La Laguna

La Librea se enamora

La obra teatral que rememora la Batalla de Lepanto se renueva con tres personajes femeninos que aportan intrigas palaciegas, devoción y amor

10.10.2015 | 12:12
Las tres valleras, durante un ensayo en plaza de Valle de Guerra.

El 7 de octubre de 1571, cristianos y turcos se enfrentaron en la mayor batalla naval librada hasta entonces, en la que perdieron la vida cerca de 40.000 hombres. Al mando de los galeones de la alianza cristiana, en los que lucharon un puñado de canarios, estaba Don Juan de Austria. Esta noche (23:00 horas), Paula Hernández, lagunera de 18 años que estudia Filología Hispánica, dará vida a María de Mendoza, la mujer que ha pasado a la historia por ser la amante del vencedor de aquella trascendental contienda, que logró detener el avance del Imperio Otomano por el Mediterráneo.

El suyo es uno de los tres nuevos personajes que esta noche estrenará la Librea de Valle de Guerra. La obra de teatro popular, escrita por Juan Cairós y que rememora la Batalla de Lepanto, añade tres damas castellanas a sus más de 20 personajes protagonistas que enriquecerán la historia bélica con intrigas palaciegas, devoción religiosa y un gran amor clandestino.

Cairós está seguro de que los cambios "van a gustar" al público porque "dulcifican la historia". "Esta es una obra hecha por gente amateur del pueblo pero que tiene un gran rigor histórico y mucho detallismo. Hasta ahora solo había habido un personaje femenino. Era la turca Fátima, que este año deja paso a las damas castellanas", adelanta el artífice del texto.

El elenco de la Librea comenzaron a ensayar en mayo para meterse en la piel de sus personajes y memorizar el guión. Hernández, la María de Mendoza esta noche, encarnará a la hermosa mujer de la que se enamoró Don Juan de Castilla antes de partir a la guerra. "Hay una escena de amor bastante difícil que creo que va a conquistar al público", asevera Paula. Esta es la primera vez que participa de la Librea en un rol protagónico y dice sentirse "cómoda" con el papel que le ha tocado. "De Mendoza fue una mujer especial, con la que según los historiadores Don Juan llegó a tener dos hijos. Lo que pasa es que pertenecían a clases sociales diferentes y eso hizo que su amor no fuera bien visto y tuvieran que ocultarlo", relata.

La lagunera Ciara Rodríguez abrirá la función encarnando al fantasma de Inés de Castilla. La joven, de 19 años y estudiante de Diseño de Moda, admite que tiene una mezcla de "nervios e ilusión" por ser quien prologará la Librea este año. Su personaje es el único que no es contemporáneo con la Batalla de Lepanto, sino que vivió medio siglo después. Cairós decidió incluirla para conmemorar el 400 aniversario de la fundación de la ermita de Valle de Guerra. Y es que fue esta dama de la nobleza quien financió, junto a su marido el capitán García Fernández Varcárcel, la construcción de la ermita vallera. Inés de Castilla, que era una gran devota religiosa, decidió dedicar el templo a la advocación de Nuestra Señora de El Rosario, que fue la patrona de los marineros y de la Armada Española hasta 1901. De hecho, los combatientes en Lepanto le atribuían a la Virgen el milagroso triunfo que consiguieron ante los turcos.

La celestina de este cuestionado romance fue la Princesa de Éboli. Ella es la tercera dama que se une a la historia de la Librea este año y será interpretada por Deborah López. A sus 32 años, Deborah lleva 17 participando en esta obra teatral que hace cuatro siglos que se representa en Valle de Guerra. En 2010, encarnó a la turca Fátima, el primer personaje femenino de este auto. Su veteranía sobre el escenario de la plaza del pueblo la hacen vaticinar que los cambios de este año "van a gustar mucho". "Más de uno va a llorar. Va a ser algo muy sentimental. Le daremos un vuelco a la representación y a los valleros les va a encantar", sentencia.

La Librea surge como celebración para exaltar a la Virgen de El Rosario y a los canarios que al mando del capitán Francisco Díaz de Pimienta combatieron en Lepanto. Las primeras representaciones tuvieron lugar en Barlovento, en La Palma. De ahí la importaron Inés de Castilla y su marido, el capitán García Fernández de Varcárcel. Tanto la de La Palma como la de Valle de Guerra son las únicas obras que recuerdan un hecho histórico concreto de la lucha entre la Cristiandad y los musulmanes en el siglo XVI, explica Juan Cairós, a diferencia de las fiestas de moros y cristianos que se celebran por todo el Levante español. El simbólico telón de la Librea vallera se levantará esta noche a las 23:00 horas, aunque como ya es costumbre, mucho antes los vecinos irán reservando las primeras filas para no perder detalle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine