Santa Cruz

Toca divertirse en otoño

Los alumnos del Colegio Gesta 25 de Julio de La Salud asan castañas y arrastran cacharros elaborados con latas para celebrar San Andrés

26.11.2015 | 13:06
Los estudiantes mientras arrastran sus cacharros.

Castañas asadas y cacharros hechos a mano con materiales reciclados para celebrar San Andrés. Los alumnos del Colegio Gesta 25 de Julio, en el barrio de La Salud, pudieron disfrutar ayer de una jornada diferente en la que aprendieron tradiciones pero también emplearon su creatividad, el ingenio y la imaginación.

El patio central del centro fue el escenario donde la mayor parte de los alumnos dieron rienda suelta a la diversión. Compartieron juntos un día especial, algo que muchos comenzaron en sus casas. La mayoría trajo ya elaborados sus cacharros, los mismos que arrastraron durante toda la jornada. Estaban hechos de latas de refresco -con el principal objetivo de hacer ruido- y atados con una cuerda.

Hay quienes trabajaron a conciencia, siempre con la ayuda de sus padres, para poder presentar ante sus compañeros y profesores, el mejor cacharro posible. Las cajas fabricadas con formas de camión e incluso una ristra de latas decoradas fueron la sensación del patio durante el recreo.

Celia Brenes, con siete años, realizó en casa su cacharro. "Dijeron cómo había que hacerlo en clase y mi familia me ayudó", explicó tras arrastrarlo durante el tiempo que duró el recreo. A media mañana ya la mayor parte de los alumnos habían pasado por la zona donde se asaban las castañas, menos llamativo y ruidoso para ellos, pero también una actividad entretenida. El calor acompañó al fresco que hacía a primera hora de la mañana, pero conforme el día avanzó, el sol tuvo cada vez más presencia. De hecho, más de uno se quitó la chaqueta del uniforme para poder pelar de forma cómoda la castaña y comérsela sin preocupaciones.

A Iván Alba le encantan las castañas. "No sabían que me gustaban tanto", dijo tras pedir para poder repetir. La mayoría de estudiantes decoraron un cono de papel o cartulina, en función de la destreza de cada uno, a modo de cucurucho donde poder contener la comida. "Es grande, pero no entran muchas", asumió este estudiante de ocho años.

El sabor este año de las castañas es incluso mejor que en temporadas anteriores. Una de las profesionales que acudieron ayer al colegio de La Salud para hacer una demostración a los jóvenes fue Ana María Domínguez. Lleva junto a su marido asando y recolectando castañas durante muchos años y acudir a un colegio a hacer una demostración de cómo se realiza todo el proceso de forma artesanal es siempre "todo un privilegio".

"Los niños agradecen lo que hacemos y para nosotros significa que conozcan un poco nuestra profesión, a lo que nos dedicamos a diario, siempre de forma tradicional, como lo hacían nuestros antepasados, pero siguiendo con todas las normativas de seguridad y salud, como la de no utilizar carbón normal, de piedra, y sí carbón vegetal que no es tóxico", explicó. Además, recordó que la producción de la castaña se realiza en tan solo dos meses, ya que como fruto de temporada, ese es el tiempo en el que se recoge.

Para todos

Caridad García tenía muy claro ayer que en el colegio se estaba celebrando el día de San Andrés. "Este año se ha hecho antes, pero es bueno porque así disfrutamos de una fiesta", señaló. Ylenia Alejandro, Asley Gaspar o Lionel del Pino son un grupo de alumnos de los más pequeños del centro. La jefa de estudios, María José Canteli, explicó que para los estudiantes de infantil se trabaja sobre todo "cuestiones relacionadas con la agricultura, para que conozcan de dónde salen los frutos, la naturaleza". Para los más grandes, el trabajo se centra más en las tradiciones, en detallarles cuál es el motivo por el que se conmemora San Andrés, "sobre todo, en los municipios del Norte de la Isla, donde el arrastre de cacharros es una fiesta tradicional", concretó la profesora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine