La Laguna

La oposición alerta del enfrentamiento entre CC y PSOE en la gestión municipal

Rubens Ascanio, Santiago Pérez y Teresa Berástegui aseveran que José Alberto Díaz y Javier Abreu ni se hablan y que lideran "dos ayuntamientos" sin ninguna conexión

07.11.2015 | 12:01
El socialista Javier Abreu (i) y el nacionalista José Alberto Díaz (d), en la constitución de la Corporación, el 3 de julio.

"El pacto entre Coalición Canaria y el Partido Socialista en el Ayuntamiento está forzado y no funciona. Cada uno va por su lado". Los portavoces de Unid@s se puede, Rubens Ascanio; Ciudadanos, Teresa Berástegui; y el concejal de Por Tenerife-Nueva Canarias, Santiago Pérez, reconocen estar sorprendidos por el "enfrentamiento" que existe entre los socios del Gobierno local. Según revelaron a la opinión de tenerife, la mala sintonía que existe entre el alcalde nacionalista, José Alberto Díaz, y el líder de los socialistas, Javier Abreu, hace que "no haya diálogo" entre ellos ni ninguna colaboración entre sus equipos.

"En La Laguna hay dos ayuntamientos bien diferenciados", comentaba Teresa Berástegui durante una entrevista concedida a este periódico el pasado 28 de octubre. Según explicó, desde dentro de la Corporación se percibe con mucha claridad "la división que existe entre ambos partidos". "Las concejalías que gestionan unos y otros son departamentos estanco entre los que no existe el diálogo que debería haber". Berástegui asevera que lo que ella ha podido percibir en las reuniones de trabajo que mantiene casi a diario con Díaz, Abreu y el resto de portavoces municipales es que "aquí hay claramente dos ayuntamientos que no se conectan entre sí". Esta división interna es tan evidente, afirma, que "hasta los vecinos lo comentan".

Consciente de que todo lo que ocurre en el terreno de la política tiene consecuencias para la población, la líder de Ciudadanos advierte de que "el mayor problema de esta situación es a dónde nos llevará" porque está segura de que, al final, lo que pasará es que "tendremos un Ayuntamiento que es imposible de gobernar".

El primer síntoma de que el PSOE y Coalición eran un tándem mal avenido, como recuerda Berástegui, "se vio con lo que sucedió con el pacto". "Ninguno de los representantes de los partidos que gobiernan ha firmado el pacto para este mandato. Y aunque solo sea algo simbólico, ese primer gesto dijo mucho", recalca.

Rubens Ascanio comparte el análisis de su compañera de Corporación al sentenciar que "la actual situación del Ayuntamiento es insostenible". El portavoz de Unid@s, la principal fuerza de la oposición lagunera, también afirma que "hay dos ayuntamientos bien identificados sin ninguna cohesión". "Los socios de Gobierno no se enteran de lo que hace el otro". Esto no solo ha generado que "haya una mala relación" entre los socialistas y los nacionalistas, sino que incluso en la Casa de los Capitanes impere "el mal ambiente", según ha podido comprobar.

Para Ascanio, esta situación resulta "muy preocupante" porque considera que "este contexto no es propicio para sacar adelante todos los temas importantes que tiene que gestionar el Gobierno local en este mandato". Y menos aún teniendo en cuenta que se trata de un gobierno en minoría, en el que participan 12 de los 27 concejales que componen el pleno municipal. "Lo que está pasando es que hay mucha más inestabilidad de la esperada", resume Ascanio.

Santiago Pérez achaca los problemas al carácter "forzado" del pacto entre CC y PSOE. "Esto venía pasando desde el mandato anterior. Parecen agua y aceite. Nunca hubo alquimia entre ambos. Lo que pasa ahora es que la incomunicación se ha agravado porque La Laguna tiene un gobierno impuesto desde fuera. Por primera vez, la Corporación tiene una mayoría absoluta de ediles progresistas y lo normal sería que gobernaran", remarca el representante de Por Tenerife. Tal y como apuntan los líderes de Unid@s y Ciudadanos, Santiago Pérez también señala que entre las concejalías de CC y PSOE hay "una muralla". "En las áreas de Coalición los socialistas no existen y viceversa. No hay un proyecto ni objetivos comunes", lamenta. Lo único que los une, en su opinión, es que "el PSOE de La Laguna se ha convertido en el gran certificado de garantía del pacto en el Gobierno de Canarias".

Según indica, "los malos resultados de Coalición Canaria en las elecciones locales de este año demostraron que el partido en Tenerife vuelve a ser ATI y para asegurar su continuidad creen que es clave no perder el poder en el Cabildo ni en los ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna". "Saben que en cuanto saquen del Gobierno canario a Patricia Hernández pierden la Alcaldía La Laguna. Al final se mantiene por eso, porque es un certificado de garantía", afirma Pérez.

El Ayuntamiento de La Laguna fue el último de Canarias en constituirse, el pasado 3 de julio. El retraso se debió a una demanda presentada por el PP que fue desestimada por la Justicia. Hasta minutos antes de ese primer pleno de este mandato nadie daba por seguro que se reeditara el acuerdo entre PSOE y CC, a pesar de que estaban obligados a entenderse por el acuerdo en cascada entre las cúpulas de ambos partidos.

La mayoría absoluta conformada por partidos progresistas que dejaron las urnas en la nueva Corporación multiplican las opciones. Javier Abreu se ha encargado de dejar esa puerta abierta a sabiendas de que sus cinco concejales son imprescindibles para conformar un Gobierno alternativo. De hecho, el día antes de que el secretario general de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, y el concejal socialista de Granadilla, Nicolás Jorge Hernández, firmaran el pacto político para La Laguna, el pasado 2 de septiembre, Abreu reconoció que si fuera por él su partido "no estaría gobernando con los nacionalistas".

Desde la oposición niegan tener un acuerdo para presentar una moción de censura que desaloje a José Alberto Díaz de la Alcaldía pero admiten que están manteniendo reuniones para hacer un seguimiento de los acontecimientos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine