Santa Cruz

El Consistorio da una moratoria de un año para que las terrazas mejoren su imagen

El Ayuntamiento amplía el plazo establecido en la norma de Paisaje Urbano para la reordenación de las mesas y sillas de la ciudad, que finalizaba el próximo día 24

05.11.2015 | 12:15
Imagen de cómo deberán ser las terrazas de la Avenida de Anaga, en Santa Cruz de Tenerife.

El próximo día 24 se cumplirá el plazo que se estableció en la ordenanza municipal de Paisaje Urbano, la cual entró en vigor en noviembre de 2014, para que las terrazas de restaurantes, bares y cafeterías cambiaran su imagen y se adaptaran a los criterios estéticos y de seguridad fijados en dicha norma. Sin embargo, y debido a que la situación de crisis no ha permitido a muchos empresarios acometer las actuaciones necesarias, el Ayuntamiento concederá, a quienes la soliciten, una moratoria por un máximo de un año, pero siempre y cuando se comprometan a la adecuación de las mesas y sillas antes de transcurrido dicho plazo.

Pero eso sí, el Consistorio chicharrero podrá condicionar la concesión de esta prórroga a la ejecución inmediata de los trabajos de adecuación que se consideren indispensables. La Corporación local advierte de que si, vencido el plazo de la moratoria, no se hubiese efectuado la adaptación de las terrazas a la ordenanza municipal, entonces se podrá proceder a la ejecución subsidiaria y establecer la sanción correspondiente, con multas que oscilan entre los 30 y los 3.000 euros.

En términos generales, las mesas, sillas, parasoles, sombrillas y otros elementos que se coloquen en la vía pública deberán reunir unas características que "se entienden precisas para su función, de forma que todos ellos serán apilables, de material resistente adecuados para su utilización al aire libre, de fácil limpieza y de buena calidad", establece la ordenanza de Paisaje Urbano.

La norma municipal también dice que "dichos elementos serán seguros sin que ni por sus características intrínsecas ni por su utilización previsible ni por la forma de instalación presenten riesgos para sus usuarios, ni para los viandantes ni para los bienes. También, serán del material menos ruidoso posible". Los elementos de las terrazas tienen que ser de un único color, fundamentalmente blanco roto, y en una misma zona estos deberán ser uniformes y homogéneos, aunque pertenezcan a diferentes locales de restauración.

Por otra parte, la ordenanza de Paisaje Urbano también establece la necesidad de que el Ayuntamiento de Santa Cruz elabore estudios de regularización para las zonas de la ciudad que presenten un alto grado de saturación por la instalación de terrazas, con el fin de que sea compatible el descanso de los vecinos, el uso de los espacios públicos y la colocación de mesas y sillas. Según el Consistorio chicharrero, estas son la Plaza de Isabel II, la Avenida de Anaga y la Plaza Ireneo González.

Precisamente, en el Consejo Rector de la Gerencia de Urbanismo celebrado el pasado 23 de octubre se aprobó la reordenación de los elementos del mobiliario y la regulación del espacio público para las terrazas instaladas en dichos lugares. A partir de ahora, y según indican fuentes municipales, los propietarios de los locales de Ireneo González, Isabel II y Avenida de Anaga tienen un año para cumplir con lo acordado en el Consejo Rector.

Isabel II. Urbanismo establece que es necesario reorganizar esta plaza como consecuencia de la finalización de la obra de restauración de la Fuente de la Pila, a los efectos de establecer criterios de minimización de uso privado frente al uso público. En la actualidad existen en este lugar cinco terrazas, dos de ellas situadas frente a la calle San Francisco y otras tres frente a la calle La Marina. La propuesta aprobada por Urbanismo delimita un entorno protegido alrededor de la fuente, definido en su frente por una línea paralela a cuatro metros medida desde las escaleras de acceso; en la trasera por una línea paralela que pasa por el límite del área de juegos existente ,y en los laterales por las fachadas de los edificios, espacio que no podrá ser ocupado. Frente a la fuente se crean dos espacios en los extremos de 3,44 metros de ancho ordenando las terrazas actuales, y en la zona trasera se crean otros dos espacios, uno de ellos para ordenar las mesas y sillas que hoy existen y otro que se deja previsto como futura ocupación en el caso de que se abran nuevos negocios de restauración. Se propone la reubicación de dos papeleras y la colocación de un banco en el único espacio libre que queda entre alcorques, con el fin de evitar el posible crecimiento incontrolado de la terraza próxima. Quedan prohibidas las terrazas adosadas a las fachadas de los locales.

Ireneo González. En la actualidad existen tres terrazas. En este caso, es necesario ordenar los espacios y el mobiliario urbano de tal manera que convivan el disfrute del espacio público por el ciudadano con el uso de terrazas, y se debe mantener el recorrido peatonal que enlaza la zona comercial de la calle Viera y Clavjio y aledaños con la zona del Parque García Sanabria. Se establecen dos espacios claramente definidos, uno que viene a ordenar las actuales terrazas, ocupando una superficie de 65,95 metros cuadrados, y el otro contará con una superficie de 41,96 metros cuadrados. Se debe dejar un paso de 1,80 metros. También se dejan previstos otros dos espacios, uno de 14,15 metros cuadrados y otro de 10,31 por si se abren nuevos negocios. Se propone la reubicación de los bancos, que se situarán en el límite propuesto de ocupación máxima de las terrazas con el fin de evitar el crecimiento incontrolado de las mismas. Asimismo, se soterrarán los contenedores de basura y se colocará una jardinera circular para evitar que los vehículos aparquen invadiendo la plaza.

Avenida de Anaga. Según Urbanismo, en esta zona "se dan situaciones desordenadas y caóticas", incluso con espacios de circulación de peatones entre mesas que no alcanzan los 80 centímetros. En la Avenida de Anaga no se podrán colocar terrazas frente a los portales de las edificaciones y tampoco adosadas a las fachadas de los locales de restauración. La propuesta municipal define una zona de libre circulación peatonal y las mesas y sillas deberán estar separadas del bordillo de la acera unos 50 centímetros. En el área de la avenida donde existen plazas de aparcamientos se contempla la posibilidad de ocupar dichas plazas con plataformas, que "permitan ampliar la superficie de terraza". Para la autorización de dichos elementos, que tendrán siempre carácter temporal, serán necesaria la conformidad previa del Servicio de Seguridad Ciudadana.

En estas tres zonas se permitirá la colocación de mamparas como elementos protectores de la acción del viento y el frío que tengan una altura máxima de 1,50 metros y que estén realizadas en material transparente o traslúcido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine