Quién es quién en el callejero

El pequeño gran puntal

El pabellón de Somosierra lleva el nombre de Francisco Marrero, conocido como 'Pancho Camurria', gloria de la lucha canaria

20.11.2015 | 16:32
El barrio de Somosierra alberga el pabellón de deportes Pancho Camurria.

Lucharon por el municipio, brillaron en sus campos o simplemente fueron vecinos humildes que por su generosidad merecieron el homenaje de Santa Cruz de Tenerife con una calle, plaza o parque con su nombre. Pero, ¿quién es quién en el callejero de la capital? la opinión de tenerife hace un recorrido por el mapa de Santa Cruz para ponerle cara a esos cientos de nombres y apellidos, muchos lamentablemente desconocidos. Hoy le toca el turno a Francisco Marrero, más conocido como Pancho Camurria, un experto en lucha canaria que le da nombre a un pabellón en Santa Cruz.

A Francisco Marrero sus contrincantes no le duraban demasiado. Derribó a todos los luchadores de su época, algo difícil de creer dada su corta estatura y su poco peso. Ganó incluso a hombres que le doblaban en peso. Pancho Camurria, apodo por el que todos le conocían, llevó el nombre de la lucha canaria a lo más alto, motivo por el que el municipio de Santa Cruz de Tenerife decidió homenajearle poniéndole su nombre a un terrero en el municipio.

Nació en el barrio de El Toscal en 1912. Su padre era de Tenerife y su madre, de Fuerteventura. Muy pronto se trasladó a la zona de Los Llanos, donde pasó la mayor parte de su infancia. Fue el más pequeño de cuatro hermanos. Según apuntan los expertos en lucha canaria, el apodo le viene de su propia familia. A un pariente suyo, que trasladaba a jóvenes y niños hasta los terreros de lucha para que disfrutaran del espectáculo, le preguntaban que adónde iba con esa camurriada de chiquillos.

Cuando tenía tan solo 16 años debutó como luchador y desde un principio apuntó buenas maneras. Permaneció en activo durante más de 20 años. En el momento de su retirada se le rindió homenaje tanto en Tenerife y como en Las Palmas. Los que conocen este deporte apuntan a su genio y su excelente preparación física, algo que utilizaba siempre como última opción. Sus mañas preferidas fueron el toque por dentro, la burra y el traspiés. Pancho Camurria falleció en 1982 dejando una gran impronta en este deporte, un legado que hoy muchos recuerdan y rememoran incluso en los campeonatos que llevan su nombre como homenaje a su figura y trayectoria.

Era un experto en el denominado desafío de la rasquera, el reto que un luchador no satisfecho con su actuación plantea a un determinado rival para volver a medirse con él durante la misma luchada. Fue catalogado por los aficionados con los apodos de El maestro, El artista o El brujo.

Según expone la Federación Canaria de Lucha Canaria, fue campeón de Tenerife en varias ocasiones. El primer título lo logró tras derrotar al hasta ese momento invencible Pedro Rodríguez Pollo de Las Canteras, que no pudo devolvérsela al estallar la Guerra Civil. Asimismo, fue uno de los luchadores de Tenerife que viajó a Suiza con el promotor teguestero Emilio Rivero para disputar los campeonatos de luchas internacionales en 1935, con el patrocinio del Cabildo de Tenerife.

Tras dejar de luchar, en su época de entrenador dirigió varios equipos. En 1967 entrenó al Esperanza, donde metió a su hijo. No duró demasiado sobre la arena.

El pabellón de deportes Pancho Camurria está en el barrio de Somosierra. Se creó en un primer momento para albergar veladas de lucha canaria. De hecho está considerado como uno de los terreros más importantes de Canarias. Sin embargo, desde un principio, ha albergado combates de boxeo y hasta partidos de hockey.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine