Santa Cruz

Una gran marcha exige en la capital que se cumplan las leyes para la discapacidad

Mil personas recorren las calles del centro de la ciudad para pedir su "inclusión real" en la sociedad

15.11.2015 | 02:43
La actuación de Las Marchilongas junto a la fachada del Ayuntamiento.

Unas mil personas recorrieron ayer las principales calles de la capital para exigir el cumplimiento efectivo de las leyes que amparan los derechos de las personas con algún tipo de discapacidad. Fue, en concreto, la cuarta Marcha por los Derechos de las Personas con Discapacidad que, ayudados por algunas murgas del Carnaval chicharrero, quisieron hacer visibles sus problemas.

La manifestación, prevista para las 11:30 horas de la mañana en la Plaza Weyler, comenzó con un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del atentado ocurrido el viernes noche en París. Después, se leyó el manifiesto que resume las reivindicaciones de personas ciegas, sordas o con algún tipo de discapacidad motora de la Isla. "Las personas con discapacidad seguimos igual, reclamando el respeto a los derechos que nos concede la legislación vigente y reclamando el respeto a la ley. Canarias no puede continuar el camino del futuro si no incluye verdaderas políticas de atención a la discapacidad y si no respeta ni hace respetar las leyes que los amparan", aseguraron. Vestidos de naranja, el color escogido también por los profesionales de los servicios sociales en sus manifestaciones , enfilaron la calle Méndez Núñez al grito de "estamos aquí, seguimos igual".

Ana Mengíbar, presidenta de la asociación Queremos Movernos, fue la encargada de organizar la marcha para evitar problemas en el recorrido. "Primero las personas invidentes con sus perros y las sillas de rueda", explicó.

Junto al Ayuntamiento de Santa Cruz, las componentes de la murga Las Marchilongas esperaban a los manifestantes para dedicarles su pasacalle y su despedida. Los organizadores del encuentro agradecieron la asistencia del grupo lagunero con vítores y aplausos. "Las murgas son solidarias. Fueron ellas las que instauraron la costumbre de que hubiera un intérprete del lenguaje de signos en sus actuaciones y ya es algo oficial, gracias a ellas el Carnaval llega a todos", recordó Raúl Cordero, de la Plataforma Tenerife Discapacidad.
Los colectivos reunidos para la marcha solidaria demandaron su "inclusión real y efectiva en la sociedad para ser ciudadanos como los demás. No se trata de privilegios, se trata de los derechos que contempla la legislación vigente". Entre sus peticiones está la constitución de la comisión de trabajo "prometida por el presidente del Gobierno" para estudiar las distintas alternativas residenciales. "Tenemos derecho a tener lugares donde vivir dignamente", aseguraron.

Tanto Cordero como su compañero Juan Carlos Griño insistieron en que, en todo el Archipiélago, apenas existen 5.000 plazas de servicios de día para un total de 160.000 personas dependientes. "Estamos hablando de centros, residencias, pisos, proyectos formativos, etc...", matizaron. Asimismo, recordaron que "pese a que el Gobierno de Canarias ha anunciado recientemente un aumento de dos millones de euros en el presupuesto para la atención a la discapacidad lo cierto es que ese aumento servirá para cubrir los costes salariales de una actualización del convenio de los empleados que desempeñan estos servicios, que es una cuestión obligada por ley".

Mientras, tanto el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, como el concejal de Medio Ambiente y Sanidad, Carlos Correa, acompañaron la marcha. El recorrido se detuvo, de nuevo, junto a la iglesia de El Pilar, donde los Diablos Locos protagonizaron la segunda actuación de la mañana. "Evidentemente, las personas que tenemos algún tipo de discapacidad lo que pedimos es que se cumplan con las leyes. Y no solo lo que afecta a los derechos que nos amparan sino también a cuestiones de educación", indicó el edil popular. "Desde los ayuntamientos también podemos hacer mucho pero creo que también hay que mejorar las leyes", añadió.

Mientras, los asistentes a la concentración también dieron su opinión sobre las dificultades que deben superar en su día a día. Ana Escobar, por ejemplo, lamentó que "todavía haya determinados comercios a los que no podemos acceder con las sillas de rueda y las barreras arquitectónicas en las calles son aún un asunto pendiente". Por su parte, la presidenta de la Asociación Canaria de Usuarios de Perros Guías, Sandra Santana, también indicó que "en los pasos de peatones, cuando no hay petril, nuestros perros no pueden marcarnos bien la parada y por eso sería necesario la instalación de unas marcas específicas".

El recorrido terminó en la plaza de La Candelaria con la actuación de Los Mamelucos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine