Accesibilidad

Una recompensa para los perros guía

Un grupo de canes que orientan a invidentes disfruta de un día de playa en Las Teresitas - Los animales realizan su tarea durante las 24 horas del día

08.11.2015 | 14:21
Una recompensa para los perros guía
Aunque uno de los principales objetivos de la jornada de ayer era que los perros guías tuvieran unas horas de libertad, la mayoría de los lazarillos no estuvieron demasiado tiempo lejos de sus propietarios.

Llegaron, olisquearon la arena, les quitaron la correa y directos al agua. Un grupo de perros guía se sintieron ayer libres al menos por unas horas. Disfrutaron, corrieron y jugaron. Aunque el objetivo era que tuvieran una jornada dedicada a ellos, sin pensar en el trabajo que tienen asignado durante las 24 horas del día, la mayoría no se alejó de su propietario durante demasiado tiempo. La responsabilidad les puede.
La playa de Las Teresitas fue el escenario que la Asociación de Usuarios de Perros Guía de Canarias (Aupcan) escogió para la ocasión.
Sandra Santana, presidenta de este colectivo, agradeció al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife que habilitase un espacio junto a la Cruz Roja para que los canes pudieran tener una "justa recompensa" a lo que hacen cada día por ellos. "Es una jornada distinta que demuestra que la convivencia con los perros guía evoluciona y que cada vez son más personas las que entienden lo que significan para nuestra integración en la vida cotidiana, la seguridad que nos proporciona ir con ellos y cómo nos ayudan a que tengamos la posibilidad de disfrutar de un maravilloso día de playa en pleno noviembre", remarcó.

"Nosotros podemos venir a la playa con nuestros perros, igual que podemos por ley ir a todos lados con ellos; sin embargo, no podemos soltarlos porque siempre tienen que estar amarrados", concretó Santana. "No disfrutan como se merece y no es justo para ellos, ni para ningún animal", sentenció. Aunque aun quedan algunas personas que no conocen "la importancia" de estos animales para las personas invidentes, "cada vez son menos las quejas a las que nos tenemos que enfrentar", reconoció la presidenta de Aupcan.

Repetir

Carlos Correa, concejal de Accesibilidad y Medio Ambiente, aseguró que la de ayer fue una jornada en la que los perros "pueden realizar un descanso en su actividad diaria, ya que ellos sí que trabajan a diario y sin apenas días libres". En este sentido, reconoció que los animales "han disfrutado muchísimo" por lo que no dudó en anunciar que desde el Consistorio están "abiertos a repetir este tipo de iniciativas cada vez que sea necesario ya que la gente debe concienciarse de que los perros guía no son mascotas, sino herramientas que propician que los invidentes puedan disfrutar de una mayor libertad". "Estos maravillosos animales realizan una labor encomiable gracias al eficaz entrenamiento que tienen desde que son cachorros y, por eso, hay que facilitarles siempre el acceso a cualquier recinto, comercio o medio de transporte público", concretó Correa.

El edil del Partido Popular anunció que de cara a 2016 muchas de las barreras que existen en Las Teresitas se eliminarán. "No puede ser que para llegar hasta la playa se tenga que caminar sobre maderas con tanta separación; no está bien adaptado ni para una persona que no puede ver con su bastón ni tampoco para quienes van en sillas de ruedas", matizó. "Aunque la playa se está mejorando es cierto que hay que seguir haciéndolo y estamos trabajando para ello", valoró.

La mayor parte de estos perros empiezan a hacer de lazarillos antes de cumplir los dos años. La ONCE les facilita a quienes lo solicitan un perro guía y desde ese momento se convierten en su mejor amigo. "Para mi es como un miembro más de la familia; está conmigo las 24 horas, todo el día, y no me deja ni un momento", explicó José Claudio Suárez, quien tiene en Astor al mejor compañero posible. "Lleva conmigo siete años y espero que dure mucho", dejó claro. Perro y dueño llegaron a Las Teresitas desde Icod de Los Vinos para que su mascota pudiera disfrutar. "Ojalá allá se pudiera hacer, pero las playas no son buenas, porque hay muchos riscos", subrayó. Mientras Astor paseaba por la arena, este vecino devoraba una novela. "Sé leer braille en alemán, francés, inglés y español; hay que aprovechar el tiempo", bromeó.

Naiara González ya no sabe que hacer. "Italia es vaga hasta para jugar", se rió. "Estoy todo el día con ella y no imagino mi vida sin que esté conmigo; se les coge mucho cariño, por la compañía y por su ayuda incondicional", asumió. "Es muy tranquila y le da miedo el agua, por eso no se separa de mí", relató esta joven que convive con su perra desde hace cuatro años.

Aunque Shiloh está a nombre de su mujer, Antonio Rodríguez lo cuida, pasea y le da tanto cariño a su perros como ella. "Estar aquí en la playa es un alivio para ellos, porque siempre están al pie del cañón, ayudando en lo que pueden, porque están formados para eso", dijo.
La mayoría de estos perros nacen y se forman en la misma escuela en Madrid. Toda su vida está destinada a ser lazarillos. Tras pasar un tiempo con una familia de acogida se les destina a su usuario, al que acompañará hasta que se jubile. A los 10 años se les realiza una valoración y, como muy tarde, dejan de prestar servicio cuando cumplen 12.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine