El grupo Meliá firma el acuerdo para gestionar el hotel de lujo de Buenavista

Los propietarios del complejo autorizan a la compañía explotar el alojamiento

03.11.2015 | 11:55
Panorámica del hotel de lujo de Buenavista del Norte

El grupo Meliá ya es oficialmente el encargado de explotar el hotel de lujo de Buenavista del Norte. La compañía y los propietarios del complejo, Ricardo Reyero y Enrique Hernandis, usaron ayer como escenario la feria World Travel Market de Londres para firmar el acuerdo a través del que estos últimos ceden la gestión de su establecimiento. Esta operación permite salvar el alojamiento después de que la sociedad encargada de llevarlo desde su inauguración, en 2010, se declarada en concurso de acreedores.

El consejero insular de Fomento, Miguel Becerra, explicó que organismos del Cabildo de Tenerife y accionistas privados componían la entidad dueña de la construcción, Nueva Isla Baja. Debido a su situación de insolvencia, al ni siquiera poder hacer frente a los pagos que adeudaba, se abrió el proceso legal para hacer frente al reparto de pérdidas y su posterior liquidación. Como "había que poner más dinero y garantizar el endeudamiento", la parte pública "se ha retirado" y dos de las personas que ya formaban parte de esta sociedad, Ricardo Reyero y Enrique Hernandis, "han comprado" el hotel.

Este proceso ha implicado la venta de las acciones por parte de la Corporación insular, a través del que ha recibido unos ingresos que están "en torno a un 25-28% del valor nominal que en su día invirtió", apuntó Becerra sin especificar una cuantía, porque "lo que pasa es que es un acuerdo" de compra que ha implicado "al Teleférico, Buenavista Golf, Gestur y el Polígono Industrial de Granadilla", señaló.

Ayer mismo, el grupo Meliá ha comenzado a promocionar su nuevo complejo "solo para adultos", ahora llamado Meliá Hacienda del Conde, del que destaca su ubicación en "un enclave privilegiado al noroeste de Tenerife, junto a los acantilados de Teno, y rodeado del campo de golf". También anima a los clientes a dejarse "seducir por sus elegantes habitaciones y suites con fabulosas vistas al Océano Atlántico, exquisitos restaurantes, instalaciones y el exclusivo servicio The Level con acogedora privacidad y confort superior". De igual forma, menciona su zona de salud y bienestar, con tratamientos de belleza y bienestar. Informa, además, de que el usuario tendrá un 10% de descuento siempre que forme parte de su programa Meliá Rewards.

Una de las obligaciones marcadas por la Institución tinerfeña es que la gestión de este complejo debe estar vinculada a la explotación del campo de golf que rodea al establecimiento de lujo. Lo que llevó a la Corporación insular ha establecer esta relación entre ambas infraestructuras fue su fracaso a la hora de intentar vender la superficie deportiva. En 2013, el Cabildo buscó interesados en la compra de las 13.200 acciones (el 55%) que la Administración tenía en la entidad Buenavista Golf S.A., mientras que Gestur ostentaba 10.320 (el 43%). Aunque ambas querían deshacerse de su participación, no consiguieron a nadie que estuviera dispuesto a pagar los 18 millones que solicitaban. Por este motivo, la Corporación se vio obligada a estudiar una nueva fórmula que permitiese su salida de esta sociedad.

El presidente insular, Carlos Alonso, anunció a principios de año que la opción encontrada era arrendar el campo de golf a la empresa que adquiriera el hotel, en este caso, al nuevo grupo empresarial Isla Baja. Según detalló el consejero de Fomento, todavía se negocia el contrato de arrendamiento con los privados, aunque especificó que el periodo de explotación será de unos 30 años y que la renta se situará en los 150.000 euros aproximadamente.

Aunque Miguel Becerra dijo desconocer si finalmente los propietarios del hotel también cederán la gestión de la instalación deportiva al grupo Meliá, lo que dejó claro es que el personal de Buenvista Golf se mantendrá.

Por otro lado, indicó que el Cabildo ha autorizado la venta de cuatro parcelas ubicadas en esa zona y dependientes de Buenavista Golf. El valor de estos terrenos supera los cuatro millones de euros y, según informó el responsable del área, la recaudación por esa compra irá destinada a liquidar la deuda que tiene pendiente la entidad, situada en la actualidad por encima de los tres millones. En el pleno del pasado viernes, incluso, reconoció que esta sociedad ha mantenido pérdidas de forma "permanente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine