Santa Cruz

Carnaval en lugar de toros

La arquitecta Lara Pajuelo proyecta un museo de las fiestas chicharreras en la Plaza en ruinas de la Rambla como trabajo de fin de grado

18.10.2015 | 02:00

Mucho se ha hablado y prometido a lo largo de los años sobre la construcción de un museo del Carnaval en Santa Cruz para honrar a la que se han convertido en la fiesta más emblemática de la capital chicharrera. Precisamente, la arquitecta Lara Juliá Pajuelo realizó el pasado curso su trabajo de fin de carrera en Sevilla sobre la construcción de un espacio de estas características en la Plaza de Toros chicharrera. La propuesta se ha quedado por ahora en un simple trabajo de la carrera pero lo cierto es que ha encantado a profesores y vecinos.
Cuando Lara Juliá Pajuelo comenzó a pensar en su trabajo de fin de grado, hace cerca de un año, lo primero que tuvo claro es que quería que la propuesta fuera beneficiosa para Santa Cruz de Tenerife. "La mayoría de los alumnos de Arquitectura, aunque no estén estudiando en su ciudad de origen, hacen proyectos pensado en ella, así que yo tenía claro que también iba a trabajar de ese modo", explica la santacrucera.

Tras algunas semanas pensando, decidió trabajar sobre la Plaza de Toros, ubicada en la Rambla de Santa Cruz y que se está cayendo presa del abandono. Después de aquello, sus pensamientos fueron encaminándose cada vez más hacia la idea de hacer algo relacionado con el Carnaval. Y así surgió el proyecto de este museo.

Fueron diversas las razones que llevaron a Lara Juliá Pajuelo a iniciar este proyecto. "En primer lugar, a todos los chicharreros les gusta el Carnaval y yo no iba a ser menos. Además, siempre se ha planteado la idea de abrir un museo del Carnaval y yo quería darle un sitio definitivo. Y, por último, esta plaza ya ha acogido actos del Carnaval después de que dejaran de organizarse corridas de toros, así que ya ha vivido esta fiesta", relata la arquitecta.

La propuesta de Pajuelo incluye una cafetería, un archivo y un espacio escénico. Todo con la temática del Carnaval. La cafetería, con 293 metros cuadrados, y el archivo, con 694 metros cuadrados, donde los grupos podrían depositar los diferentes materiales que generen cada año, estarían ubicados en estancias anexas a la plaza, en unos terrenos que se encuentran junto a la estructura principal. Por su parte, dentro del recinto de la plaza estaría ubicado el museo bajo tierra, con una dimensión de 3.070 metros cuadrados, y la zona de espectáculo, con unos 1.626 metros cuadrados y que será capaz de albergar a algo más de 1.500 personas.

Lara explica que ha sido un trabajo complicado porque, además de que no existen muchos planos de la Plaza de Toros, ella pasó la mayor partir del tiempo en Sevilla. "Aprovechaba cuando venía en vacaciones para tomar medidas y fotografías pero más de una vez tuvo que ir mi padre para conseguirme algunos datos", comenta la arquitecta. La chicharrera lamenta, no obstante, no haber podido acceder a la Plaza de Toros y por ello solo se pudo valer de fotografías sacadas de internet para hacerse una idea de cómo era el interior del recinto. A pesar de que ahora se puede observar el estado de la plaza, el proyecto de Pajuelo incluye la construcción de una doble cúpula que se encargue de proteger la zona escénica.

Sin embargo, la arquitecta resalta que aunque este museo del Carnaval se ubique en este espacio, "la propuesta no se apoya en el edificio actual". De hecho, para su proyecto, Pajuelo dejó tal y como está la fachada del edificio y únicamente propuso cambiar la pintura amarilla por la blanca. Para realizar todos estos trabajos, Pajuelo optó por utilizar hormigón y piedras volcánicas puesto que lo que busca la arquitecta es que el espacio sea un reflejo de Tenerife, tanto por su contenido, eminentemente chicharrero, como por los materiales empleados, que recuerdan a los paisajes naturales canarios.

Asimismo, la rotulación del museo iría ubicada en las dependencias de la cafetería. Tenerife Espacio Cultural y de Ocio (TECO) es el nombre que Lara Juliá Pajuelo le otorgó a esta idea. Ahora piensa si tratar de poner esta idea en conocimiento de las administraciones para que estudien la posibilidad de poner en práctica su proyecto.

La joven arquitecta Lara Juliá Pajuelo sentencia que "es una pena que no se elabore un proyecto de este tipo, del que se puedan beneficiar tanto los vecinos como los turistas. Y también es una pena que un espacio tan céntrico como la Plaza de Toros esté en desuso", .

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine