La Laguna

Díaz advierte que no consentirá que las obras en la TF-5 perjudiquen a la ciudad

El alcalde lamenta que el Cabildo no haya contado con el Consistorio en el encuentro con la ULL y el HUC

16.11.2015 | 02:00
José Alberto Díaz, alcalde de La Laguna.

El alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, advirtió ayer que no está dispuesto a consentir que alguna de las medidas planteadas para reducir las colas en la autopista TF-5 "mermen la conectividad de este municipio". El edil nacionalista habló de la batería de actuaciones anunciadas tanto por el Cabildo de Tenerife como por el Gobierno de Canarias para uno de los mayores problemas de la Isla: las colas que a diario se producen en la vía que conecta a los municipios del Norte con el área metropolitana.

"Desde el Ayuntamiento únicamente vamos a admitir las medidas o actuaciones que estén consensuadas con este municipio y que, por supuesto, no disminuyan la capacidad de movilidad de nuestros vecinos y de los miles de personas que a diario se desplazan hasta nuestra ciudad", indicó el alcalde.

Esta misma semana, el Cabildo de Tenerife convocó una reunión a a la que asistieron, entre otros, representantes de la Universidad de La Laguna (ULL), del Hospital Universitario de Canarias (HUC) y de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE). Sin embargo, el principal mandatario lagunero reconoció ayer que la institución que lidera no fue convocada. "No fuimos invitados y está claro que deberíamos haber estado ahí porque nuestra opinión es decisiva en cualquier alternativa que se presente para tratar de reducir los atascos".

Díaz, que antes de alcalde fue el responsable local del departamento de Seguridad y Movilidad, recordó que La Laguna es el municipio más afectado por los embotellamientos. "Desde Guamasa hasta el Hospital hay cerca de once puntos conflictivos para el tráfico y todo lo que se vaya a hacer en esta zona puede se perjudicial para los laguneros", advirtió.

Asimismo, el alcalde lagunero recordó que también está trabajando para que se pueda eliminar el proyecto de la Vía Exterior, uno de los mayores condicionantes para el futuro del suelo rural lagunero. El líder nacionalista quiere evitar que esa vía se lleve a cabo y eliminarla, asimismo, de la redacción del Plan General de Ordenación, actualmente en proceso de revisión. "Luego se podrán estudiar otras alternativas pero el proyecto actual de la llamada Vía Exterior tiene que ser retirado. Ya he mantenido una reunión con el presindente del Cabildo, Carlos Alonso, para tratar este asunto", explicó.

En enero pasado, el entonces consejero insular de Carrereras, José Luis Delgado (ahora director general de Infraestructura Viaria del Gobierno de Canarias) propuso cerrar siete de los once enlaces laguneros con la autopista del Norte. Finalmente, y tras la negativa del Consistorio a que se llevar a cabo ese proyecto, se acordó una serie de intervenciones. De ellas, según recordó ayer el alcalde de La Laguna, falta todavía la mejora de la entrada a El Coromoto, donde se pretendía hacer una rotonda, y el acceso hacia la antigua estación de guaguas de San Benito.

El viernes pasado, la institución insular anunció una partida de diez millones de euros para una batería de medidas que incluyen la habilitación de un carril exclusivo para el transporte público en la rotonda del Padre Anchieta y una obra en la de Las Chumberas, punto negro por excelencia del tráfico insular. Allí, los técnicos insulares tienen la intención de cerrar el acceso directo a la zona y trasladarlo hacia la glorieta que hay sobre la TF-2. Este anuncio coincide también con la intención de Delgado de analizar la posibilidad de soterrar la futura variante de Los Rodeos, la vía gestada dentro del Plan de Ordenación de las Infraestructurasd Viarias Metropolitadas para derivar el tráfico de la TF-5 a su paso por el municipio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine