Santa Cruz

La Plaza de Weyler acoge el segundo aseo autolimpiable de Santa Cruz de Tenerife

Se trata de una instalación pública enmarcada en una experiencia piloto y que está adaptada para que la usen personas con discapacidad

14.10.2015 | 11:15
El exterior e interior del aseo público de la Plaza Weyler.

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife puso ayer en servicio un aseo público autolimpiable en la Plaza de Weyler. Se trata del segundo de estas características que funciona en la ciudad después de la apertura, el pasado mes de septiembre, de otra unidad en la Alameda del Duque de Santa Elena. El concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, explicó que "la puesta en servicio del aseo se enmarca en una experiencia piloto que, en función de sus resultados, determinará el mantenimiento y ampliación de la iniciativa".

Arteaga aprovechó para apelar a la colaboración ciudadana para mantener los aseos en buenas condiciones de uso y conservación, pues se trata de una apuesta importante de la Corporación en zonas de gran afluencia de vecinos y turistas. El concejal recordó que la unidad habilitada en la Alameda ha sido utilizada ya 1.600 veces desde el 14 de septiembre, fecha en la que se abrió al público.

Los aseos, diseñados con criterios de accesibilidad, están dotados de inodoro, lavabo, papelera, perchas, espejo y dispensador de papel, todo ello antivandálico e integrado en la propia cabina. Cuentan, asimismo, con pulsador de emergencia, sensores de presencia, un limitador de tiempo de uso máximo de 15 minutos por usuario y un reloj limitador que puede fijar el sistema de uso de la cabina cerrándolo a partir de la hora programada.

La zona interior ha sido adaptada para su uso por personas de ambos sexos y ha sido diseñada para evitar que los diversos elementos puedan ser desmontados desde la cabina. Cuenta con un inodoro autolimpiable abatible, realizado en acero inoxidable. El ciclo de limpieza del mismo se activa después de cada uso, siguiendo un proceso de enjuagado mediante agua, desinfectado y secado de la tapa. El agua utilizada ha sido tratada previamente con productos antibacterianos y anticalcáreos. Posee brazos de apoyo en acero inoxidable, también abatibles, que facilitan el uso del inodoro por personas con discapacidad.

También cuenta con perchero, un dispensador de hojas de papel higiénico engarzado y antivandálico, una papelera antivandálica que ha sido empotrada en cerramiento interior, un lavabo de acero inoxidable empotrado en el cerramiento interior y con servicio automático, un secamanos eléctrico integrado en el lavabo, un espejo antivandálico sobre el lavabo inclinado para facilitar su uso por parte de las personas en silla de ruedas.

El proceso del accionamiento secuencial de lavado, enjabonado, aclarado y secado se efectúa mediante sensores de proximidad. La cabina también va equipada con un limitador de tiempo máximo de uso visual a través de un reloj digital con tecnología led y una alarma acústica que avisa al usuario de que su tiempo de uso se está agotando. En el exterior, el aseo cuenta con un indicador informativo de libre, ocupado, en autolimpieza o fuera de servicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine