El otoño se viste de rosa en Santa Cruz de Tenerife

La floración del palo borracho llena de color la confluencia de la calle Robayna con Castillo

20.10.2015 | 15:31
El ejemplar de palo borracho en la esquina de las calle Castillo y Robayna.

El color rosa conquista en los primeros días del otoño las calles de Santa Cruz de Tenerife. El palo borracho toma estos días la capital con sus hermosas flores que regalan algo de alegría a esta época, en la que parece que todo se vuelve gris. Su nombre científico es Ceiba speciosa, aunque en algunos lugares también se le conoce como árbol botella. Es originario de países sudamericanos como Brasil, Argentina, Paraguay, Perú o Bolivia.

Este árbol se caracteriza porque tiene el tronco repleto de espinas que, poco a poco, se van cayendo y otorgan a la corteza del palo borracho un aspecto más oscuro y escamoso. Es en verano cuando esta planta pierde sus hojas y comienza la floración a final de la estación. En muchos puntos del Archipiélago se dice que son indicadoras de que el otoño se acerca y por eso es ahora cuando más bellos lucen.

El palo borracho pertenece a la familia del baobab y puede llegar a alcanzar los 15 metros de altura. Cuenta con un fruto muy característico que es una vaina de 20 centímetros de largo con semillas parecidas a los garbanzos de color negro y que están rodeados una masa parecida al algodón o la seda. Su madera es muy liviana, suave y flexible por lo que se emplea para hacer canoas y para fabricar objetos domésticos, pero es poco resistente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine