraliza la subida del 10% en el IBI y se mantienen las rebajas y bonificaciones realizadas en años anteriores para las empresas que están instaladas en la capital tinerfeña

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine