Cinco municipios aplican un 'catastrazo' a sus inmuebles y solares el próximo año

Un total de 16 ayuntamientos de la Isla han pedido al Ministerio de Hacienda la actualización de sus valores catastrales

18.10.2015 | 02:20
Vista panorámica de Playa San Juan, en Guía de Isora.

Cinco municipios de Tenerife aplicarán un catastrazo a sus inmuebles el próximo año. Los vecinos de Santa Cruz de Tenerife, La Orotava, El Rosario, Tegueste e Icod de Los Vinos verán incrementado un 10% el valor catrastal de sus inmuebles a partir de 2016. Esta cuantía, que se calcula en base a los coeficientes de actualización de valores castratales incluidos en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2016 –aún pendiente de aprobar–, repercutirá en el bolsillo de miles de tinerfeños que verán cómo sus facturas fiscales se engrosan.
De todos ellos, el Consistorio de Santa Cruz es, sin duda, el más rezagado. El Ayuntamiento no revisaba su valor catrastal desde 1995. Le siguen El Rosario y La Orotava, que llevan quince años sin actualizar el valor de sus inmuebles, mientras que Tegueste lo hizo por última vez en 2001.

Estos cinco municipios forman parte de la lista de 16 ayuntamientos de la Isla que han pedido al Ministerio de Hacienda la actualización de sus valores catrastales. La relación de ayuntamientos que cambiarán el valor de sus inmuebles en el próximo año, publicada en el Boletín Oficial del Estado, refleja así que en otros once consistorios isleños bajará este coeficiente. Es el caso de Adeje, Buenavista del Norte, Candelaria, Fasnia, Garachico, Guía de Isora, La Guancha, La Matanza de Acentejo, Los Realejos, San Juan de la Rambla y Vilaflor.

En estos municipios, los vecinos incluso, podrán ver rebajados sus recibos fiscales. En concreto y, según los coeficientes de actualización previstos en los presupuestos del próximo año, el valor de los inmuebles de los residentes en Adeje, Buenavista del Norte, Fasni y, Garachico, se reducirá un 23%, mientras que en Candelaria y Los Realejos la bajada será de un 15% . Por su parte, en Guía de Isora, La Guancha, La Matanza de Acentejo, San Juan de La Rambla y Vilaflor, el descenso varía entre un 30% y un 8%.

En estos casos se trata de municipios cuyos inmuebles tenían valores de la época de la burbuja. La revisión del catastro permite así, adecuar el valor de los inmuebles al valor real del mercado. Aunque se trata de una decisión adoptada por el Estado, son los ayuntamientos lo que deben pedir su inclusión en la medida.

Requisitos

Entre los requisitos establecidos por Hacienda para formar parte de este listado dado a conocer el 28 de septiembre se encuentra el hecho de que hayan transcurrido al menos cinco años desde la entrada en vigor de los valores catastrales derivados del anterior procedimiento de valoración colectiva de carácter general; que se pongan de manifiesto diferencias sustanciales entre los valores actuales de mercado y los que sirvieron de base para la determinación de los valores vigentes y que la solicitud se haya comunicado a la Dirección General del Catastro antes del 31 de julio.

Repercusiones

El valor catastral asignado a las propiedades afecta principalmente al Impuesto sobre Bienes Inmuebles pero también repercute en la subida en cascada de otros seis impuestos: el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), la Plusvalía municipal y, en menor medida, los impuestos de Patrimonio, Transmisiones Patrimoniales y Sucesiones y Donaciones así como al Impuesto de Sociedades.
En cualquier caso, las repercusiones del IRPF y el Impuesto sobre el Patrimonio solo afectarían a las segundas o terceras residencias y a los propietarios de inmuebles por un valor superior a los 700.000 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine