Restos de la dictadura

El Cabildo abrirá las fosas comunes en áreas de su competencia

Ayudará a la Asociación de Memoria Histórica a analizar las zonas donde puede haber víctimas de la Guerra Civil

28.11.2015 | 03:17
El Cabildo abrirá las fosas comunes en áreas de su competencia
Derribo del monolito a Franco en Las Raíces
Play
El Cabildo abrirá las fosas comunes en áreas de su competencia
Trabajos llevados a cabo ayer para derribar el obelisco franquista.

El monolito a Franco ya es historia. El obelisco ubicado en Las Raíces, en El Rosario, que conmemoraba la reunión que el dictador mantuvo el 17 de junio de 1936 para impulsar el levantamiento contra la Segunda República fue derribado ayer por el Cabildo. La Corporación fue la encargada de tirar abajo este símbolo para cumplir así con la Ley de Memoria Histórica, el acuerdo aprobado por unanimidad en 2008 por el que los partidos políticos se comprometían a su eliminación y con la promesa que se le hizo a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife (Armht) con este mismo fin. Han tenido que pasar casi ocho años para, finalmente, dar este paso, pero el consejero insular de Medio Ambiente, José Antonio Valbuena, anunció ayer que la labor de la Institución no termina ahí, pues lo que toca ahora es ayudar a encontrar las fosas comunes que puedan estar en territorios de su competencia para exhumar a las víctimas del régimen.

En la Isla hay 1.500 familias que aún hoy buscan los lugares donde fueron enterrados los parientes asesinados por el régimen y, según manifestó el responsable del área, hay indicios que llevan a pensar en ciertos parajes naturales. Para poder corroborarlo, el Cabildo y la asociación irán de la mano a través de la firma de convenios que permitan hacer un análisis "exhaustivo" de los territorios que dependen de la Corporación. Durante la rueda de prensa que dio ayer para informar sobre el derribo del monolito franquista, Valbuena detalló que, "sin poder concretar ubicaciones", se han hallado vestigios de que puede haber fosas comunes en alguno de esos sitios y, si se demuestra que existe "el menor indicio" de que hay una fosa común en ellos, la Institución las abrirá "para recuperar las víctimas para los familiares".

El consejero de Medio Ambiente afirmó que, desde la Corporación, se quería esperar a "poder tener demolido" el obelisco, que "para algunos es motivo de gloria", para comunicar esta medida, en la que el Cabildo comenzará a trabajar en los próximos meses porque hay que hacer "un verdadero trabajo de investigación que hasta el momento, según traslada la propia asociación, no es sencillo". Se trata, según subrayó, de un compromiso "serio" a través del que espera obtener resultados, "por lo menos para la tranquilidad de todos", puntualizó.

Por lo pronto, la Armht está haciendo una recopilación de datos "para ir a tiro hecho", porque el problema es que "hay indicios pero no certeza", y el responsable del área recordó que hay más de un millar de familias en la Isla que no saben dónde fueron enterrados sus parientes durante la Guerra Civil. "1.500 familias que tienen el mismo derecho que nosotros a saber dónde están enterrados sus familiares", subrayó, para añadir con determinación que la búsqueda de las víctimas es "una obligación moral para el Cabildo".

Afirmó que la Corporación ha tenido "claro cuál era su rumbo" y señaló que el primer objetivo era eliminar el monumento franquista que estaba en Las Raíces, punto declarado Bien de Interés Cultural (BIC), para "recuperar un paraje natural y los valores que debe mantener ese entorno, que tiene que ser un punto de reunión y encuentro como cualquier otro". Para él, cumplir con esa primera etapa al reducir a escombros este obelisco es un paso "importante", ya que la Institución elimina el único enclave bajo su responsabilidad que ensalza el preludio al Golpe de Estado.

"Parece anecdótico", dijo el consejero insular, "pero la misma empresa que se ha dedicado a demoler el monolito también trata los residuos de construcción". Por este motivo, parte de los restos irán para el vertedero, pero la otra parte "servirá para el firme de cunetas en carreteras". "El mismo monumento que simboliza el uso de las cunetas para acallar voces, acabará en las carreteras de la Isla", subrayó.

El derribo se produjo durante las primeras horas de la mañana de ayer y de forma discreta porque "había riesgo serio de que algunas personas" aparecieran allí para "evitar la demolición". La idea es que hoy termine la limpieza del lugar y que la próxima semana se adecue un muro, para posteriormente repoblar los espacios que queden libres. Según sus cálculos, este punto de Las Raíces quedará "perfectamente habilitado" el próximo mes, ya que las obras que se ejecutarán allí no serán de gran envergadura. Tal y como recoge el Cabildo en su nota, la intención es que el espacio que ocupaba el monumento acoja un parque que recordará los hechos históricos acaecidos, pero sin exaltar a ninguno de los bandos enfrentados en la Guerra Civil.

La Corporación insular abrió la semana pasada el periodo de consulta pública para la desafectación de Las Raíces como BIC y este proceso está acompañado por un plazo de 20 días para presentar alegaciones. Valbuena aseguró al respecto que es el territorio lo que está protegido y no el obelisco, por lo que afirmó que su eliminación goza de todas las garantías legales. Sostuvo que el decreto a través del que se dio esa categoría al monte data del año 1964 o 1965 y "en ningún lado se habla del monolito", sino que lo que está catalogado es el sitio, "no el monumento", insistió. Los argumentos que se esgrimen en él para que sea Bien de Interés Cultural es por el "valor natural y ambiental " del área, "haciendo referencia a los pinos, y porque es el lugar en el que se reunió Franco para ultimar lo que ellos llamaban el levantamiento militar".

El símbolo, por el contrario, "tiene el mismo nivel de protección que una barbacoa, los bancos o las mesas que hay allí, ninguno", defendió el consejero, para posteriormente aseverar que está "perfectamente convencido" y que es capaz de convencer a quien sea de ello. "Aquellos que digan lo contrario, que lo demuestren", advirtió.

El responsable insular indicó que la retirada de esa construcción, que supuso un coste de menos de 12.000 euros, según detalló, el Cabildo "hace historia cumpliendo con la Memoria Histórico", un objeto que representaba "el comienzo de todo, algo que no tuvo que haber sucedido". Para él, "no hay ninguna duda de que el monolito no tiene consideración artística ni histórica, y ni tan siquiera estaba declarado BIC". "El último acto administrativo fue el pasado martes, cuando la Comisión Insular de Patrimonio dio vía libre" a su eliminación, aunque "no era necesaria" de acuerdo a los informes técnicos, prosiguió, para agregar que "no pasaba nada por esperar", pese a que el proyecto de demolición estaba redactado desde comienzos de octubre.

Respecto a otros casos como el Monumento a la Victoria, ubicado en Santa Cruz, aclaró que la Memoria Histórico contempla "excepciones" respecto a aquellas obras que puedan tener valor artístico. Especificó a modo de ejemplo que si los expertos consideran que esa fuente de la capital chicharrera tiene valores artísticos suficientes "hay que dar también cumplimiento a la normativa", además de que su autor, el escultor Juan de Ávalos, no tenía nada que ver con el régimen franquista, precisó.

Valbuena resaltó que el Cabildo ya ha cumplido con su responsabilidad de eliminar todo aquello que esté bajo su responsabilidad y que exalte la sublevación militar, la Guerra Civil y la represión de la dictadura franquista. Si bien reconoció que ha sido ahora cuando la Corporación insular se tomó "en serio" este asunto, ya que hace casi ocho años desde que la Institución aprobó la retirada del obelisco y hasta ayer no se había hecho, el consejero insular de Medio Ambiente declaró que la actuación de la Administración "debe servir de ejemplo para regidores municipales".

En su opinión, acabar con este tipo de objetos o menciones a favor del régimen es cosa de "voluntad política, y lo hemos demostrado con este símbolo". "Si el Cabildo pudo tirarlo, cualquier alcalde puede quitar estatuas, cambiar letreros..", dejó claro el responsable del área, para advertir de que "si no lo hacen es porque no quieren, no porque no se pueda". "Aquellos que no cumplan la Ley es porque no la quieren cumplir", sentenció Valbuena.

Por su parte, el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, también defendió que la desafectación de la zona como BIC no anulaba el derribo y declaró que con este paso lo que se ha hecho es "cumplir la ley".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine