Ciencias divertidas para los jóvenes

Más de 1.500 estudiantes de toda la Isla participan en los talleres organizados por la Fgull para conocer las salidas profesionales de las carreras tecnológicas

29.10.2015 | 14:06
Ciencias divertidas para los jóvenes
Los estudiantes pueden observar el Sol con un telescopio del Museo de la Ciencia y el Cosmos.

Estudiar ciencias no es nada sencillo y, por eso, lo mejor es hacerlo disfrutando. Por ello, en la II Feria de las vocaciones científicas y tecnológicas de Canarias no podían faltar los juegos didácticos con los que enseñar física o matemáticas, por ejemplo. Precisamente, estos talleres son de los que más éxito han tenido entre los jóvenes estudiantes de la ESO y Bachillerato que entre ayer y hoy visitan las carpas instaladas junto al Parque Marítimo y en las que algunos descubrirán, si no lo tenían claro ya, cuál quieren que sea su futura profesión. Desde hacer cohetes con un globo y una cañita hasta aprender a hacer puzles siguiendo técnicas matemáticas o crear videojuegos con aplicaciones informáticas, cuanto más práctica es la lección, más estudiantes atrae. Pero no solo eso, también se puede mirar hacia el cielo para ver las manchas del Sol o ver animales disecados en algunos de los puestos.

La feria está organizada por la Universidad de La Laguna, a través de la Fgull, y cuenta con la colaboración del Cabildo, la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de Santa Cruz, entre otros organismos y entidades privadas.
El objetivo es aumentar el interés por la ciencia, la tecnología, la innovación y el emprendimiento de los estudiantes a la hora de elegir su futura profesión. La previsión es que al terminar la jornada de hoy hayan pasado por las instalaciones, ubicadas en los aparcamientos del Parque Marítimo, más de 1.500 estudiantes de toda la Isla.

En la inauguración de la Feria de las Vocaciones estuvieron presentes la concejal de Educación del Ayuntamiento de Santa Cruz, Verónica Mesenguer; la coordinadora del Programa de Medio Ambiente de la Dirección General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa del Gobierno de Canarias, Silvia Velázquez; el viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias, Aurelio González; el director insular de Educación, José Luis Rivero; y el vicerrector de Investigación de la ULL, Francisco Almeida Rodríguez.

Verónica Mesenguer aseguró que la feria pretende dar opciones a los alumnos para que sigan su formación en la universidad y deseó que hoy, último día de las jornadas, los jóvenes salgan "con un horizonte más claro" sobre su futuro formativo y profesional. Y, en caso de elegir las ciencias, resaltó, que "sepan que es una herramienta que puede ayudar a mejorar nuestra comunidad y nuestro mundo"; mientras Velázquez señaló que con los talleres los jóvenes podrán acercarse a las ciencias y nuevas tecnologías y orientar su futuro.
El viceconsejero de Cultura resaltó la importancia de las ciencias sin olvidar el mundo de las humanidades, la creación artística, el pensamiento, la fantasía y la imaginación. "Ambos son compatibles y el futuro necesita científicos para descubrir cosas nuevas pero también el hombre necesita imaginar, pensar y hasta soñar", añadió.

José Luis Rivero, por su parte, destacó la importancia de la formación para conseguir empleo y una sociedad mejor que "nos permita avanzar en el desarrollo económico". "Ferias como estas, que estimulan el conocimiento científico entre los jóvenes, no solo son importantes, sino fundamentales en ese desarrollo", matizó.

Por último, el vicerrector de Investigación de la ULL recalcó que esta iniciativa sirve tanto para motivar a los estudiantes como para acercar la universidad a la sociedad.
Sin embargo, a pesar de los buenos propósitos de la inauguración, los profesores de ciencias del colegio Decroly de La Laguna, Antonio Trujillo y Alicia Alonso, reclamaron que Educación haya disminuido las horas de estas materias en Bachillerato. "Hay mucha promoción de las ciencias pero se reducen las horas de las lecciones de física y química y de biología en Bachillerato, y se amplía el temario, algo que nos parece incongruente", sentenció el docente, y aclararon que "los más perjudicados serán los propios estudiantes".
En el stand del grupo ITED (Interacción, Tecnología y Educación) de la ULL, los jóvenes pudieron conocer cómo es la interacción entre las personas y los ordenadores, y cómo trabaja el cerebro cuando está delante de una máquina de este tipo. Además, pudieron descubrir dos nuevos proyectos: Provitao, para la prevención de la obesidad en edades tempranas a través de aplicaciones informáticas promoviendo hábitos saludables, y Edosphi (educación hospitalaria) que pretende ayudar a que los niños hospitalizados de larga duración continúen con su educación. Pero además, este grupo también pretende fomentar las ciencias entre las mujeres con el fin de que aumente el número de chicas que estudian carreras técnicas y fomentar la igualdad.

Por su parte, en el puesto de Cienci@ull, los alumnos pudieron aprender a realizar un cohete con materiales reciclados como un globo y una cañita, aunque no todos lograron que volase, disfrutaron de un taller de "ciencia divertida en el que aprender jugando".
El museo de la Naturaleza y el Hombre también llevó hasta la explanada del Parque Marítimo una pequeña muestra de lo que puede verse en sus instalaciones, desde un meteorito que es lo que más llama la atención por las pocas ocasiones en las que una persona puede tocarlo, un cernícalo y un milano disecados, una semilla de coco que solo se da en las Islas Seychelles, una colección de insectos, o las costillas y vértebras de una ballena. Por su parte, los expertos del Museo de la Ciencias y el Cosmos permitieron a los estudiantes observar, a través de unos telescopios, el Sol y poder apreciar sus manchas y llamaradas.

Pero si hubo un stand por el que ningún estudiante quiso faltar ese fue el de la Sociedad Canaria Isaac Newton de profesores de matemáticas que con su taller, Komando Matemático, tuvieron entretenidos durante toda la mañana a los jóvenes que se acercaban. Así, una colección de puzles les espera para que agudizaran el ingenio, ya que la forma más rápida y sencilla de resolverlos es utilizando la lógica y los procesos de resolución de problemas.

Ainhoa Siverio fue una de las alumnas que ayer logró resolver uno de los complicados rompecabezas, aunque la estudiante del colegio Nuestra Señora del Rosario de La Cuesta reconoció haberlo intentado al menos 10 veces antes de lograrlo. "Son un poco difíciles pero hay que pensar", afirmó. Además, admitió que el stand de las matemáticas es el mejor porque "es más divertido y jugando se aprende mejor, ya que si las lecciones son muy teóricas es más difícil captarlo todo". En cuanto a la feria, la joven reconoció que es una gran oportunidad para pensar lo que quieres hacer en un futuro y abrir nuevos campos. De la misma opinión es Dámaris Sureda, del IES Magallanes de San Isidro, quien a pesar de que tiene claro que quiere estudiar medicina, aclaró que es muy interesante y apropiada para quienes no tengan claro su futuro. Además, destacó su interés por los talleres de robótica y del grupo Consemar, que les informó sobre los vertidos contaminantes en el mar y los medios de lucha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine