La vuelta al mundo en busca de las olas

El tinerfeño Alexis Álvarez lo dejó todo en la Isla para ir a Madagascar a hacer surf

23.11.2015 | 12:19

Con tan solo ocho años, Alexis Álvarez recibió su primera tabla de bodyboard. Ese regalo, que apenas sabía para qué servía, con el tiempo fue convirtiéndose en una afición diaria por la que recorrer las playas de la Isla y, desde hace unos años, por la que visitar los lugares más alejados del planeta para conseguir surfear las mejores olas.

Este tinerfeño, licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, está actualmente en Madagascar para cumplir su sueño: ser feliz rodeado de naturaleza y haciendo lo que más le gusta. Para llegar a él, dejó un puesto de trabajo como responsable de administración en una empresa de energías renovables. "Estaba muy bien pero desde siempre había querido dejarlo todo y viajar sin estar condicionado por el tiempo", afirma. Y lo ha conseguido, ya que Alexis y su novia Beni llegaron a Madagascar el pasado 27 de septiembre y ya tienen pensado su próximo destino, Sri Lanka, aunque entre medias harán una ruta por la costa oeste de India para buscar olas.

La decisión de ir a Madagascar fue casi por casualidad. "Estábamos buscando un destino y Madagascar sonaba lejano, salvaje, natural...", asegura. Por ello, no lo dudaron ni un momento, aunque la experiencia está siendo complicada. Cada día van a un lugar nuevo y si es en una ciudad pueden comer como turistas y contactar con la familia por internet. Sin embargo, si están fuera de los núcleos de población, tienen que vivir como locales. "Comemos en puestos callejeros o en hotely, casas típicas de comida, lo que conlleva algunos problemas de estómago". En cuanto al transporte en la isla, lo normal es que los jóvenes pasen entre 10 y 20 horas en taxi para llegar a las playas paradisíacas, incluso días si viajan hasta el Sur.

Ventajas e inconvenientes

Pero estos trayectos tan largos tienen su ventaja. En el camino a las playas hay paradas que no pueden faltar en bosques o selvas tropicales donde pueden ver lemures, camaleones o mariposas gigantes, entre otros. "Esta es otra de las razones por las que elegimos Madagascar", añade.

Su pasión por este deporte se ha convertido en su estilo de vida. "Para mí no solo es el hecho de coger olas; es estar ahí fuera. Miras a tu alrededor y solo ves el mar, las olas y la costa desde un punto de vista totalmente distinto. Esperas a que venga una ola buena, pasan pájaros, sientes el mar en tu piel y, si estas en un buen sitio, puedes apreciar cómo la naturaleza te abraza. Es en ese momento cuando conectas contigo mismo y te das cuenta de que estás haciendo lo que realmente quieres y, por ello, eres feliz en ese instante", aclara. Y es que es el contacto con la naturaleza lo que lo hace alejarse de cualquier problema. "El bodyboard supone para mí el equilibrio, el borrador de todos mis problemas, ese momento en que mi ser es libre", añade.

Y para poder vivir de su sueño y continuar viajando por el mundo, realizarán diferentes voluntariados en los que trabajarán a cambio de alojamiento y comida, si bien la idea de la pareja es ir cada cierto tiempo a lugares donde poder realizar pequeños trabajos remunerados.

En su larga lista de lugares visitados para surfear, se encuentran todas las Islas canarias, Portugal, Brasil, India, las Islas Andamán, Sumatra y Timor (Indonesia), Filipinas y Madagascar. De ellos, para practicar surf escoge Indonesia, donde "volveré para coger olas en zonas poco conocidas", afirma. Sin embargo, de Madagascar destaca "lo salvaje del lugar, que es un extra que para mí lo es todo".

En todos esos lugares ha vivido cosas que nunca olvidará pero, sobre todo, el día en el que "sabiendo que éramos los únicos extranjeros en Little Andaman, un grupos de locales se acercó hasta la orilla de la playa para ver que estaba haciendo ese loco extranjero y su novia con esa tabla", bromea.

Además, el tinerfeño cuenta las experiencias de sus viajes en su blog Planet of trip, que inició hace dos años tras volver de su último viaje a India y las Islas Andamán. "Siempre había escrito mis vivencias sobre los viajes, anécdotas, y creí que tenía que compartirlo con las personas a las que pudiera interesarle", afirma Alexis Álvarez. Así, comenzó otra aventura para que necesitó la ayuda de su pareja y algunos amigos, que colaboraron para darle forma. Ahora, espera que su blog "pueda servir a otras personas a ir a por sus sueños o, simplemente, como una guía de viajes y de olas". De hecho, la revista especializada en bodyboard RipTide lo ha citado y ha publicado sus fotos recientemente al hablar del descubrimiento de olas en Madagascar.

En un futuro, espera que Planet of trip pueda llegar a muchos más lugares y en diferentes idiomas y, sobre todo, Alexis Álvarez sueña con "montar un campamento de surf en algún sitio en el que mi corazón sea feliz, con olas y naturaleza".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine