Los vecinos del norte de Tenerife recorren más de 100 kilómetros diarios para trabajar en el sur

Residentes del Norte solicitan la ejecución del tramo que unirá El Tanque con Santiago del Teide

19.10.2015 | 01:29

Más de 100 kilómetros diarios frente al volante para ir a trabajar, a lo que se suman los atascos que pueden encontrarse en la autopista del Norte o los baches de la carretera que pasa por la cumbre entre El Tanque y Santiago del Teide. Los vecinos del Norte que acuden a sus empleos en el Sur están cansados de esa odisea viaria. Si bien celebran la apertura de dos tramos del Anillo (el de Icod-El Tanque y el de Santiago del Teide-Vera de Erques), reclaman que de una vez por todas puedan contar con unas conexiones cómodas y seguras que pongan fin al desperdicio de horas de vida sobre las cuatro ruedas.

Son muchos los tinerfeños que sienten que viven en la carretera. Andrés Hernández y Jerónimo González, que residen en Puerto de la Cruz y trabajan en Las Américas, y Misael Pérez, icodense que da clases en Armeñime (Adeje), son solo tres ejemplos de esos ciudadanos del Norte que cada día recorren decenas de kilómetros para acudir a sus empleos en el Sur, pasando por largas colas o vías sinuosas. Están cansados de ser vecinos "de segunda" y el cierre del Anillo insular es su esperanza.

Andrés Hernández tiene sus cuentas claras. Si esa red estuviera terminada, podría haberse ahorrado 350.000 kilómetros durante los 19 años que lleva conduciendo cada día desde su municipio para ejercer como agente de viajes en Las Américas, "Me podría haber ahorrado mucho dinero en gasolina", sin contar la "contaminación" que ha causado durante ese tiempo, y "son muchas las personas que están en mis mismas circunstancias", apunta. Lo más que le enfada es lo que está pasando con la autopista del Norte (TF-5), porque las colas que se producen en ella durante las primeras horas de la mañana "no tiene nombre". "El tráfico es horroroso" y, por este motivo, decidió el pasado mes de junio "ir por otro lado", por el tramo del Anillo entre Icod y El Tanque que fue inaugurado el verano de 2014 y que enlaza con la nueva red entre Santiago del Teide y Vera de Erques, puesta en servicio en casi su totalidad en abril.

Aunque informa de que este nuevo trayecto le permite ahorrarse una media de 50 minutos de recorrido, también tiene sus inconvenientes, y uno de ellos es el mal estado que presenta la carretera actual que une El Tanque con Santiago del Teide, "cuarteada y en la que caen piedras con las lluvias".

Otro de los aspectos que tampoco termina de convencer al portuense es que en el trazado del Anillo Santiago del Teide-Vera de Erques solo hay un carril habilitado para bajar a la zona sureña (debido a la aparición de unas grietas en el túnel de El Bicho en las que el Gobierno canario ya está trabajando) y una raya continua que impide adelantar.

"En punto muerto podrías alcanzar los 150 kilómetros por hora y el límite está en los 80. Hoy me tocó un señor delante que iba a 40", lo que le hizo perder mayor tiempo, lamenta. Para volver a casa por el mismo trazado sí que están los dos carriles en servicio pero la velocidad sigue estando a 80 como máximo. "Al santo lo han vestido mal", bromea Andrés, quien sostiene que se trata de una vía que está nueva y bien condicionada como para poder conducir a más velocidad.

Esos son los peros, pero recuerda que con la apertura de esas dos vías logra ahorrarse diariamente 50 minutos de su vida que los invierte en descansar. Por cada jornada de trabajo recorre 142 kilómetros en total (71 ida y 71 vuelta) en dos horas y 10 minutos de media, mientras que antes tardaba tres. Aún así, "vivo en la carretera y no tengo amigos ni en el Norte ni en el Sur, solo conozco a la gente que van en sus coches, como a los repartidos", bromea el portuense de 62 años.

Antes de usar los trazados del Anillo, buscó una fórmula para no tener que sufrir los colapsos de la TF-5 porque "fácilmente puedes perder una hora", pasando por El Sauzal y La Esperanza (en El Rosario) para luego incorporarse a la autopista del Sur. "Hay gente que sale a las cinco y media de la madrugada para hacerse analíticas en Santa Cruz porque si no llegan, solo para evitar las colas, aunque menos mal que ya se hacen en centros de salud". Esos atascos "están desde hace los 19 años que llevo yendo al Sur a trabajar, y no hay que ser muy inteligente para verlo", critica el agente de viajes.

Durante los meses de julio, agosto y la primera quincena de septiembre, en cambio, "es como si estuvieras de vacaciones". "En agosto es un placer conducir" por la TF-5 por "un cúmulo de cosas, como porque no hay colegios y el tráfico baja considerablemente, pero el resto del año es imposible". Eso sí, de los 10 coches que se encuentra por la autopista del Norte, solo uno es un vehículo "compartido por chicos jóvenes", puntualiza.

Para él, es importante que las administraciones ejecuten el túnel de El Tanque-Santiago del Teide que evitará que tengan que seguir conduciendo por la vía actual en mal estado y sinuosa, pero lo "primordial" para él es que arreglen esta carretera y pongan más reflectantes, así como que aumenten la velocidad en la conexión entre Santiago del Teide y Vera de Erques.

"Lo peor que le puedo desear a mi enemigo es que viva en el Norte y trabaje en el Sur", sentencia entre risas.

Jerónimo González es otro de los tinerfeños que usa los nuevos tramos del Anillo, pero solo cuando vuelve a Puerto de la Cruz, donde vive, después de un día de trabajo en su agencia de viajes de Las Américas. Para él, terminar el cierre de la red es "necesario y urgente, porque es increíble lo que padecemos los usuarios de la TF-5 entre las siete y las nueve de la mañana", aunque en el periodo vacacional de la Universidad de La Laguna "es una delicia". "O somos ciudadanos de segunda, o no sé como explicarlo", lamenta.

Lo normal es que tarde una hora en llegar a su puesto en el Sur, pero con atascos ha estado "tres horas". Mientras que a la ida va por esa vía, el 90% de las veces para regresar a casa conduce por la parte del Anillo porque es "muy cómodo" pese a las "inclemencias del tiempo" que se notan en la carretera entre El Tanque y Santiago del Teide. Por uno u otro lado, "más o menos" dice que tarda el mismo tiempo, porque "hasta que no se haga el túnel" que enlazará estos dos municipios y que forma parte del Anillo no notará el ahorro. "No es que lo necesitemos, es que es urgente", advierte.

Así lleva 32 años, el tiempo que hace que trabaja en el Sur, y "de toda la vida" recuerda los atascos en la autopista. Su petición es que se termine el trazado entre Vera de Erques y Adeje y se ejecute el túnel, aparte de arreglar la vía sinuosa actual porque "está en mal estado". "Comparadas con las carreteras de otras islas, en especial con las de Gran Canaria, las de Tenerife están a años luz", añade Jerónimo.

Misael Pérez tiene 30 años y da clases de Religión desde hace nueve en un colegio de Adeje. Cada día, coge su coche desde Icod para acudir a su puesto de trabajo, pero él solo utiliza el tramo del Anillo que une Santiago del Teide con Vera de Erques porque tiene una vía alternativa para el otro trazado. "He visto la diferencia, porque el recorrido es más corto, aparte de la peligrosidad", ya que la conexión antigua "es muy peligrosa y hay deslizamientos". En dos ocasiones, incluso, dice haberse salido de la carretera porque iban a chocar contra él.

Aparte, la conexión actual entre El Tanque y Santiago del Teide está "fatal y, desde que llueve, tienes que pararte". Ahora, con el trazado nuevo que sale de esta última localidad y llega a Vera de Erques, tarda 45 minutos desde Icod hasta Adeje, mientras que antes gastaba una hora y 15 minutos de su vida frente al volante. Si el cierre del Anillo estuviera hecho, el tiempo sería "de unos 35 minutos".

Para él, es una "necesidad urgentísima" poner en marcha la red entre El Tanque y Santiago del Teide, y también "para el propio pueblo". "Hay mucha gente que vive de alquiler en el Sur por no coger la carretera, y si se terminara, mucha volvería a vivir al Norte", asegura.

Para Misael, Icod es un pueblo "que está muerto", ya que los que residen ahí son "personas mayores". "No hay jóvenes porque no hay trabajo y no hay buenas comunicaciones. Es un municipio de tercera o de cuarta", lamenta.

Por todos estos motivos, solicita a las administraciones que inviertan más dinero en este tipo de infraestructuras "y no por ejemplo en muelles como el de Garachico que no se utilizan".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine