ÚLTIMA HORA
Abatido el presunto asesino de al menos tres personas en Teruel
Santa Cruz

Somosierra sale a la calle para exigir que se inicien las obras de saneamiento

Los vecinos de la calle Sansón y Barrios esperan desde hace 6 meses que el Consistorio comience los trabajos de mejora en la red

15.10.2015 | 11:46
Algunos de los vecinos del bloque 7 del barrio de Somosierra reunidos en la calle Sansón y Barrios.

Los vecinos del bloque número 7 de la calle Sansón y Barrios, del barrio de Somosierra, se manifestarán el próximo viernes, a partir de las 18:00 horas, para exigirle al Ayuntamiento de Santa Cruz que inicie las obras de urgencia aprobadas en el pleno municipal del mes de abril para mejorar la red de saneamiento de la calle. Un total de 48 viviendas sufren la falta de mantenimiento de la tubería que transcurre por la calle y que provoca filtraciones.

Los propietarios de estas construcciones se han cansado de esperar y, por esa razón, el pasado viernes decidieron organizar diferentes acciones de protesta, entre las que también se encuentra la colocación de pancartas en las fachadas de las viviendas. Además, solicitarán una nueva reunión con el Ayuntamiento santacrucero y buscarán asesoramiento jurídico y profesional para reclamar los daños patrimoniales ocasionados en las viviendas.

Uno de los motivos por los que se ha demorado el inicio de estas obras de urgencia se encuentra en el desacuerdo que existe entre los vecinos y el Ayuntamiento de Santa Cruz en cuanto al mecanismo de desagüe que debe instalarse. Los propietarios de las viviendas del bloque 7 defienden la salida de agua por gravedad. Esta solución lleva aparejada la colocación de una válvula antirretorno para que el agua de la calle no entre en las casas, así como una tubería en la vía pública a 4,5 metros de profundidad.

Sin embargo, la solución que propone la Corporación municipal incluye una válvula de bombeo, que hace necesaria la existencia de una arqueta en cada uno de los patios de las casas. Con esta instalación, la tubería de la calle solo estaría a un metro y 25 centímetros de profundidad. Los vecinos dicen que esta opción conlleva gran mantenimiento, que han llegado a cifrar en 600 euros anuales. Además, añaden que el pozo de registro que se instalaría es demasiado pequeño para dar respuesta a todas las viviendas, por lo que seguirá habiendo problemas.

La diferencia presupuestaria entre ambas opciones es de unos 12.000 euros, puesto que la salida por gravedad tendría un coste de unos 146.000 euros, mientras que la opción de bombeo necesitaría un presupuesto de 134.000 euros.

Los vecinos del bloque 7 de Somosierra sostienen que el Ayuntamiento de Santa Cruz defiende la colocación de la extracción de agua por bombeo porque "la otra opción conllevaría el cierre de la calle Sansón y Barrios durante tres meses", explica el secretario de la Asociación de Vecinos Chincanayros, Miguel Ángel Quintana. Además, los propietarios de estas viviendas aseguran que el Ayuntamiento capitalino trata de imponer una de las opciones al no haber realizado aún las catas en el terreno, a pesar de que hace más de seis meses que la Corporación declaró la urgencia de las obras. "Estas catas solo tendrían que hacerlas para las obras de la salida de agua por gravedad puesto que se trata de una instalación mucho más profunda", explica Quintana.

Esta barriada santacrucera fue construida en la década de los años 50 del pasado siglo. Fue en 2005 cuando el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, a través de la empresa Mejías y Rodríguez SL, realizó unos trabajos en la red de saneamiento y aprovechó para construir unos muros que aún hoy se mantienen y que separan la acera de la calle Sansón y Barrios de las viviendas unifamiliares. Sin embargo, estas obras no llegaron a concluirse en esta zona y la tubería que se encuentra en esta calle nunca llegó a cambiarse debido al desnivel existente de tres metros entre la vía pública y las viviendas, aseguró entonces el encargado de la intervención.

En la actualidad se unen en una misma tubería las aguas pluviales con las fecales, que llegan sin ningún obstáculo a las casas de los vecinos, sobre todo cuando llueve. Desde el año 2005, los propietarios han notado cómo ha ido empeorando la situación y casi todos han tenido que realizar reformas para poder vivir de manera digna entre filtraciones y humedades. Esta situación ha provocado, además, que diversos vecinos sufran problemas de salud. "Más del 70% de las viviendas cuenta con algún miembro de la familia que tiene un parte médico que acredita que sufre problemas respiratorios por tener que convivir con humedades causadas por las aguas fecales", explica Miguel Ángel Quintana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine