Carlos Alonso: "Profesores podrán dar clases fuera en 2016 para mejorar su nivel de idiomas"

"La idea es que la acción piloto sea con 15 ó 20 maestros, que se intercambiarán con educadores extranjeros durante un año lectivo", indica el presidente del Cabildo de Tenerife

08.11.2015 | 12:54
Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife.

Cuando cogió el bastón de mando tras las pasadas elecciones de mayo, el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, ya tenía clara una de las áreas que iba a crear dentro del nuevo Gobierno insular: Tenerife 2030. Este departamento une Innovación, Educación, Cultura y Deportes y su reto, tal y como comenta, es que la Corporación insular pueda implicarse más en la formación y capacitación futura de los jóvenes para que, dentro de 15 años, puedan disfrutar de una isla más competitiva. Para lograrlo, la Institución tiene en mente un mayor esfuerzo inversor centrado en los estudiantes en el que las becas tendrán uno de los papeles protagonistas.

En multitud de ocasiones ha dicho que Tenerife 2030 va a tener un papel importante en este mandato. ¿Qué peso tendrá en los próximos presupuestos?

No puedo anticipar la cifra porque se está elaborando en estos momentos. Hacienda lo está coordinando con todas las áreas pero va a crecer bastante en la capacidad que tenemos para las becas, innovación, deportes y también en cultura; creo que incluso casi hasta el doble de lo que tiene actualmente. El objetivo es ser muy ambiciosos progresivamente en estos cuatro años. Por ejemplo, en becas de inmersión lingüística ahora estamos hablando de 200 para el año que viene que se van a duplicar respecto a este ejercicio pero el objetivo es tener 1.000 para final de mandato. Eso supone multiplicarlas por cinco.

¿Cuál de las cuatro áreas de Tenerife 2030 tendrá mayor peso?

Son equivalentes. Hay áreas consolidadas desde el punto de vista de acciones que hacemos y presupuesto, como Deportes, en donde tenemos que hacer mejoras en las cosas que hacemos e incorporar a jóvenes de entre 15 y 30 años a actividades deportivas. Hay otras actividades que son nuevas y vamos a tener más esfuerzos. No diría que una es más importante que otra. Para nosotros es importante fomentar la creatividad, que está vinculada a la cultura, y aumentar el deporte como vehículo para implantar valores en la educación, en la formación de la persona. Toda la parte de educación va a crecer muchísimo porque queremos apostar por la educación complementaria de idiomas y prácticas profesionales. El área de Innovación, que ya tiene un peso específico, va a crecer en contenidos. Fomentaremos la innovación desde la Universidad y eso supone apoyar el conocimiento en las personas, no solo en las infraestructuras.

En ocasiones ha plasmado la idea del intercambio de profesores extranjeros con los de aquí. ¿Se pondrá en marcha en 2016?

En el curso 2016/2017. La idea es desarrollar un programa de intercambio de profesores que quieran mejorar su nivel de idiomas, de forma que estén un año lectivo en el extranjero mejorando su nivel y trayendo un profesor nativo que dé una materia troncal en la Isla, en un instituto o colegio. Que empiece a dar Matemáticas en inglés a esos alumnos. Ese programa va a permitir que esos estudiantes mejoren su nivel de idiomas y que el profesor, a su vez, pueda impartir esa materia en una lengua extranjera, con lo cual consolidamos la formación del profesorado. Es verdad que tenemos que tener el acuerdo de la Consejería. Ya hemos hablado con ellos en una reunión que tuvimos hace 20 días y lo ven positivo. Será cuestión de articularlo para que sea conforme a la ordenación educativa.

¿Cuántos beneficiarios esperan tener para el próximo curso?

Todavía no lo tenemos definido. Primero vamos a hacer una acción piloto, como hicimos con las becas de inmersión lingüística, así que serán unos 15 o 20 profesores.

¿Se dará algún tipo de beca a universitarios o personas en desempleo para que mejoren su nivel de idiomas?

Sí. Dentro del ámbito de la mejora del conocimiento de idiomas, tenemos las becas de inmersión de Formación Profesional (FP) que queremos aumentar; prácticas en el extranjero de forma que el alumno de FP haga seis meses de prácticas, con lo cual fomenta su nivel de idiomas y la práctica laboral; y queremos hacer mejoras en el conocimiento de idiomas de los universitarios que quieren acceder a un posgrado y que necesitan un nivel de idioma B1, que es bastante alto y hoy por hoy muchos no cumplen. Por eso no pueden acceder a títulos de máster. Para los titulados que empiecen a trabajar, vamos a incrementar, ya que ya hemos hecho acciones piloto, las prácticas profesionales en el extranjero, sobre todo en los países de nuestro entorno, como los africanos, tanto para sostener proyectos de cooperación, de forma que demos una ayuda a una ONG para hacer un proyecto de cooperación y esa ayuda que sea ponerle un profesional que tenga una beca de prácticas durante un tiempo para colaborar o trabajar en ese proyecto de colaboración, o en empresas, como hemos hecho con Marruecos o Senegal.

¿Se crearán becas nuevas o complementarias a las que ya existen por parte de otras administraciones?

Una de las cosas que hemos visto en las becas universitarias es que a veces lo que estamos haciendo es, entre comillas, becando al Estado, porque el alumno que recibe la beca del Cabildo la podía tener también del Gobierno central y decide coger la insular y, por tanto, le estamos ahorrando dinero al Estado. Lo que queremos hacer es transformar las becas universitarias de manera que sean complementarias a las que la Comunidad Autónoma y el Estado dan y centrarnos también en becas de posgrado. El objetivo es que a medio plazo las subvenciones estén orientadas a ser complementarias a las de esas administraciones. Gastando lo mismo podremos llegar a más personas cubriendo costes adicionales que tienen, como viajes, libros, etcétera, que hoy el Ministerio no paga.

¿Otros ejemplos?

Está el grado y el posgrado. Lo que queremos hacer con las de grado es cambiarlas. En vez de dar becas para realizar estudios, que sean complementarias y eso también ayuda a evitar los problemas que hay con los retrasos en los pagos. Hay varias administraciones que dan becas y el beneficiario tiene que renunciar a una u otra para recibir el ingreso. Eso produce demoras. Luego, vamos a mantener las de posgrado porque ahí sí vemos que necesitamos apoyo en la especialización de los alumnos que estudian fuera de la Isla. La Universidad de La Laguna (ULL) y la de La Orotava tienen un catálogo de estudios bastante completo a nivel de grado pero necesitamos apoyar más los estudios de posgrados de los estudiantes que salen fuera. Es un cambio en la inversión total de becas universitarias.

Entonces, hablando de las becas a nivel global, el peso que tendrán para 2016 será importante. ¿Se duplicará el presupuesto?

Todavía no puedo dar una cifra exacta pero sí va a aumentar. No tanto las becas universitarias como el resto de becas, como las de educación especial que queremos incrementar –unas ayudas para las personas que tienen dificultades para seguir los estudios porque tienen alguna discapacidad–, las becas de FP, de inmersión lingüística... Subirán significativamente.

Defiende la introducción de grados de formación dual. ¿En qué ha pensado?

Bueno, básicamente la primera etapa, que nos está costando más de lo que quisiéramos, es en los estudios de turismo. Estamos trabajando con el Gobierno alemán y con el Colegio Alemán pero todavía tenemos dificultades para la homologación de los estudios. El objetivo sería tener un título de grado de Formación Profesional Superior, que son tres años en FP de título de turismo. El concepto de la formación dual es bastante ambicioso porque lo que se busca es que la formación se haga en los centros de trabajo y que la formación teórica sea complementaria, y se daría en el aula. La formación fundamental, sin embargo, sería práctica. Los alumnos tendrían un contrato de trabajo de aprendizaje, rotarían en los departamentos del centro y de la actividad turística, y durante tres años también recibirían formación en idiomas. Ese sería el primer título que queremos sacar adelante, pero después están otros que estamos ya mirando, como profesiones más vinculadas a maquinaria y el sector industrial. En principio, nos vamos a concentrar en estos primeros años en sacar el de turismo.

En el caso de centros escolares, ¿aumentarán las actividades formativas escolares para el próximo ejercicio?

Sí. Queremos también cambiar el concepto de las actividades extraescolares. Muchas veces son actividades accesorias y el objetivo es hacer programas más completos con cuatro objetivos: mejorar la formación en materia de emprendimiento, inculcarlo, mejorar las capacidades creativas del alumno y orientarlas a la innovación y la sostenibilidad. Esos son los cuatro ejes que vertebran las actividades complementarias.
Queremos hacer una oferta integral, que no sea solo una visita al museo, sino que forme parte del proyecto educativo y del aula del centro.
También hay que coordinar mejor la oferta, buscar una mayor implicación, y buscar una interlocución con la comunidad educativa, porque a nivel insular no existe y queremos una mayor implicación de los centros. También ser más homogéneos en la forma en la que se den actividades. Por ejemplo, en algunas de las que damos ahora pagamos el transporte y en otras no, y queremos que la oferta sea homogénea en costes y que tenga en cuenta aquellos escolares con menos recursos, que pese a las dificultades de renta puedan seguir en la actividad escolar que tengamos.

¿Cree que Tenerife ha sufrido una grave fuga de cerebros? ¿Confía en que regresen?

En la crisis hemos tenido pérdidas importantes, efectivamente, de jóvenes educados, formados, que se han ido a buscar trabajo fuera y eso es uno de los efectos negativos de la crisis. Lo que queremos es tener oportunidades para atraer de nuevo ese capital generando oportunidades de empleo y para eso hay que trabajar la cualificación en los sectores vinculados a la innovación, la tecnología e incluso en el sector industrial. Eso está entre los objetivos de Tenerife 2030. Estamos creando un centro de servicios para desarrollar aplicaciones de software con datos, el proyecto que tenemos también para la animación en 3D, proyectos sobre la mano de obra vinculada a los astilleros... Todos esos son proyectos que queremos desarrollar para personas cualificadas y que también pueden ser un polo de atracción de empleo.

Cuando Nolan Bushnell, pionero del mundo de los videojuegos y fundador de la empresa Atari, visitó la Isla indicó que las universidades deberían orientarse más al negocio y lograr mejores ingenieros informáticos. ¿Comparte su idea?

Sí. De hecho trabajamos en eso. El proyecto que tenemos con Atos trata de completar la formación de ingenieros informáticos para darles un complemento de formación y que tengan trabajo. Me parece correcto lo que propone y es lo que estamos haciendo con esa formación complementaria a ingenieros informáticos y titulados en FP 2 Informático, donde estamos dando formación complementaria vinculada a la inserción en el centro de desarrollo de aplicaciones de Atos. Ya hemos hecho una formación a 50 personas, de los cuales 40 han sido contratados. Estamos en una segunda tanda y el objetivo es que a principios del año que viene tengamos del orden de 100 personas empleadas en el proyecto.

¿Cree que la Universidad debería reorientar la formación que da a los estudiantes teniendo en cuenta la actividad económica que se genera en la Isla?

Lo que tenemos que hacer es insistir en la formación técnica, que van a seguir demandando los profesionales en el futuro, y para eso la Universidad tiene que seguir apostando por ese tipo de carreras. También aumentar el nivel de contactos con el sector empresarial, tanto a través de prácticas como a través de los proyectos de grado y posgrado, donde los alumnos tienen que realizar un proyecto de fin de carrera que debe ser eminentemente práctico y con mucho contacto con la realidad empresarial. De hecho, lo que estamos ideando en ese ámbito es una oficina de proyectos relacionada con la innovación y que vincule más la Universidad con el sector empresarial. Eso creo que es clave.

Nolan Bushnell también hablaba del handicap que tienen los emprendedores españoles al tener que desembolsar una cantidad inicial de dinero para poder desarrollar su propia empresa. ¿Desde el Cabildo se darán ayudas para esto?

No se trata tanto de dar ayudas desde el punto de vista de aportar capital a esas empresas, porque tal vez el Cabildo no tiene el olfato suficiente para decir lo que es rentable y lo que no, pero sí de estimular al sector empresarial, que al final es donde está el dinero, el capital, para que apueste por esos proyectos. Que se apueste por proyectos de innovación. Eso es lo que hacemos con Tenerife Invierte y es por lo que queremos apostar. De hecho, el convenio que tenemos con la Escuela de Organización Industrial (EOI), que lo acabamos de firmar hace unas semanas, está vinculado a fomentar y potenciar Tenerife Invierte como un lugar donde el empresario se pone de acuerdo con el emprendedor para desarrollar ideas innovadoras, una especie de incentivo de esos capitales. No se trata de dar dinero público al emprendedor, sino de ayudar a que el emprendedor consiga capital privado en el desarrollo.

¿Qué papel jugará el proyecto Smart Island en esta idea de la que habla?

En el futuro, los territorios que tienen una mayor densidad de datos, de información digital, van a ser los más competitivos. Muchas veces vinculamos la competitividad a las infraestructuras que tienen: puertos, buenas carreteras, suelo industrial... Eso va a seguir siendo importante pero también se deben tener no solo infraestructuras sino un nivel de datos, de economía digital, muy denso y fuerte. Cuando tienes una calle o un puerto, eso abre negocios, tiendas, industrias... Genera actividad económica y empleo. Por eso las infraestructuras son importantes. En el futuro, tener datos de nuestro territorio, de nuestra economía, va a atraer empresas, porque va a generar aplicaciones que reproducen esos datos y generan actividad económica y empleo. Eso es por lo que tenemos que apostar y eso es Smart Island. Eso es Tenerife Digital, que en los próximos 10 años va a ser un factor muy importante de la competitividad del territorio.

¿Y qué papel jugará el Parque Científico Tecnológico?

Es un suelo industrial con unas capacidades de infraestructuras para atraer proyectos de empresas innovadores, tecnológicos. El parque tiene que jugar un papel en toda la dinámica de la innovación, fomentar que la Universidad tenga más contacto con la realidad empresarial y apoyar la excelencia y el desarrollo de carreras profesionales de científicos y tecnólogos. Fomentar la vocación científica y todo lo que tiene que ver con la innovación en los años escolares es importante. El ITER, Parque Tecnológico, TEA, Auditorio e Ideco son los brazos armados de Tenerife 2030 en los distintos ámbitos: cultura, deportes, innovación y educación.

¿Hay empresas interesadas en instalarse en el Parque Científico de Cuevas Blancas?

Tenemos algunas propuestas pero no son firmes. Nos hemos ocupado más en la construcción de las infraestructuras y no tanto en la captación de empresas. Ahora el Parque se va a dotar de más personal para hacer una acción más comercial y ese será un trabajo que va a tener que desarrollar a partir del año que viene.

Detecta una reducción de la práctica deportiva entre los 15 y 30 años. ¿Cómo fomentarlo?

El Cabildo tradicionalmente ha invertido mucho en juegos escolares hasta los 14 años. La desconexión de los estudiantes del deporte se produce antes. Eso es algo que han detectado las federaciones y clubes, que baja mucho la práctica de deportes a partir de los 15 años. Bajan las fichas federativas y, por eso, vamos a hacer un proyecto especial para a partir de esa edad. En el curso pasado empezados con algunas actividades, como atletismo, y ahora queremos extenderla a partir de enero con mas disciplinas. Después vendrían los Juegos Máster, que es mantener la práctica a partir de los 35 años.

Antes hablaba de la importancia de la creatividad. ¿Hay oportunidades suficientes en la Isla para fomentar esta capacidad?

Tenemos que trabajarla más pero el Cabildo ha hecho proyectos muy interesantes en ese ámbito, como Musical.IES, todo lo que realiza en torno al festival de la ópera, donde se está produciendo obra propia. Ahora vamos a sacar un proyecto mucho más potente para TEA en la didáctica.
También cambiaremos la didáctica vinculada a la Orquesta Sinfónica. Creo que se pueden generar más oportunidades. El mundo futuro es más global, donde las tendencias culturales son más globales y, si somos capaces de diferenciarnos, eso va a ser valorado. Es una manera de competir en el futuro, ser distintos y, para eso, es importante la creatividad y la innovación. Por eso forman parte de Tenerife 2030.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine