Arona

El Festival Son Atlántico entrega su Premio 2015 a Pierre-Yves Cousteau

El galardón reconoce su labor en defensa de los océanos y la difusión del trabajo de su padre, Jacques Cousteau

27.10.2015 | 01:22
De izquierda a derecha, Martín Rivero, promotor del Festival; Sergio Hanquet, asesor y fotógrafo; Pierre-Yves Costeau y Leopoldo Díaz, edil de Cultura de Arona.

El Festival Arona Son Atlántico entregó hace unas horas su Premio 2015 a Pierre-Yves Cousteau. El galardón reconoce su labor en defensa de los océanos y la difusión del legado de su padre, el célebre oceanógrafo Jacques Cousteau. Científico, submarinista y ambientalista, Pierre-Yves Cousteau dirige, junto a su madre, la Fundación Cousteau Society, tras el fallecimiento de su padre en 1997.
Pierre-Yves Cousteau compartió dieciséis años de su vida con su padre, el investigador y oceanógrafo Jacques Cousteau, a quien define como "alguien muy agradable con quien vivir y muy sabio". Desde su muerte, en 1997, Pierre-Yves dirige, junto a su madre, la fundación Cousteau Society, para difundir su legado y recordar la defensa de los derechos de las generaciones futuras de encontrar un planeta habitable, filosofía por la que abogaba el célebre divulgador científico.

Además, Pierre-Ives Cousteau es científico, submarinista y ambientalista y dedica sus esfuerzos a defender los océanos, a través de la organización sin ánimo de lucro que fundó, Cousteau Divers, un programa científico participativo para submarinistas de todo el mundo.
Por su implicación en la conservación de los mares y en la difusión del legado de su padre, la organización de Arona Son Atlántico ha decidido otorgarle el galardón de esta segunda edición, que se está llevando a cabo en Tenerife.

La entrega del premio se sumó al amplio programa de la II Edición del Festival Arona Son Atlántico, posible gracias al respaldo de Gobierno de Canarias –a través de Canarias Cultura en Red y Promotur– Turismo de Tenerife del Cabildo Insular de Tenerife y Ayuntamiento de Arona.
El joven Cousteau agradeció el premio y expresó la importancia de los océanos ya que "no sólo nos aportan gran parte del oxígeno y nos proporcionan un billón de alimento, sino que nos dan felicidad, ya que lo que existe allí abajo es tan maravilloso que nos brinda felicidad y para mí esto es lo más importante y es la razón más fuerte por la que pienso que debemos conservar los océanos". Asimismo recordó que "hace años mi padre lanzó ante un grupo de expertos aquí en Tenerife la idea de las generaciones futuras a recibir un medioambiente conservado, por lo que debemos tener como prioridad esa conservación del entorno para los niños del mañana. Esta carta de los derechos humanos de las generaciones futuras la elevaron a su aprobación por la Unesco en aquel encuentro. Creo que Tenerife sigue siendo el lugar idóneo para retomar este mensaje y consolidarlo, ya que es necesario concienciar y asegurar el mundo que les dejamos a nuestras futuras generaciones".

El espíritu y el legado

Pierre-Yves Cousteau transmite el espíritu y el legado de su padre, a través de sus actividades en defensa del medioambiente en general y de los océanos en particular. Tal como él mismo ha asegurado en diferentes medios de comunicación "lo que nos va a salvar es la creatividad, la genialidad, la capacidad de inventar" para "hacer todo lo posible por dejar una tierra viable y no contaminada". En conferencias en diferentes países, el hijo menor de Jacques Cousteau advierte de los peligros de la contaminación y la sobrepesca. Tal como él mismo señala, "no se puede tener un desarrollo infinito, porque los recursos son limitados". Fiel a su creencia en el poder de la colaboración, Pierre-Yves Cousteau fundó el proyecto Cousteau Divers, un programa que llama a submarinistas de todo el mundo a colaborar en la recolección de datos sobre los fondos marinos del planeta, como testigos de la vida marina y sus mejores conservadores.

Otra de sus iniciativas, el Proyecto Hermes, que realiza junto a la Universidad de Queensland (Australia), es el primer esfuerzo global para medir las temperaturas oceánicas del planeta. Mediante campañas de crownfunding, Hermes busca poder dotar a cincuenta centros de buceo de los instrumentos para medir la temperatura. Para llevar a cabo esta misión científica se requieren satélites de medición de temperatura marítima, ordenadores de buceo y un software y base de datos abiertos para la recopilación de la información.

No es la primera vez que Pierre-Yves Cousteau visita Tenerife. En la isla, el hijo del célebre investigador francés formó parte, en 2012, del jurado del Concurso de Fotografía Submarina de Canarias y ya entonces aseguró que Canarias cuenta con zonas idóneas para el buceo y que, en concreto, Las Galletas, en Arona, podía convertirse en un punto internacional de referencia para su práctica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine