La Laguna

Golpes que liberan estrés

Tenerife Trending Topic abre en La Cuesta la primera habitación de la ira del país, en la que los clientes podrán destrozar los muebles de una habitación por 89 euros

06.11.2015 | 17:57
Golpes que liberan estrés
Golpes que liberan estrés

Romper cosas puede ser liberador para algunas personas y si lo que se destroza es una habitación completa, la sensación de relax es aún mayor. Ahora ya es posible hacerlo sin sentir remordimientos por perder un objeto querido. La Cuesta cuenta desde la semana pasado con la primera habitación de la ira (o rage room como es conocida internacionalmente) del país, un producto ofertado por la empresa Tenerife Trending Topic.

El propietario de esta nueva oferta de ocio es Thomas Harthan, un alemán afincado en la Isla que tras toda una vida dedicado a la restauración decidió dar un giro a su profesión, sin dejar de lado su amor por la cocina.

Jéssica Harthan, hija y representante de la empresa, asegura que la idea de crear una habitación de la ira la planteó su madre hace unos meses, tras ver cómo en Alemania se habían creado varias y tenían bastante éxito. La crisis llevó a sus padres, en 2012, a retornar a su país natal pero, después de 14 años viviendo en Tenerife añoraban volver, por lo que fue la oportunidad perfecta para hacerlo y emprender un nuevo negocio.

Aunque no ha sido fácil. Primero, por la necesidad de buscar un local en el que no hubieran vecinos cerca a los que poder molestar y, en segundo lugar, por los trámites burocráticos, ya que no había ninguna categoría empresarial en el Ayuntamiento donde poder inscribir la actividad. Finalmente, la rage room ha sido designada como una actividad deportiva especial y su ubicación es una nave frente al colegio Cisneros.

La habitación de la ira puede ser disfrutada por todo aquel que desee liberar el estrés pero sobre todo, resalta Jéssica Harthan, por quien quiera divertirse y realizar una actividad física diferente. Además, aunque solo una persona sea quien esté en el cuarto con la maza o el bate de béisbol, es una actividad que puede disfrutarse en compañía porque en una sala anexa, los amigos pueden ver en directo y a través de una pantalla cada golpe dado por el cliente y este, a su vez, puede llevarse una copia de la grabación para verse a sí mismo destrozando el mobiliario.

Además, el cliente se sentirá como en su propia casa, ya que puede solicitar que le pongan su música favorita e, incluso, llevar una fotografía del "enemigo" al que quiera dar un golpe.

Según cuenta la joven, la primera habitación de la ira se creó en Japón y se instalaron en empresas para que los propios trabajadores realizaran la actividad, ya que habían demostrado que eran más eficientes tras liberar su ira. Existen otras rage rooms en Inglaterra, Estados Unidos, Polonia... pero por ahora, son los tinerfeños y turistas quienes pueden romper televisiones, mesas, sillas, platos, móviles y cualquier otro elemento que no sea peligroso. La actividad cuesta 89 euros por media hora de golpes y solo se puede realizar mediante reservas.

Todos estos materiales han sido comprados o donados por conocidos de los empresarios. Tras la actividad, los propietarios se encargan de separar los materiales para reciclarlos. Además, Jéssica recuerda que en ningún caso utilizan microondas o neveras que pueden contener materiales contaminantes.

Los propios dueños, como no podía ser de otra manera, han sido los primeros en probar esta divertida técnica para liberar el estrés. Jéssica reconoce que "al principio me daba miedo, pero tras el primer golpe a la vajilla quería seguir". Por su parte, Thomas aseguró que al realizar la actividad "me quedé cansado pero muy liberado". Además, para que los golpes sean aún más fuertes, cada uno puede pensar en quien más le motive y el alemán lo hizo con "algún político", bromeó.

Pero no son los únicos que ya han liberado el estrés con la maza y el bate. Juan Antonio Ramos es propietario de un bar y el estrés de trabajar diariamente de cara al cliente ha hecho que sea de los primeros en probar la habitación de la ira. "Al terminar te sientes muy bien porque descargas muchas tensiones", confesó. Cuando estás solo dentro de la habitación es una oportunidad para pensar en muchas cosas, aunque el empresario resalta que "lo que deseas es liberar energía". "Luego cada uno tendrá a alguien en mente", añadió.

Para poder disfrutar de esta actividad, que se oferta de lunes a domingo, de 10:00 a 22:00 horas, solo hay que ser mayor de edad y no tener ningún problema médico contraindicado. Además, los responsables entregan todo el material de seguridad necesario y dan unas nociones técnicas sobre cómo deben realizar la actividad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine