Santa Cruz

El exrecaudador de los tributos municipales debe devolver 3,9 millones al Ayuntamiento

El informe de la comisión liquidadora determina que la empresa que se encargaba de cobrar los impuestos percibió cantidades mayores al coste real del servicio

05.11.2015 | 12:15
Las oficinas en las que se abonaban los impuestos de Santa Cruz con el servicio privado de recaudación.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz aprobó ayer reclamar 3,9 millones de euros al exrecaudador de los impuestos municipales en periodo voluntario. Lo hace porque así lo ha establecido la comisión liquidadora creada a raíz de que el contrato firmado entre el Consistorio chicharrero y el empresario Félix Marrero en 1992 para prestar este servicio fuese declarado nulo hace dos años. La comisión liquidadora ha determinado que Marrero percibió de la Corporación cantidades mayores que las correspondientes al coste real de la prestación del servicio de la recaudación, por lo que ahora tendrá que devolver casi cuatro millones de euros al Ayuntamiento de la capital.

Así lo explicó ayer a la opinión de tenerife el concejal responsable del área de Hacienda y Recursos Humanos del Consistorio chicharrero, el nacionalista Juan José Martínez, quien quiso dejar claro que la resolución de la comisión liquidadora es "exclusivamente técnica". El edil informó de que ahora el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife iniciará los trámites necesarios para recuperar "ese dinero", aunque también indicó que el empresario tiene la posibilidad de recurrir ante la Justicia tal decisión.

Cuando un contrato se declara nulo, tal y como ha sucedido con el que se estableció hace más de 20 años entre la Corporación local y Félix Marrero para que este se encargara de la recaudación de impuestos municipales en periodo voluntario, "se nombra una comisión liquidadora para que aclare y determine qué derechos y qué obligaciones tienen cada una de las partes implicadas", comentó el edil. Para ello, añadió, "se establece una retribución que sea equivalente al coste del servicio que se venía prestando, sin que se produzcan pérdidas para la empresa en cuestión pero tampoco beneficios". En este caso en concreto, no solo el Ayuntamiento no tiene que pagar ningún tipo de indemnización a Marrero, sino que es este el que debe compensar al Consistorio, con un importe de 3,9 millones de euros.

Por lo tanto, el informe de la comisión liquidadora es en este caso favorable a la Corporación local capitalina, informe que fue aprobado ayer por la Junta Local de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz. A partir de ahora, el empresario Félix Marrero Montesdeoca cuenta con un plazo de 15 días para presentar las alegaciones que considere oportunas. Si las alegaciones no son aceptadas por el Consistorio chicharrero, entonces podría recurrir a la Justicia.

En 1986, se cambió el sistema de cobro de impuestos de los ayuntamientos a través de recaudadores, pasándose a un sistema de gestión propia. A pesar de esto, el Ayuntamiento de Santa Cruz licitó la recaudación voluntaria en 1989, aunque no fue hasta 1992 cuando se adjudicó de manera provisional el servicio a la empresa de Félix Marrero. La Audiencia de Cuentas advirtió entre 1995 y 1997 que el contrato era irregular. Además, desde 2003, la intervención municipal reparaba todas las facturas del recaudador porque el contrato era nulo. El Tribunal Supremo dictó una sentencia en 1999, que vino a ratificar la emitida por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias de 1993, en la que consideraba que "no era posible adjudicar este servicio a una persona privada". No obstante, el empresario recurrió dicho acto para que le nombrasen recaudador definitivo. Tanto el Tribunal Superior de Justicia de Canarias como el Supremo contestaron que no era posible.

El Ayuntamiento realizó el primer intento de recuperar el servicio en 2005, pero no se pudo concluir el proceso porque el Consejo Consultivo de Canarias le devolvió el expediente a la espera de que solucionara los problemas de forma que existían. Ya en 2013, el Consejo Consultivo avaló la decisión de la Corporación local de recuperar la gestión de la recaudación de impuestos en periodo voluntario de la ciudad.

En el dictamen del Consejo Consultivo de Canarias se indicó que el contrato firmado hacía más de 20 años entre el Ayuntamiento y Marrero "es radicalmente nulo", puesto que la Ley establece que "es jurídicamente imposible que una función pública sea asignada de forma indirecta a particulares". Mientras tanto, el recaudador privado se embolsaba unos 2,5 millones al año.

El 11 de noviembre de 2013, y tras más de dos años de reclamaciones por parte de los ediles de Sí se puede, la Comisión de Hacienda del Ayuntamiento acordó declarar nulo el contrato establecido en 1992. De esta forma, el Consistorio recuperó el servicio de recaudación de impuestos a los vecinos, para que fueran los propios funcionarios los que lo llevaran a cabo. Ahora, y tras conocerse el informe de la comisión liquidadora, Marrero tendrá que devolver 3,9 millones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine