La Laguna

La Iglesia posee 92 propiedades, entre viviendas, garajes, locales y un 'parking'

El Obispado revela todo su patrimonio en La Laguna en un ejercicio de transparencia - 43 inmuebles son de uso religioso y social

08.11.2015 | 14:21
La Iglesia posee 92 propiedades, entre viviendas, garajes, locales y un 'parking'
Solar de la calle Radio Aficionado, en La Cuesta.

El Obispado de Tenerife es dueño de 92 inmuebles y solares en el municipio de La Laguna, según reveló a La Opinión de Tenerife en un ejercicio de transparencia. Ninguna de estas propiedades, ni siquiera las de uso residencial, paga el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), conocido popularmente como contribución, pues la Iglesia está exenta de este tributo por su labor social. Según el inventario inmobiliario facilitado por la Diócesis Nivariense, entre sus bienes hay 43 edificios de uso religioso o dedicados a su decisiva obra social. También posee un trastero, tres garajes, un parking en el casco, 18 solares, cinco locales y 22 casas. Los espacios comerciales y algunas de sus casas y apartamentos están alquilados y contribuyen a financiar las actividades de la Diócesis.

La campaña para las elecciones generales del 20-D ha reabierto el debate sobre los beneficios fiscales del clero, ya que algunos partidos como Podemos y Ciudadanos ya han anunciado que están dispuestos a abolirlos si llegan a la Moncloa. El ecónomo del Obispado de Tenerife, Víctor Oliva, mantiene que la Iglesia "está dispuesta a acatar lo que la ley mande". "Hasta hoy estamos exentos de pagar el IBI de todas las propiedades salvo de aquellas que se destinen a una explotación económica. Y esta es una Diócesis pobre como para entender que tiene actividades económicas. De hecho, los alquileres cubren apenas un 10% de nuestros gastos anuales", detalla.

Víctor Oliva no esquiva el debate. Muy al contrario, se afana en echar luz al ofrecer todos los datos sobre el patrimonio de la Diócesis en La Laguna rechazando que esta exención fiscal sea "un privilegio" al recordar que "son muchas las instituciones de todo tipo que no pagan el IBI, incluidos los partidos políticos, las ONG y también los edificios BIC (catalogados como Bienes de Interés Cultural), que no solo no pagan sino que reciben ayudas para su mantenimiento".

Para el ecónomo, lo que deja de recaudar el Ayuntamiento de La Laguna por el IBI del Obispado, y del resto de entidades sin ánimo de lucro, "no es tan significativo como se intenta hacer ver teniendo en cuenta el valor social que aportan". "Se debería tener en cuenta también los miles y miles de euros que se ahorra el Estado, por ejemplo, en los colegios concertados de la Iglesia Católica. Un alumno de un colegio concertado le cuesta la mitad al Estado que uno público. Por eso, centrar el debate en si pagamos o no el IBI cuando hay una recuperación social tan increíblemente significativa me parece un error. La Iglesia atiende a mucha gente y tenemos una puerta abierta en cada barrio. Eso es algo que no pueden decir los organismos públicos. Porque en cada barrio no hay un consultorio médico pero sí hay un iglesia", recalca Oliva haciendo referencia a la labor social y asistencial que realizan.

La mayoría de las propiedades que tiene el Obispado tinerfeño en La Laguna han sido donadas por monjas, curas y fieles. Algunos de los testamentos en los que figuraba su legado se traspapelaron o sucumbieron a las llamas que consumieron el Palacio Salazar en 2006 y volvieron a aflorar tiempo después. Ese fue el caso de un solar en la zona del Muñeco de Nieve. Según explica Víctor Oliva, en los años del boom inmobiliario un promotor comenzó a construir un edificio, con un préstamo que le había concedido CajaCanarias, sin acreditar que el suelo era suyo. Advertido de esta situación, el Obispado interpuso una demanda y logró que la justicia paralizara la obra después de acreditar que el solar pertenecía a Cáritas Diocesana. Para continuar con el proyecto, advierte el ecónomo, "el empresario tendrá que llegar a un acuerdo" con la ONG cristiana.

Escenarios de fe

Dentro del conjunto de bienes del Obispado de Tenerife están los de uso religioso. En este grupo figuran desde la Catedral y sus edificios anexos al Santuario del Cristo, La Concepción y capillas, ermitas y casas parroquiales. También aparecen los conventos de Santa Clara, Santa Catalina y Santo Domingo, la sede del Obispado de la calle San Agustín, la librería diocesana que está al lado y la residencia sacerdotal de la calle Anchieta. Asimismo, están el Seminario Diocesano de La Verdellada y una casona de la calle Nava y Grimón, que es la sede de la Junta de Hermandades y Cofradías de La Laguna (JHC). Los inmuebles dedicados a la obra social católica son la residencia de mayores de la Orden Bethlemita de San Diego, las dos casas de Cáritas de la calle Anchieta, la casona de la Nava y Grimón que alberga un comedor social y dos adosados en la avenida Bartolomé Cairasco, en Los Baldíos, donde funciona una casa de acogida para madres solteras.

Aparcamiento, garajes y locales

El Obispado es dueño de una antigua huerta en la trasera de Nava y Grimón, en el casco, que explota como parking y sus rendimientos van a su presupuesto. También tiene tres plazas de garaje, dos en un edificio de la calle Ciprés y otro en Geneto. Locales comerciales tiene cinco: en la Avenida Trinidad hay dos, uno en el número 46 y otro en el 23; otros dos están en Heraclio Sánchez 24 y uno en la calle La Higuerita, número 33, en Los Baldíos.

Desde casonas señoriales a la aluminosis de Las Chumberas

El Obispado ha recibido como donativo un piso en ruinas, que está afectado por la aluminosis, en Las Chumberas, y una casa en la calle El Puente, de Barrio Nuevo. Además, ha comprado todo tipo de viviendas, algunas para alojar a sus sacerdotes. En su inventario figuran un piso en Geneto, otro en Los Baldíos, tres en Barrio Nuevo, dos en la Avenida Trinidad y dos en Obispo Rey Redondo. La mayoría de sus casas se concentran en el casco histórico. Entre las de mayor valor destaca la Casa Van Damme, de la calle Anchieta, 21, que fue construida en 1888. Hay otras en la calle Nava y Grimón, en Cabrera Pinto, 10; Tabares de Cala, 29; y en Bencomo, 27. Esta última fue comprada por el Obispado para unirla a lo que será el futuro Museo de la Catedral. Fuera del casco están la de Marqués de Celada 37; dos casas en Las Mercedes y otras tres en Cruz de Piedra.

Suelo para la expansión

Algunos de los terrenos del Obispado están reservados para la construcción de nuevos templos. Ese es el caso del que está ubicado en la calle Radio Aficionado, en La Cuesta. También tiene otros dos en Jardina, dos en la calle Tabares de Cala, uno en San Miguel de Geneto, cuatro en Barrio Nuevo, y otros en Las Mercedes, Lomo Largo, Villa Hilario, cuatro sin dirección en el inventario y una finca en Paraje Palomo Arriba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine