Santa Cruz

El comedor de La Noria solicita una casa al Ayuntamiento para mejorar su servicio

Las religiosas reclaman a Atención Social que les ceda un inmueble junto al centro en el que atienden a 80 personas sin recursos al día para darles una mejor atención

08.11.2015 | 12:54
Imagen de archivo del comedor social de la calle de La Noria.

Las responsables del comedor de la zona de La Noria han solicitado al Ayuntamiento de Santa Cruz que se habilite un inmueble cercano a sus instalaciones con el objetivo de dar un mejor servicio a sus usuarios. El concejal de Atención Social, Óscar García, conoce la petición y ahora tocará sentarse a estudiar la propuesta de las religiosas que atienden a una media de 80 personas todos los días.

La intención inicial no es atender a un mayor número de usuarios. Su idea es mejorar el servicio que ya ofrecen y que quienes hacen uso de sus instalaciones se encuentren más cómodos, sobre todo los días en los que tienen opción darse una ducha o lavar su ropa. Tanto con el calor del verano o con la lluvia en invierno, muchos tienen que esperar en la calle hasta que sean atendidos y eso es justo lo que se quiere evitar.

Aunque no existe una vivienda seleccionada, el inmueble tendría que ser propiedad del Ayuntamiento de Santa Cruz, de ahí que la petición de cesión la hayan presentado al área de Atención Social. Además, la cercanía a su actual comedor es vital para que cumpla la función para la que ha sido solicitado.

Trayectoria

El comedor Obra Social La Milagrosa Hijas de la Caridad lleva trabajando más de tres décadas de forma altruista para los santacrueros. El inmueble en el que realizan su actividad en estos momentos fue donado por su propietario a las Hijas de la Caridad como una muestra de agradecimiento por la atención que recibió por parte de estas religiosas en el antiguo Hospital Civil. El principal objetivo de esta donación era que se hiciera una escuela para atender a los niños, sobre todo desde el punto de vista educativo. Con el paso del tiempo, y con las reformas en materia educativa, las dependencias de la casona de la zona de La Noria se quedaron pequeñas.

En un intento por seguir colaborando con la ciudadanía, las monjas optaron por abrir sus puertas y dar de comer a quienes no tenían recursos. Así, en octubre de 1987 se abrió el comedor para 12 comensales. Con el paso de los años, ese número se ha ido incrementando de forma considerable hasta llegar a los aproximadamente 80 que utilizan este lugar para comer, bañarse e incluso lavar su ropa cuando lo necesitan. Las Hermanas de la Caridad ofrecen este servicio gracias a las donaciones de particulares y empresas, así como de algunas subvenciones de las administraciones públicas.

Aunque solo atienden una vez al día, siempre en la hora del almuerzo, los usuarios de este comedor se llevan una pequeña bolsa para la merienda o la cena. Muchos son los que aprovechan el pan del almuerzo para poder echarse algo a la boca a media tarde. A los que no caben en el comedor también se les da una bolsa con bocadillos. De la misma forma, como mucho de sus usuarios son musulmanes, se les atiende con un menú diferente los días en los que hay carne que no pueden comer por sus creencias. La fruta y los líquidos tampoco faltan en su dieta diaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine