Polémica en el litoral

El Gobierno buscará una solución que permita el baño y la pesca en los muelles

Puertos Canarios cede ante las críticas de los municipios afectados, a los que se sumó ayer Granadilla

05.11.2015 | 12:15
Bañistas disfrutaban ayer de El Puertito de Güímar.

La indignación tanto de los vecinos como de los alcaldes de los municipios afectados ha surtido efecto. El Gobierno regional ya busca una solución para acabar con el aluvión de críticas que ha provocado la aplicación del decreto aprobado el pasado 22 de mayo. Esta norma prohíbe en los muelles dependientes de la Comunidad Autónoma colocar sillas o mesas, celebrar asaderos o comidas y, lo que es más grave para los ayuntamientos, bañarse, hacer submarinismo y pescar, ya sea desde las infraestructuras o en las dársenas y aguas portuarias. Aunque el ente público Puertos Canarios ha comenzado a colocar los carteles de advertencia, estos han ido desapareciendo poco a poco, bien porque los ciudadanos los arrancan o bien porque los propios consistorios ordenan su retirada como muestra del enfado.

Ante el malestar suscitado, el organismo del Ejecutivo regional busca ahora una solución que satisfaga a los territorios perjudicados. Güímar, Arico y ahora Granadilla de Abona ya han hecho pública su postura en contra del decreto, ya que aseguran que sus muellitos son utilizados para el disfrute de los vecinos, no para el tránsito de barcos.

El alcalde granadillero, Jaime González Cejas, ha sido el último en salir en defensa de la actividad de ocio que caracteriza a las infraestructuras de El Médano y Los Abrigos y se ha sumado a sus homólogas en los otros dos municipios para exigir al Gobierno regional las competencias de estas instalaciones. Según informó ayer el regidor local, a lo largo de esta semana mantendrá un encuentro con el responsable de Puertos Canarios, Gustavo Santana, para abordar la problemática en estas zonas de la localidad, en las que ya han desaparecido algunos de los carteles de prohibición.

Para González Cejas, el fin es lograr que el ente dependiente del Ejecutivo autónomo permita los usos tradicionales que se realizan en estos puntos del litoral e, incluso, que "ceda a la Administración local la competencia en esta materia, ya que en la práctica son los ayuntamientos quienes velan por su seguridad", defendió el alcalde, sumándose así a la misma petición que hace apenas unos días hacían las alcaldesas de Güímar y Arico, Carmen Luisa Castro y Elena Fumero, respectivamente.

Por su parte, el director-gerente del organismo regional reconoció ayer a modo de ejemplo que "no es lo mismo un puerto como el de Agaete (en Gran Canaria) que el de Güímar o Arico", y el problema, según admitió él mismo, es que "esa ley no es pormenorizada o no recoge ese nivel de detalle". Un mismo tratamiento para las infraestructuras de su titularidad hace que, de acuerdo a la norma, en todas ellas se prohíba el baño y la pesca pero, como él es consciente de que cada una tiene sus singularidades, está abierto a "estudiar medidas puntuales con los ayuntamientos, porque el uso" de esos muellitos "es más bien de cara al ocio de los ciudadanos del pueblo que no portuario", puntualizó.

Después de recordar que este decreto fue aprobado por el anterior equipo, cuando él aún no formaba parte del ente, y que estuvo tramitándose durante dos años en los cuales ningún consistorio mostró objeción alguna, pese a formar parte de los consejos asesores de Puertos y de tener la posibilidad de presentar alegaciones al publicarse en el Boletín Oficial de Canarias, Gustavo Santana anunció que ha dado "instrucciones" a los técnicos del organismo para que busquen "una posible solución, como definir áreas de baño, etcétera".

Para encontrar la acción más adecuada, porque cada muelle "requerirá una medida particular", detalló que a lo largo de las "próximas semanas" su equipo mantendrá un encuentro con los ayuntamientos afectados. De esta forma, se intentará adaptar la normativa, pero "sin olvidar que la finalidad es mejorar la seguridad jurídica tanto del ente como de los ayuntamientos y los usuarios, porque no podemos delegar esa responsabilidad de aplicar lo mandado en un norma aprobada en el Parlamento", advirtió.

En Tenerife, según detalló, hay diferentes tipos de infraestructuras. Los de interés general para la Comunidad Autónoma son el de Garachico, Playa San Juan, Puerto de la Cruz y Las Galletas, mientras que las instalaciones portuarias o diques de abrigo son Tajao, Candelaria, El Médano, Los Abrigos, El Puertito y San Marcos.

Respecto a la petición de Güímar, Granadilla y Arico para el traspaso de la gestión de sus muellitos, Gustavo Santana afirmó la posibilidad de solicitarlo para que el Consejo Asesor y el Consejo de Administración de Puertos Canarios decidan al respecto, al igual que ocurre con la exigencia por parte de este último municipio de la cesión de dos inmuebles del ente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine