Santa Cruz

Una reyerta entre unas cien personas en el Rastro espanta a clientes y vendedores

La pelea se produce entre dos clanes familiares que venden sus mercancías en la calle Guimerá Gurrea

12.10.2015 | 02:20

La Policía Local de Santa Cruz tuvo que intervenir ayer en una reyerta entre un centenar de personas que tuvo lugar en el Rastro de la capital. En concreto, la pelea se produjo entre dos clanes familiares de etnia gitana que venden mercancías en la calle José Manuel Guimerá Gurrea, los cuales ya han protagonizado otros incidentes en el mismo lugar. Los agentes detuvieron a un hombre de 33 años. Dos mujeres, de 24 y 44 años, resultaron heridas, por lo que fueron trasladadas a un centro de salud. Otras dos personas sufrieron crisis de ansiedad. Los ciudadanos que se encontraban en la zona paseando o comprando y más de 150 vendedores abandonaron sus puestos por "miedo".
La presidenta del Rastro de Santa Cruz, Carmen Tejera, pide más presencia policial en la zona porque asegura que "esta situación irá a peor". "Estos dos clanes, que surgen de una misma familia, llevan tiempo peleándose y después de lo que ha sucedido hoy –ayer– estamos convencidos de que habrá más enfrentamientos. Se trata de cuestiones de celos y envidias entre hermanos y sus correspondientes parejas por los puestos, pero en esto el Rastro no puede intervenir", comenta a la opinión de tenerife Carmen Tejera. Por este motivo, y "porque este tipo de peleas perjudican la imagen del Rastro, espanta a los clientes y también al resto de vendedores", la presidenta del mercadillo solicita un dispositivo policial especial cada domingo en la zona desde primera hora de la mañana.

Asimismo, Carmen Tejera exige al Ayuntamiento de Santa Cruz, y en concreto al edil de Servicios Públicos, el nacionalista Dámaso Arteaga, que proceda ya a la reubicación y reordenación de los puestos del Rastro, "algo que tendría que haberse hecho ya", y que, a través de la misma, "se separe a las familias". "Entendemos la buena voluntad del edil ante el hecho de querer poner juntas a todas las familias, pero es que hay algunas entre las que no hay una buena convivencia a la hora de vender, por lo que es necesario separarlas, como es el caso del que estamos hablando", explica la presidenta del Rastro de la capital.

Peligro

Esta asegura que el hecho de que "los puestos de estos clanes estén situados los unos al lado de los otros puede suponer un auténtico peligro, tal y como ha quedado demostrado con esta reyerta, en la que se han utilizado hasta palos y barrotes". "Los conozco y sé que la situación puede empeorar. Cuando se producen problemas en el Rastro nosotros solemos intervenir para poder llegar a un acuerdo, pero en este caso, no hay intermediación posible, porque no nos escuchan", apunta Tejera.

Esta comenta que desde la Asociación del Rastro se ha entregado al Consistorio chicharrero una lista con la reubicación desde el puesto 1 hasta el 631, que "esperamos que se respete". Carmen Tejera insiste en que la solución en este caso pasa por separar los puestos de estos clanes y por contar con una mayor presencia policial. "En la reyerta participaron unas cien personas, aunque cuando llegaron los agentes ya solo había unos 30, porque muchos salieron corriendo para no tener problemas con los efectivos. Es la primera vez que se produce una pelea tan multitudinaria y es la primera vez en la que la Policía tiene que intervenir de forma contundente, porque normalmente los conflictos existentes en el Rastro se resuelven a través de la propia asociación", manifiesta la presidenta del mercadillo chicharrero.
Carmen Tejera cuenta que la reyerta comenzó a las ocho de la mañana tras la discusión entre "hermanos y hermanas, cuñados y cuñadas". "Ya después se empezaron a unir los familiares de cada clan, que a su vez son familiares entre ellos. Los problemas en este caso surgen por envidias y celos en relación a lo que venden en los puestos. No hay forma de que se entienda e, insistimos, lo mejor es separarlos, por el bien de ellos y por el propio bien del Rastro", añade.

Miedo

La presidenta del mercadillo de Santa Cruz muestra su malestar ante lo sucedido y asegura que muchos vendedores le han indicado que tienen "miedo de montar sus puestos el próximo domingo". Asimismo, "no nos podemos permitir ofrecer esta imagen de cara a nuestros clientes, porque no van a querer volver más". Carmen Tejera apunta que pronto dará comienzo la campaña navideña, "por lo que hay que encontrar una solución urgente para este asunto". "Los ciudadanos quieren venir al Rastro sintiéndose seguros y con tranquilidad. Este tipo de enfrentamientos no se pueden seguir produciéndose", añade.

Evidentemente, dice Carmen Tejera, la Asociación del Rastro de Santa Cruz de Tenerife no puede prohibir a nadie que venda en el mercadillo, "esto es algo que entonces se tendrá que solucionar ante un juzgado", porque según ha informado la Policía Local, ambos clanes van a presentar las correspondientes denuncias entre ellos. Mientras tanto, insiste la presidenta del Rastro, "necesitamos más presencia policial y que el Ayuntamiento reubique de una vez por todas los puestos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine