ÚLTIMA HORA
Susto en el Reina Sofía

Cuatro horas sin vuelos por un pinchazo

El reventón de las ruedas del tren de aterrizaje de un avión de Norwegian obliga a cerrar el aeropuerto Tenerife Sur de 9:15 a 13:30 horas

24.11.2015 | 13:08
Cuatro horas sin vuelos por un pinchazo
Varios vehículos de bomberos y AENA atienden ayer al Boeing de Norwegian en la pista del aeropuerto Tenerife Sur tras la rotura de las ruedas del tren de aterrizaje. | josé luis gonzález

Maletas por todos lados, restaurantes y cafeterías abarrotadas de gente y caras de resignación entre los pasajeros. El aeropuerto Tenerife Sur estuvo ayer inoperativo durante gran parte de la mañana por un incidente completamente ajeno a los gestores de la instalación. La avería de un avión de la compañía Norwegian, un Boeing 737-800, al sufrir el tren de aterrizado trasero el reventón de sus ruedas cuando la aeronave iba a despegar, provocó que el aeropuerto cerrara durante poco más de cuatro horas, desde las 9:15 hasta las 13:30 horas.

La pista del aeródromo tuvo que cerrarse al quedar el avión parado y sin opción de moverse. Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) informó de que el aparato, que hacía la ruta entre Tenerife y Berlín, con número de vuelo 5360, bloqueó la pista tras el reventón de dos de sus ruedas. Inmediatamente después fueron desalojados todos los pasajeros, la mayoría muy nerviosos por lo que acababa de pasar. Los llevaron directamente desde la pista hasta la terminal, entre la incertidumbre por desconocer exactamente qué había pasado y la tranquilidad de verse fuera del aparato, libres de peligro.

17.000 litros de combustible

Según informó AENA, la operación para retirar el avión de la única pista del Reina Sofía empezó vaciar unos 17.000 litros de queroseno de los depósitos de la nave. A continuación había dos posibilidades: cambiar las ruedas en la misma pista o llevarlo a la de rodadura, por donde se mueven los aviones para entrar en la pista principal. Finalmente, se optó por llevarlo a la zona de rodadura, pues era la opción más rápida para restablecer el tráfico aéreo para luego cambiar las ruedas en la plataforma.

Aunque en un principio se planteó desde AENA que la pista no volvería a estar operativa hasta bien entrada la tarde, pasadas las 19:00 horas, después de limpiar la zona afectada, trasladar el avión y comprobar que todo estaba en orden, la apertura se produjo a medio día, a eso de las 13:30. "Afortunadamente, los lunes son días flojos en este aeropuerto", según apuntaron varios dependientes de las tiendas que se encuentran en la zona de facturación.

A muchos afectados por los retrasos les devolvieron las maletas, que ya estaban facturadas, para que pudieran decidir si quedarse en casa o esperar para ser reubicados en un nuevo vuelo. "No cabía nadie dentro de la terminal y tuvieron que colocarlas por fuera", señaló Ramón Hernández, un conductor que recoge en micro a los pasajeros para llevarlos a los hoteles en los que se hospedan, casi siempre en el Sur. "Todo fue muy ordenado y la gente, dentro del caos inevitable, lo entendió todo bien", remarcó.

Desvíos a otras Islas

La pista quedó inoperativa y exactamente 30 vuelos tuvieron que ser desviados: 14 hasta el aeropuerto de Gran Canaria, 8 a Tenerife Norte, 6 a Fuerteventura y uno a Lanzarote y La Palma. A las cinco de la tarde, 26 de esos vuelos ya habían entrado en Tenerife Sur y los otros cuatro operaron en Tenerife Norte.

José Martorell estuvo durante todo el fin de semana en la Isla por trabajo y ayer, sobre las 14:00 horas, tenía que salir su vuelo en dirección a Barcelona. "No nos han explicado demasiado pero ya tenemos una hora de retraso", señaló. Desde la compañía, con la que volaba junto a su compañero de trabajo, solo les indicaron que debían estar pendiente a las pantallas informativas. "Lo peor es que tenemos un vuelo cuando lleguemos a Barcelona directo a Palma de Mallorca, que es de donde somos y hasta donde tenemos que llegar", señaló David Gil, su acompañante.

Quien se lo tuvo que tomar con un poco de calma fue Almudena de la Rosa. Su novio esperó durante más de una hora para poder facturar su maleta rumbo a Praga. "Ha estado estas semanas de vacaciones en la Isla y al menos este retraso lo tiene ahora que tiene que volver a su casa y no lo sufrió para llegar", expuso. La mayoría de los viajes que operan en el aeropuerto Tenerife Sur tienen destino en la Península pero sobre todo en el extranjero.

Testimonios de afectados

También hasta Praga viajaban ayer Esther y Laura Cangas. Su idea es pasar unos días en esta capital europea y ahora llegarán al menos con unas horas de retraso. "Esperamos que no se alargue demasiado porque perdemos horas en nuestro destino; ya estamos ajustadas de tiempo y perderlo cuando se ha pagado duele mucho", expuso Esther.

lgo más comprensiva se mostró su hermana, quien asumió que al tratarse de una avería solo se debe pensar en que "no ha pasado nada a los pasajeros". "Si en lugar de pasar cuando va a despegar se rompen las ruedas en el momento del aterrizaje podría haber sido una desgracia, así que las cosas pasan porque tienen que pasar", asumió la joven.

Laura Afonso llevaba desde las 11:00 horas trabajando y a medio día ya tenía ganas de acabar. "Está todo el mundo revolucionado y, aunque es normal, no se gana con estar tan nerviosos porque no se puede hacer nada para que todo sea más rápido", dijo. Las cafeterías no pararon de funcionar durante todo el día, tanto para tomarse un tentempié como para hacer tiempo para hacer la espera más llevadera.

Los mostradores para facturar, en el momento en el que se retomó el funcionamiento del aeropuerto, se llenaron de viajeros deseosos de coger su vuelo. "Podría haber sido peor y que nunca hubiéramos salido", valoró Jorge Urtasun. A falta de llegar a casa a la hora prevista, al menos "llegaremos cuando todavía es de día", bromeó no sin dejar claro que coger un avión después de los sucedido le ponía "muy nerviosos". Ya bien entrada la tarde se había recuperado la normalidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine