Güímar y Arico se enfrentan al Gobierno por prohibir el baño y la pesca en sus muellitos

El Ejecutivo canario empieza a poner carteles con las nuevas normas en los puertos de la Isla, que indignan a los vecinos

01.11.2015 | 02:12
Dos niños se lanza al agua en el Puertito de Güímar.

La colocación durante esta semana de cartelería prohibiendo el baño y la pesca en los muelles dependientes de la comunidad autónoma ha provocado el malestar de los ayuntamientos y el cabreo de los vecinos. Las señales, instaladas por parte del ente público Puertos Canarios, obedece a un decreto del pasado 22 de mayo en el que se regulan los usos de las infraestructuras dependientes del Gobierno de Canarias. El malestar es tal que por el momento tanto Güímar como Arico han decidido reclamar al Ejecutivo la titularidad de sus respectivos muelles.

La norma establece la prohibición de "colocar sillas o mesas, efectuar asaderos o comidas, bañarse, hacer submarinismo, pescar desde los muelles o pescar con cualquier tipo de arte en las dársenas y aguas portuarias". Las señales, que se están instalando desde el pasado jueves en Tenerife y La Palma, estarán visibles en todos los muelles de Puertos Canarios.

Pero el cartel que avisa de esta regulación no ha sentado nada bien a los vecinos, que han recurrido a sus ayuntamientos correspondientes expresando su malestar. Es el caso de Güímar, cuya alcaldesa Carmen Luisa Castro (PP) recibió tantas quejas el pasado jueves por la señal en El Puertito que ordenó la retirada del cartel. "Está en las dependencias municipales", señaló la regidora güimarera.

Pero la intervención de Castro no obedece solo a responder institucionalmente a la reclamación de sus vecinos, sino que la alcaldesa comparte el cabreo con los ciudadanos: "Lo han colocado sin comunicar nada al Ayuntamiento, sino simplemente lo hemos visto puesto", critica antes de adelantar que se pondrá en contacto con el ente público para "ver qué dice".

Además, la alcaldesa del municipio tinerfeño cuestiona la titularidad del muelle corresponda al Gobierno de Canarias y avanza su intención de recuperar la gestión de la infraestructura. "El acondicionamiento como zona de baño, la limpieza y el mantenimiento siempre han corrido a cargo de la corporación municipal", asegura la primera edil, quien cifra entre 40.000 y 50.000 euros al año el gasto de la institución local en estas tareas.

"Teníamos previsto desde el año pasado acotar las zonas de los barcos con boyas pero no había presupuesto y esperábamos hacerlo el próximo ejercicio", indica Carmen Luisa Castro, quien insiste en que en la localidad de El Puertito "siempre se ha permitido tanto el baño como la pesca, puesto que el muelle deportivo está más alejado".

Precisamente, el uso de la infraestructura es lo que aspira a poner sobre la mesa la alcaldesa de Arico, Elena Fumero, quien ayer también mostraba su sorpresa por la colocación de la señal de prohibición en el muelle de El Porís. "Entendemos que la titularidad del muelle corresponda al Gobierno de Canarias pero está mal que coloquen la cartelería sin al menos informar al Ayuntamiento ni consultar la mejor ubicación", lamenta Fumero (CC).

La alcaldesa ariquera informa de que ya ha solicitado una reunión con los responsables de Puertos Canarios, que actualmente dirige Gustavo Santana, con la intención de "solicitar explicaciones y ver qué se puede hacer ahora". Es más, la edil anuncia que también solicitará la titularidad de la gestión del muelle de El Porís, así como dos viviendas que se encuentran en la zona de dominio público y que aspira a convertirlas en sedes de asociaciones vecinales.

Elena Fumero admite que los muelles y especialmente en el caso de El Porís, se han utilizado "históricamente" como zona de baño, dadas sus condiciones particulares entre las que cita la seguridad y la limpieza del agua. "En El Porís apenas hay tránsito de barcos, igual se trataría de plantear las prohibiciones en función del movimiento que tenga cada una de las infraestructuras y plantear las prohibiciones en base al peligro", comenta la primera edil.

Responsabilidad

Sin embargo, al contrario que su homóloga en Güímar, Elena Fumero admite que acatará la decisión que se tome desde el Gobierno de Canarias, "puesto que somos conscientes de que la responsabilidad les corresponde a ellos". Precisamente, esta cuestión es lo que ha hecho revelarse a la alcaldesa Carmen Luisa Castro: "Cuando alguien se cae en estas zonas reclamar al Ayuntamiento, no al Gobierno y de hecho ya hemos hecho frente a alguna indemnización en ese sentido en El Puertito".

La responsabilidad y la seguridad es una de las cuestiones en las que se basa la normativa de Puertos Canarios, publicada en el BOC el pasado 22 de mayo, que en concreto recoge que la Ley de Puertos de Canarias prevé la aprobación de un régimen sancionado así como una serie de "medidas de policía portuaria, relativas a la seguridad del puerto o a la disponibilidad de las instalaciones, y para garantizar el cobro de ingresos por los servicios y actividades portuarias".

Es en ese contexto en el que se enmarca la puesta en marcha de la normativa en la que con carácter general se prohibe actividades como la pesca o el baño en las instalaciones dependientes de la Comunidad Autónoma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine