Las lluvias atascan el tráfico en la TF-5

Las precipitaciones provocan varios accidentes y ralentizan aún más la circulación de la autopista del Norte

20.10.2015 | 13:51
Las lluvias atascan el tráfico en la TF-5

Cada vez que llueve, sea de forma intensa o no tan intensa en la Isla, la autopista del Norte se convierte en un rosario de accidentes de tráfico, atascos, problemas circulatorios, miradas de reojo al reloj y estrés. Ayer ocurrió de nuevo. Miles de norteños, que ya sufren a diario los atascos permanentes de la TF-5, soportaron casi dos horas al volante para apenas circular 30 kilómetros y, una vez más, llegar tarde al trabajo, la Universidad o el Hospital. La cola, que comenzó aproximadamente a las 06:00 horas, no se disipó hasta el mediodía por culpa de dos accidentes –uno en cada sentido– ocurridos en la ya conocida como curva de la muerte en El Sauzal.

Las precipitaciones que cayeron durante las primeras horas de la mañana de ayer hacían prever lo peor. Y así fue. La lluvia, aunque no fue muy abundante, ralentizó el tráfico y desencadenó el caos. Los problemas se sucedieron por toda la TF-5, en especial en la rotonda de Padre Ancheta, la avenida Trinidad, ambos puntos en La Laguna, y el tramo que discurre entre La Matanza y Tacoronte. El corte de una de la incorporaciones a la rotonda de Padre Ancheta originó un embudo que hizo que los 15 minutos de distancia que separan La Laguna de Santa Cruz se transformaran en más de una hora e incluso dos.

Entre los afectados se encontraban las estudiantes Lucía Martín y Elena Marrero, quienes salieron de La Orotava y Los Realejos, respectivamente, a las 07:00 horas para llegar a la Universidad de La Laguna (ULL) pasadas las 08:30. Un trayecto que, normalmente, no debería sobrepasar los 20 minutos. Martín, alumna de Derecho, reconoce que "cada vez que llueve llegamos tarde a clase". "Aunque hoy [ayer para el lector] no hubo derrumbes ni accidentes importantes, la gente tomó más preocupaciones y fue más despacio y eso se traduce en unos buenos minutos más al volante hasta llegar al destino", señala.

Martín comparte coche con Marrero, quien critica que la gente no siga su ejemplo. "Si todos compartiéramos coche lograríamos reducir la saturación de automóviles que tiene la autopista del Norte", destaca la alumna. Esta realejera lleva más de cuatro años soportando las colas diarias de la TF-5 y asegura que "nada ha mejorado". "No veo ningún avance, al revés, la últimas semanas la entrada de Alcampo La Laguna está mucho más colapsada que de costumbre", revela la joven.

Marrero apunta que para ella, la mejor solución es "el carril VAO". "No me parece bien que quieran retrasar la entrada a la Universidad. Eso significaría que saldríamos mucho más tarde", confiesa la estudiante de Derecho.

Otro de los damnificados por el embudo de la TF-5 fue Eduardo Hernández, un norteño que ayer tenía cita en el Hospital Universitario de Canarias (HUC). "Salí sobre las 11:00 horas y me pilló un accidente en la curva de El Sauzal. Al final, un tramo que me supone unos veinte minutos se postergó hasta los 45", explica Hernández. El joven añade que a menudo tiene que ir al centro hospitalario, así que no le queda otra que madrugar. "Tienes que salir muy temprano porque sino te arriesgas a perder la cita", confiesa el norteño.

Por su parte, el especialista de motorchicharrero.com, Álvaro Díaz, explica que con la lluvia la probabilidad de que hayan atascos "se multiplica". "La caída de precipitaciones intensifica el problema que ya existe de por sí en la TF-5", resalta Díaz. El experto señala que, por un lado, la lluvia ralentiza el tráfico y, por otro, incrementa las posibilidades de que se produzca un incidente. "La calzada desliza más, la gente circula más despacio y la visibilidad es peor", detalla Díaz.

En este sentido, desde motochicharrero.com apuntan que los conductores deben tener en cuenta dos aspectos cada vez que llueve: "Hay que reducir la velocidad y aumentar la distancia con el coche de delante". Por ello, Díaz hace un llamamiento "a la precaución y a la paciencia". "Por ejemplo, si un día con la vía seca y con buen clima circulamos a 100 kilómetros por hora, con lluvia debemos reducir la velocidad hasta los 70", asegura.

El experto en el mundo del motor afirma que no es casualidad que ayer se produjeran dos accidente a la altura del municipio de El Sauzal. "Esta curva es uno de los tramos con mayor concentración de incidentes de las Islas". El tinerfeño apunta que el principal problema de este punto negro es la escasa longitud de sus incorporaciones. "Tanto el carril de entrada como el de salida son muy pequeños. El 90% de los accidentes en esta zona se produce por esta causa", puntualiza.

Según Díaz, a ello se suma "un radio complicado y las precarias condiciones de la calzada". "De todas maneras, el problema de la TF-5 va mucho más allá. Mi opinión es que deberían empezar de cero aunque lleve tiempo. Sino solo estamos maquillando la situación", concluye el isleño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine