Santa Cruz

Chucherías sabrosas... y optimistas

La tienda Sweet Pharm ofrece golosinas variadas en botes con mensajes positivos para potenciar el amor, la salud o los negocios

22.11.2015 | 12:56
A la izquierda, la propietaria de Sweet Pharm, Elisa González, junto con una de las trabajadoras, Naomi Cordobés.

Han llegado a Santa Cruz las golosinas optimistas, chuches deliciosas con un mensaje positivo. Esa es la mentalidad con la que abrió sus puertas hace unas semanas la pequeña tienda Sweet Pharm, una botica para los más golosos en plena capital chicharrera.

Elisa González es la emprendedora que se ha lanzado a la aventura de abrir este pequeño comercio en el número 18 de la calle Costa y Grijalba. Reconoce que a ella no le gustan demasiado estos manjares dulces pero, aún así, no pudo evitar abrir esta tienda, que desprende positividad en cada uno de sus rincones, plagados de apetitosas chucherías. La tienda lleva abierta desde el 7 de septiembre pero es ahora cuando comienza a hacerse un nombre entre los más golosos de la capital. Además, la cercanía de la Navidad hace que cada vez sean más los que acuden al local para realizar un dulce regalo.

Todas las golosinas que se pueden comprar en Sweet Pharm están libres de gluten, excepto las regalices. Y es que, explica la propietaria de este comercio, con la apertura del negocio ha descubierto los numeroso los menores que son celiacos y destaca lo mucho que le ha sorprendido ver lo concienciados que están con su enfermedad. Además, la tienda ofrece dulces sin azúcar, naturales, ecológicos e, incluso, veganos. Así, nadie tiene excusa para no comprar una pequeña cajita.

Este sector se renueva permanentemente y por eso en esta tienda se pueden encontrar golosinas de lo más variadas. A las nubes, las regalices y las típicas gominolas que marcaron la infancia de muchos ahora se unen las arañas rellenas, guindillas con su característico sabor picante ?y piezas de todos los colores y sabores imaginables. Además, en las próximas semanas esperan poder ofrecer a sus clientes las golosinas americanas Jelly Belly.

Los clientes pueden comprar las golosinas a granel o en uno de los originales envases que imitan botes de medicina. Los clientes pueden adquirir las golosinas dentro de pastilleros con divertidas caras, en cajas en forma de corazón o a través de pequeños biberones. Existen pequeños recipientes de 500 mililitros que tienen un precio de 2,50 euros, mientras que los botes de un kilo de peso cuestan 25 euros. Además, Sweet Pharm tiene otros recipientes para los más golosos de hasta un kilo y medio de capacidad, aunque, reconocen las trabajadoras de la tienda, aún no hay llegado ningún cliente tan amante de las golosinas como para hacerse con este producto. Además, los que deseen comprar golosinas a granel lo podrán hacer por 1,5 euros los 100 gramos de dulces normales; las naturales, veganas y ecológicas cuestan 2,5 euros; y, por último, las pastillas sin azúcar son las más caras, con un precio de 3,1 euros.

Hasta el momento, han sido diferentes los eventos para los que han prestado sus servicios. Elisa González destaca un congreso de oftalmología para el que sirvieron grandes tarros llenos de ojos de gominolas acompañados de un mensaje que rezaba: Contra el mal de ojo.

A pesar de la cercanía de esta tienda con un colegio, no son los niños los que más consumen estos productos. Ellos prefieren las chucherías a granel y son los adultos los que están descubriendo el potencial de este sector. Sobre todo, los hombres. Así, son muchos los que llegan a Sweet Pharm en busca de un detalle para sus parejas.

Un simple Te quiero o un más rebuscado No es que seas especial, eres edición limitada son algunos de los mensajes favoritos de los chicos para sus parejas. Aunque, explica Elisa González, los hombres también se animan a hacer estos dulces regalos a sus madres y, para ellas, los mensajes más utilizados son los de Súper Mamá o Súper Mujer. Pero los mensajes están pensados para cualquier perfil. Así, versan sobre el amor, la salud, el amor, el dinero e, incluso, para los más lanzados, los hay con alto contenido sexual.

Sweet Pharm abre de lunes a viernes, de ocho de la mañana a ocho de la tarde. Su único objetivo es el de ofrecer un tratamiento positivo a todo aquel que entre por su puerta porque, como reconoce Elisa González con una sonrisa en los labios, "estos dulces dan un subidón mayor que el que te puede dar cualquier medicamento".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine